I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por sammynanci el 12/10/10, 10:18 pm


me encanto que haya un poco de humor entre tanto llanto (? xD
Amooo a Cass ♥ jajajajajaja
Me encanto este cap.,llore y me rei jajaja todo junto xD
Ahh,casi me olvido!Felíz día Naaaan!!♥
Bsos!

AWWWW!!!Gracias mi vida!!!!VOS SIEMPRE AL PIE DEL CAÑÓN,desde Buscado vivo o muerto simpre leyendo,no como otras ((qqq)) ((indigna)) que me piden el capi que sigue y no me lo leen,xd,no se aparecieron más y yo ¡¡¡¡LAS EXTRAÑOOOOO!!!
triste..
En fin,como lo mío ya es una vergüenza,xd,HACE UN MES QUE DEJÉ EL ÚLTIMO CAPI!! autista! LES ANUNCIO que SÍ ya lo terminé así que si quieren seguir llorando o riendo sólo tienen que pedirme el otro y a los dos días se los dejo(sin falta!!! Felíz )Y quiero que conste que también habrá una escena "hot" ((grr)) nunca antes escrita por mí autista!
Y mi anuncio va para las que no dejaron comentario!!! ((pppp)) a ustedes Ro, y patricia(tengo que decirte que me emocionó encontrar una deanista leyendo mi fic ((awwww)) y que me dejara tan lindas palabras,de verdad GRACIAS!!)acá les dejo entonces el capi que sigue llamado


Capítulo 19: El secuestro


Después de que el cuerpo de Sam cayera con un ruido sordo al polvoriento suelo de tierra seca y apisonada, la malvada demonio se agachó a su lado a tocarle la mejilla y voltearle el rostro para comprobar que estaba inconsciente. No quería arriesgarse a que el muchacho demostrara de nuevo sus poderes y arruinara sus planes.

-¡Déjalo! –escuchó gritar a Bobby y con una sonrisa maliciosa le acarició la piel del cuello al castaño y le dijo suavemente

-Después me ocuparé de ti, cariño-miró luego hacia sus esbirros que se habían reunido con ella, uno recuperado de la fuerza del poder de Sam que lo lanzara hacia el auto y el otro que apareciera detrás de una de las chatarras del desguace cerrando así la trampa que habían ideado, y les dijo imperativa-¡Llévenselo de aquí!

-¡NO!-gritó Bobby-¡Déjalo maldita hija de puta!-la insultó pleno de furia e impotencia, luchando contra su invalidez para acercarse a la silla tumbada a unos metros de él y adueñarse así de alguna de las armas que siempre llevaba.

Meg caminó hacia él rebosante de maldad, con un andar felino, pausado, atemorizante, tal como un gato se acerca a su presa. Ya cerca del viejo cazador que había logrado acercarse un poco a su silla le pisó la mano extendida hacia ella lo que hizo a Bobby gruñir de dolor.

-¿Así recibes a tus visitas, Singer?-le dijo sarcástica-La primera vez nos costó un poco más entrar y poseerte ¿Acaso te estás volviendo viejo?

-¡Vete al infierno, maldita perra desgraciada!-le gruñó con odio-¡Mátame de una vez o tarde o temprano yo te mataré!-amenazó enfurecido provocando una carcajada de Meg quien se agachó a su lado sin dejar de pisarlo y colocando una rodilla en su espalda.

-¡Eso sí que me gustaría verlo cazador! ¡Si es que puedes alcanzarme!-acotó irónica mientras recibía la mirada asesina pero llena de dolor del viejo. “Estos malditos demonios siempre saben golpearte donde más te duele”-pensó furioso Bobby sin desviar la mirada de la perra del infierno y fue entonces cuando ella agregó tras mirarlo brevemente en oscuro silencio que se reflejó en los dos pozos negros como carbones en los que se convirtieron sus ojos.

-¡No te mataré, cazador! Al contrario, te necesito vivo para que le des un mensaje a ese estúpido fracasado de Dean Winchester-su voz se volvió tan siniestra y amenazante como su mirada cuando agregó-Dile que me llevaré a Sammy, lo entregaré a mi Padre y que ya nunca lo volverá a ver.

*****************************************************

Por la carretera desierta flanqueada por una espesa arboleda de pinos y fresnos se escuchaba un extraño rugir semejante al anuncio de una tormenta lejana. El poderoso motor del Impala del 67 surcaba la cinta asfáltica a toda velocidad.
Dentro del coche un ceñudo y ansioso Dean Winchester conducía su auto con destino a la casa de Bobby guiado por su extraño sexto sentido en cuánto a percibir que su hermano estaba en peligro. Y tanto como la velocidad consumía el camino su inquietud crecía dejándole un dolor punzante en el pecho que de a ratos parecía cortarle la respiración.

-¡Maldita sea!-exclamó golpeando el volante con una mano como si eso fuera a imprimirle más velocidad al Chevy negro que rugía con toda su potencia.

A su lado Castiel lo miró con un dejo de resignación y compasión en el brillo azul de su mirada. Ya no intentaba comprender a quién rescatara del infierno porque podía variar de un estado de indeferencia dolida o un enojo que ocultaba una tremenda decepción, a una total y desesperada necesidad de mantener a salvo a su hermano menor, al que había cuidado con responsabilidad y amor toda su vida, arriesgando todo en el camino aunque en ese proceso pudiera perder su propia vida.

-Dean, debes estar tranquilo-le dijo el ángel-Hablaste con Bobby hace unas horas y todo marchaba bien. No entiendo porque este cambio-concluyó desconcertado.

-Ni yo lo sé Cass-respondió secamente el rubio-Sólo sé que tenemos que volver.

-Yo no puedo seguir perdiendo el tiempo Dean-afirmó serio recibiendo una dura mirada del mayor de los Winchester-Estoy en una búsqueda importante, lo sabes.

-Sí, lo sé Cass, eres como los Reyes Magos-dijo sarcástico-¡Lástima que no veo ninguna estrella que te guíe!-agregó frustrado-¡Véte si quieres y cuando encuentres a tu Padre no te olvides de publicarlo en la cartelera celestial!

Por un momento el guerrero del cielo frunció el ceño endureciendo su mirada hasta llenarla de un frío glacial al escuchar los siempre irónicos comentarios de Dean hacia Dios y sus creencias.
Pero, recordando los difíciles momentos que estaban atravesando los jóvenes hermanos, la visión del rubio sobre el futuro apocalíptico con Lucifer reinando la Tierra en el cuerpo de Sam , luego al regresar a la realidad que los había reunido nuevamente para enfrentar juntos a su oscuro destino verse envueltos en el ataque al menor y su consiguiente pérdida de memoria, lo llevó a respirar profundamente para encontrar la calma que rara vez perdía.
Finalmente la mirada opaca de Dean, llena de cansancio y dolor pero todavía plena de sentimientos por quien lo hacía continuar luchando aunque ya diera todo por perdido lo hicieron reflexionar sobre lo que al fin y al cabo había comenzado a inclinar su lado de la balanza hacia los humanos a los que los planes infernales y celestiales habían obligado a jugar como piezas de un juego de ajedrez que ellos no habían organizado, y lo que provocaba ese cambio en él era la importancia que éstos le daban a la familia.
Con un tono de voz más calmo y apoyando la mano en el hombro del mayor, tal como le había visto hacer a él para reconfortar a su hermano, le dijo

-Todo saldrá bien Dean, llámame si me necesitas y te ayudaré a buscar a Lucifer. ¡Aunque tu plan sigue pareciéndome una locura!-comentario que el rubio recibió con una sonrisa fanfarrona y con una ceja levantada en sorprendida expresión observó el gesto reconfortante de su amigo ángel que continuaba con su mano apoyada en su hombro.

-Está bien Cass-le dijo al cabo de unos segundos-Puedes irte. No sea que de nenaza que te estás poniendo me quieras dar un beso-bromeó un poco más relajado, volteando a mirar la reacción de sorpresa que esperaba ante su chiste, encontrando solo el asiento vacío y la única compañía del ronroneo del motor que a toda potencia retumbaba en el camino.

****************************************************************

No estaba seguro si lo que lo despertó fue el palpitante dolor de cabeza, la sensación de que estaba con unos seres que no eran lo que parecían o la extraña sed que le secaba la garganta y le aceleraba el pulso pero Sam Winchester abrió los ojos sobresaltado y se encontró en un lugar sombrío y atado a una columna.
Trató de ajustar su visión a la penumbra que lo rodeaba y su corazón comenzó a palpitar enloquecido cuando vislumbró a unos metros las siluetas oscuras de tres personas que susurraban con siniestras intenciones. Tiró con fuerza de las cuerdas que amarraban sus manos detrás de su espalda pero sólo sintió el ardor de las lastimaduras que se causó con el rozar de las sogas apretadas.
De pronto una de las siluetas se acercó hacia él al notar que ya no estaba inconsciente. El rítmico golpeteo de los tacos de sus botas aceleró aún más el ritmo de su corazón pero, cuando llegó a su lado y pudo ver a la mujer que lo golpeara en el ataque a él y su padre, una intensa sensación de odio le crispó las manos y tensionó sus músculos que se esforzaron nuevamente en cortar las sogas.

-¡Maldita loca!-la insultó furioso-¿Qué hicieron con mi padre? ¡Suéltame! ¡Voy a matarte!-la amenazó finalmente al ver que Meg solo le sonría despectiva y lo observaba detenidamente.

-¿Tu padre?-repitió al cabo de unos segundos-¡Ay, Sammy, pobre pequeño!-dijo burlona y con malicia agregó-¿Es que no sabes que Bobby no es tu padre?-al escuchar esas palabras el semblante del joven palideció y la expresión de sus ojos acusó el daño que le hacía con esas palabras.

-¡Mientes!-le gritó-¿Quién demonios eres tú para secuestrarme así e inventar esta historia?

Meg sonrió aún más satisfecha, con su bota empujó una pierna de Sam contra la otra y se sentó sobre él que la miraba cada vez más inquieto, ansioso, sintiendo un raro palpitar en sus venas y un aroma extraño que le daba a su garganta la sensación de que si no bebía algo pronto se le iba a resquebrajar del ardor que esa sed le ocasionaba.
El joven intentó quitarse a la mujer de encima pero ella con sus piernas apretadas contra las suyas se sujetó de la columna en dónde lo habían atado y afianzando su agarre, se acercó aún más a él hasta que sus rostros quedaron a escasos centímetros de distancia y, mirándolo con intensidad a los ojos, le dijo

-Sammy, querido. Estar así me recuerda cierta vez en Chicago cuando interrumpiste nuestra diversión echándome encima a los demonios sombra-le susurró al oído causando que Sam frunciera el ceño cada vez más desconcertado, sobresaltándose luego al sentir sobre la piel de su vientre la mano de Meg que mientras le hablaba había deslizado bajo su camisa ya prácticamente desabrochada-Has crecido Sammy, me doy cuenta-agregó aún más cerca del oído del menor de los Winchester que podía sentir el cálido aliento de la mujer respirando excitada cada vez más cerca de su boca-La verdad que ahora entiendo a Ruby-agregó Meg-La maldita perra no quería dejar su misión contigo, ya me estoy imaginando el porque-susurró mirándolo a los ojos mientras su mano recorría el contorno fuerte y tibio de los músculos de su pecho-Me gustaría comprobar lo que se siente estando entre tus brazos Sammy

-¡Estás loca! ¡Sácame las manos de encima! ¡No tengo idea de que hablas!-se exasperó el menor.

Meg no sólo lo miró con más intensidad sino que se acercó aún más, su respiración agitada y sus brazos rodeando los anchos hombros del joven

-Es cierto entonces que perdiste la memoria-le dijo-Entonces voy a tener que contarte toda la verdad Sammy-la malvada chica poseída hizo una pausa mientras dejaba que su mano acariciara la suave piel del cuello de Sam-Hace un rato me preguntaste quién demonios era yo ¿Recuerdas?

-¡Sí! ¿Qué quieren de mí? ¿Dónde está mi padre?-le inquirió mirándola con odio.

-Tranquilo, tigre. Una pregunta a la vez-le dijo sarcástica-Primero tienes que saber quién soy yo, no quiero que vayas a la cama con una desconocida-agregó mientras recibía en respuesta la mirada sorprendida del menor que inmediatamente cambió a una expresión de intenso miedo al ver que los ojos de Meg se habían tornado en dos pozos oscuros como el ébano que refulgían plenos de intensa maldad.

*********************************************************************

Buenoooo,si quieren más sólo tienen que ponerme estos ojitos ojitos o algo lindo!!! Sólo así volveré!!!! ((hero))

Byeeee!!!Las quieroooo!!!





avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por patriciamv3 el 13/10/10, 09:35 pm

Ay, como nos haces sufrir!!!, gracias tus palabras y aunque yo sea (deangirl) tambien adoro a Sammy, es mi cuñis!! . Bueno el capítulo re bueno, cada vez más intrigada con la historia, pero tuve que hacer memoria para recordar en que habia quedado el anterior, asi que ojitos queremos el próximo luego!
Besos!!! (lovej2)
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por sammynanci el 13/10/10, 10:25 pm

AWWWW!!!Gracias patricia!!!Mi primer ojitos
Tenés razón con lo de hacer memoria,xd,si me demoré un montón,lo cual es un pecado teniendo ya todo escrito.Así que para no fallarles y que sigan sufriendo con lo que les pasa a los chicos(xd,porque a mi cuñis también lo hago sufrir,jajajaj)mañana pongo lo que sigue ( a la noche,aviso)y seguirá la intriga,los llantos(porque mi querida Ro es una de las lloronas que leen)las babas(esto para las samistas que se imaginen la escena que viene,xd)y muchas cosas más.
Por último y para dejar de hacerme propaganda sola,jajaaja,quiero decirte patricia que me alegro con todo el corazón que haya culminado con felicidad el rescate a los mineros atrapados.Un gran abrazo y mis felicitaciones a tu pueblo por el enorme esfuerzo para salvar sus vidas!!!

Besos!!!
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por patriciamv3 el 13/10/10, 10:37 pm

((awwww)) Gracias Nanci por tus palabras, acá desde anoche todo ha sido pura emoción,el nudo en la garganta y unas lagrimitas por las mejillas, gracias a Dios todo salió bien, en realidad yo creo que fue un milagro que todos estuvieran vivos y bien después del derrumbe de la mina.
Pero que no se te olvide el próximo capítulo mañana Felíz (y por cierto yo tambien babeo con el lomo de Sam, ni que una fuera de fierro) ((grr)) .
Besos
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por sammynanci el 14/10/10, 10:20 pm

]quote="patriciamv3"] ((awwww)) Gracias Nanci por tus palabras, acá desde anoche todo ha sido pura emoción,el nudo en la garganta y unas lagrimitas por las mejillas, gracias a Dios todo salió bien, en realidad yo creo que fue un milagro que todos estuvieran vivos y bien después del derrumbe de la mina.

De nada patricia,de verdad puedo hablar de lo que yo vi ya que trabajo en una escuela católica y las intenciones para las oraciones de los niños antes de comenzar la jornada diaria reflejaban la preocupación y la emoción con la que todos recibieron la noticia y como presenciaron el rescate. ((awwww)) Es decir que creo que a todo el mundo le llegó muy hondo.Menos mal y gracias a Dios están todos a salvo.

Pero que no se te olvide el próximo capítulo mañana Felíz (y por cierto yo tambien babeo con el lomo de Sam, ni que una fuera de fierro) ((grr)) .
Besos
[/quote]

Con respecto a esto acá te lo traigo al último capítulo aunque no me hayan comentado mis "amigas" ((qqq)) (y no quiero dar nombres,jajajaj)y porque no soy celosa(mentira)así que no me molesta que babees con el lomo de "mi" Sam ¿estamos? ((indigna))
En fin,las perdono pero por esta vez "que quede claro" Pegar2

DE VERDAD MUCHAS GRACIAS POR LEER A TODAS LAS QUE LO HACEN(AUNQUE NO COMENTEN!!!! triste.. )
GRACIAS PATRICIA!!!! Felíz

Capítulo 20: La telaraña del mal

Ya estaba anocheciendo en South Dakota. Las nubes frías y oscuras que se arremolinaban en el horizonte presagiaban una tormenta no muy lejana dado los refucilos cada vez más frecuentes que iluminaban con destellos plateados las líneas del horizonte.
Como un remolino negro que naciera de la tormenta lejana apareció de pronto la inconfundible silueta del Impala del 67´ que velozmente se acercó a la casa de Bobby y luego de unos minutos con un potente derrape de estacionó junto a su entrada.
Dean bajó ágilmente aún con el auto en movimiento y, con la habilidad que los años de cazador le habían dado, recorrió con su mirada el espacio teñido por claros de luz y de sombras que le daban un aspecto extrañamente siniestro a las formas oscuras de los hierros retorcidos de las chatarras que poblaban el lugar.
De pronto su corazón dio un vuelco cuando vislumbró en las penumbras la familiar silueta de la silla de ruedas del viejo cazador tendida a unos metros de distancia con sus ruedas hacia arriba girando lentamente empujadas por el persistente viento que preanunciaba la tormenta cercana.

-¡BOBBY!-gritó corriendo hacia la silla mirando con desesperación a su alrededor rogando no ver de un momento a otro el cuerpo sin vida del cazador-¡SAM!-volvió a gritar cada vez más angustiado al llegar junto a la silla averiada y solo recibir como respuesta el sonido del viento y el rítmico golpeteo de su frenético corazón retumbando en sus oídos-¡BOBBY! ¡SAM!-volvió a gritar una vez más con toda la fuerza de sus pulmones y, en el momento que ya iba a salir corriendo hacia la casa, un golpe apenas audible, metálico, concentró su atención hacia uno de los autos que estaban más cerca, sin puertas ni ventanas y al que lo único que lo mantenía en pie era su baúl y su techo sostenidos apenas por el esqueleto de lo que alguna vez había sido un flamante Honda.

Sólo un segundo le bastó a Dean para entender que el nuevo golpe metálico que escuchó no era el de algún hierro empujado por el viento sino el llamado de auxilio de alguien encerrado ahí dentro.
Con el corazón en un puño corrió hacia el auto encontrándose con un enorme bloque de piedra y fierros retorcidos que sujetaban la trampa mortal en la que el baúl se había convertido.

-¡BOBBY! ¡SAM!-gritó desesperado al indiferente peso muerto que dificultaba su rescate

Debajo de la tapa del baúl una voz apenas audible le llegó a sus oídos llenando su helado corazón de un soplo de alivio.

-Dean ¿Puedes dejar de gritar como un idiota y abrir el baúl de una maldita vez?

El muchacho enarcó una ceja pero sonrió algo aliviado -“Al menos el viejo no pierde su típico sentido del humor aún en las situaciones más extremas”-pensó el rubio pero, al observar con atención el bloque que impedía la liberación de su amigo, se rascó la cabeza pensativo.

-¿Cómo diablos habrá ido a parar esta cosa arriba del baúl? ¡Es muy pesado, maldita sea!-protestó luego de varios intentos frustrados por empujarlo con todas sus fuerzas.

Al descansar un segundo apoyada su espalda en ese inmenso bloque de piedra su mirada se posó en su auto estacionado frente a la casa.

-Mi nena-dijo de pronto y corrió hacia el auto abriendo su baúl para sacar una cadena, luego se subió al Chevy, le dio marcha y con el motor rugiendo potente recorrió los metros que le separaban de la trampa en donde Bobby estaba encerrado.

Bajó presuroso y con habilidad enganchó la cadena alrededor del bloque enredándola con fuerza en sus hierros retorcidos.

-¡Ya te saco Bobby! ¡Aguanta!-gritó mientras corría de nuevo hacia su auto, se sentaba tras el volante y preparando los cambios hizo rugir como una fiera a su poderoso motor-No me falles ahora nena-dijo en un susurro antes de acelerar a fondo el pedal del acelerador y que el ruido del motor se confundiera con los truenos cada vez más cercanos.

Las ruedas derraparon en su lugar por un instante levantando una nube de piedras y polvo que se dispersó velozmente empujada por el viento cada vez más fuerte de la amenazadora tormenta.
Finalmente, con la determinación brillando en su mirada, el mayor de los Winchester imprimió más velocidad al potente auto que respondió con la fuerza que esperaba avanzando raudo hacia delante llevándose consigo ese peso enorme que aplastaba el baúl y como en empatía también su alma.

Cuando escuchó el ruido del bloque al caer y sintió el cimbronazo que la cadena provocó, disminuyendo un poco el tironeo del Impala, Dean detuvo la marcha bajándose de inmediato para correr hacia el auto viendo con asombro la abolladura enorme en el lugar donde hasta hacía unos segundos la piedra se apoyara.
Después de forcejear un minuto con la cerradura y de maldecir en voz alta unas cuántas veces al fin pudo abrir la trampa que encerraba a su viejo amigo justo en el momento en que las gruesas gotas de la helada lluvia comenzaban a regar el polvoriento suelo del lugar y la noche ya había dispersado los pocos y tenues rayos de un sol pálido que apenas había iluminado el ambiente como para que las siluetas de las cosas no se transformaran en oscuras formas monstruosas.

-¡Bobby! ¿Estás bien?-exclamó Dean preocupado tendiendo su mano al cazador que había recibido la tenue luz que lo separó de la densa oscuridad en la que había estado atrapado con los ojos entrecerrados y los labios resecos abiertos en una mezcla de sonrisa aliviada y frustración.

-¡Dean!-dijo con voz ronca tendiéndole a su vez su mano para sujetarse con firmeza a los fuertes brazos del joven cazador que lo rescatara-¡Deja de hacer preguntas estúpidas y sácame de aquí!

Aunque el corazón del rubio galopaba enloquecido y una creciente angustia que llevaba el nombre de su hermano oprimía su pecho, la pregunta sobre él murió en sus labios cuando la mirada triste del viejo encontró sus ojos y la oscuridad que los rodeaba se reflejó en ellos dándole sin palabras la respuesta que buscaba.
Sam ya no estaba. Otra vez lo había perdido.

*************************************************************

El rostro de Sam se llenó de miedo y asombro al ver esos dos pozos negros como carbones refulgir de maldad. La expresión de Meg que sonreía siniestra no hacía más que imprimirle a su corazón un palpitar acelerado, cargado de tensión, que en empatía con sus venas latía aceleradamente llenándolo de una sensación extrañamente intensa.
Sus músculos se tensaron nuevamente y con todas sus fuerzas tironeó de las sogas que lo sujetaban y ante la sorpresa de la chica poseída y los demonios que observaban todo sin decir palabra de un brusco tirón se soltó de sus ataduras dándole un fuerte empujón a Meg que cayó hacia atrás sorprendida por el repentino acto de arrojo que no esperaba.
Enseguida el muchacho se puso de pie y se preparó para recibir el ataque de los dos hombres que con expresión asesina se acercaban a él.

-¡Alto! ¡No lo toquen!-ordenó Meg poniéndose de pie -Sammy, Sammy, cada vez me sorprendes más querido-agregó-¿No la estabas pasando bien conmigo acaso?

-¡No te acerques maldita loca!-le respondió Sam con expresión dura en su mirada. No entendía porque a pesar de desear que esa chica se alejara de él algo en su cuerpo le pedía volver a tenerla cerca. Por eso trató de concentrarse en el lugar en donde estaban tratando de encontrar una vía de escape en el caso de que no pudiera enfrentarse a los tres seres malignos que tenía alrededor y que cada vez estaban cercándolo más y más caminando hacia él con pasos cautos. Al darse cuenta de esto se apoyó en la columna en donde antes había estado atado tratando de protegerse de un ataque por la espalda.

-Sam ¡No luches contra tu destino!-le dijo Meg mirándolo ya con las pupilas del color de quien estaba poseyendo-No tengas miedo de quienes somos tu familia.

-¿Qué dices? ¡Ustedes no son nada mío!-se exasperó el joven sintiéndose cada vez más aturdido y acorralado

-Sammy, cariño-le respondió Meg con fingida paciencia-¿Es que no te diste cuenta que eres especial? ¿No recuerdas lo que le hiciste a él?-y con un ademán señaló al demonio que había lanzado contra el auto cuando sus poderes se manifestaron de imprevisto en el ataque en la casa de Bobby-Nosotros te rescatamos de esos cazadores. Ellos son los que te habían secuestrado aprovechando tu amnesia y llevándote con ellos para así poder controlarte.

-¡Mientes!-le gritó Sam cada vez más inquieto y abrumado por las mentiras que le decía la malvada demonio pero que estaban logrando confundirlo porque dentro de sí sentía que una poderosa fuerza fluía junto a su sangre empujando a sus sentidos a una tensión que parecía pronta a explotar por la forma en que su cuerpo se estremeció al escuchar las palabras de Meg y recordar como había realmente alejado con una fuerza invisible al hombre que se estaba acercando a quien él creía su padre.

La demonio al verlo dudar sonrió satisfecha y sin decir una palabra extendió su mano hacia uno de sus secuaces haciéndolo volar hacia la pared en donde se estrelló sin ningún sonido y solo la oscuridad impenetrable en que se convirtieron sus ojos demostraron como le había afectado la sorpresiva acción de la mujer que solo le sonrió maliciosamente a su secuaz y dirigió luego toda su atención en el joven que había quedado paralizado de sorpresa y temor.

-¿Lo ves Sammy?-le dijo segura-Yo no te miento. Nosotros también podemos hacer lo mismo que tú y si te sacamos así de ese lugar fue porque fuimos a rescatarte.

-¿Rescatarme?-repitió cada vez más inquieto-Dean y Bobby no estaban tratándome mal, ni quisieron en ningún momento hacerme daño.

-Eres tan inocente Sammy-le interrumpió la malvada chica poseída-Te dije que esos dos son cazadores y que sólo querían utilizarte.

-¿Para qué? ¿Cazadores de qué? ¡Déjame en paz maldita perra!-cada vez estaba más angustiado sintiendo su corazón latir alocadamente y un dolor en el pecho que se hacía cada vez más fuerte ante las palabras traicioneras de la malvada demonio que le hacían encontrar un sentido a la extraña cantidad de libros raros y armas que había observado en la casa donde el que pensaba era su amigo lo había llevado

Y fue en ese momento cuando también recordó los extraños sueños que había tenido donde pudo ver a personas con esos ojos negros como la noche más oscura, donde se vio junto a Dean peleando contra seres extraños que desaparecían en una llamarada intensa y en donde había visto a ese tal Castiel clavando una extraña arma a unos hombres que cayeran gritando de dolor mientras despedían por ojos y boca una luz blanca potente y clara.

Estremecido hasta lo más hondo de su cuerpo bajó la vista por unos segundos. Su respiración agitada denotaba la intensa tensión e indecisión que estaba sintiendo. Algo de verdad tenía que haber en las palabras de esa chica o todo lo que había visto o soñado era fruto de las más extrañas pesadillas o del desequilibrio de una mente desquiciada.
Pero el menor de los Winchester podía sentir que no estaba loco, que algo de verdad había en las palabras de esa mujer y, aunque no sabía porque, podía sentir una intensa atracción hacia ella gritándole desde el palpitar de sus venas que la dejara volver a tocarlo.
Meg, dándose cuenta de ello se acercaba cada vez más a Sam con un sinuoso andar mientras se relamía como una gata acechando a su presa satisfecha de las dudas que podía ver estaban atormentando al muchacho y porque sabía que esa piel sudorosa, esos temblores casi imperceptibles, ese latido intenso que ella podía escuchar no eran más que la necesidad del chico por beber algo que ella le podía dar.
No sabía bien como podía haber pasado ya que, la última vez que se habían visto, Sam no demostró ninguna necesidad de beber sangre de demonio y ahora todos los síntomas se estaban manifestando.
Lo que ella no sabía era que Amy ya le había obligado a beber como tampoco sabía de las intenciones oscuras que la chica y sus cómplices tenían para con el muchacho pero se daba cuenta que lo que hubiera pasado estaba allanando el camino para el plan maquiavélico que había pergeñado por lo que sonrió cada vez más satisfecha y con un falso tono de cariño le dijo

-Sammy, querido. No tengas miedo ¡Mírame! –El joven cazador levantó la vista al oírla-Ven conmigo cielito, no te haré daño, lo prometo-agregó la malvada extendiendo la mano hacia el chico que la miró dubitativo.

Por un instante la observó con el ceño fruncido mientras enderezaba su espalda saliendo así del contacto de la columna que hasta ese momento había sostenido el peso del desconcierto y la tensión por la que atravesaba. Se irguió cuán alto era y respiró profundamente dirigiéndole a la demonio una mirada firme y segura que provocó que ella sonriera satisfecha pensando que lo tenía en sus manos.

De repente, sin que nadie lo esperara, empujó con gran violencia a Meg que lanzando una maldición cayó sobre los sorprendidos demonios que estaban detrás de ella observando en silencio la manipulación que su líder llevaba a cabo con el joven al que miraban con un dejo de temor y respeto, conscientes de lo que podía hacerles si realmente recordara como utilizar los poderes que en sus venas llevaba y, ante la atónita mirada de los demonios que cayeron estrepitosamente al suelo, el menor de los Winchester salió corriendo hacia una de las ventanas que había visto detrás de una columna de ese depósito abandonado a donde lo habían llevado y se lanzó a través de ella haciendo estallar en miles de pequeñas partículas el vidrio de su única vía de escape.
Por suerte para él aterrizó en una mullida maleza poniéndose inmediatamente de pie sin hacerle caso a los sangrantes cortes que los vidrios le habían ocasionado y salió corriendo hacia la oscuridad, desorientado en cuánto a su destino pero consciente que quería alejarse lo máximo posible de esas criaturas del mal.

Los demonios que enseguida se habían puesto de pie y corrieron hacia la ventana lo miraron alejarse por la espesura de la maleza que rodeaba el abandonado lugar.

-¿No vamos a ir por él?-preguntó el demonio más viejo, un hombre de unos cuarenta y cinco años y tez morena-¿Vamos a dejar que se escape?

Meg lo miró sonriente con la expresión de quien la actitud del muchacho le había caído como anillo al dedo

-Sólo síguelo-le respondió y en el acto el demonio desapareció del oscuro lugar por lo que la demonio se volvió a mirar al otro hombre poseído-Esto salió mejor de lo que esperaba-le dijo-Y si tú hiciste lo que te ordené ahora jugaré mi mejor carta.

-Lo hice-respondió el demonio con una siniestra sonrisa-Puedes encontrar a la pelirroja esa en la guarida que teníamos antes. Te está esperando ansiosamente-concluyó acentuando aún más su expresión de intensa maldad cuando Meg lo miró con sus ojos convertidos en una impenetrable oscuridad

---------------------------------------------------------------------
AVISITOOOOO!!!SI NO ME DEJAN AL MENOS TRES COMENTS NO VUELVOOOOOO!!!! ((yyy))
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por patriciamv3 el 16/10/10, 01:44 am

ojitos Yo de nuevo, creo que tus amigas Samistas se ahogaron en sus Baba2 cuando vieron a Sam haciendo ejercicios y por eso no han pasado a comentar!
Ahora el coment del capítulo, pobre Sammy ahora lo confundieron más todavia y mi Dean tan decidido y valiente Amor , la ruby me tiene harta, no se que pensará hacer, pero no va a dejar al cuñis tranquilo.
Pucha ahora a esperar, primero 2 coments más y luego el capí nuevo Felíz
Por cierto, me encanta como escribes!!
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por cassandra_2010 el 20/10/10, 09:46 pm

Sabes que tu fic me encanta, que te sigo, aunque no posteo aquí siempre... pero en fin.. tu coacción ha surtido efecto. Aquí está mi comentario: genial!!!!! Me ha encantado, la cosa se viene fea para los winchis... y Meg... pues no la aguanto por lo bien que la caracterizas, parece que estoy viendo el capi en la televisión!!!! Gracias, hermanita!!!!
avatar
cassandra_2010
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 393
Edad : 47
Localización : con Sam y con Dean, dondequiera que vayan...
Fecha de inscripción : 03/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por patriciamv3 el 21/10/10, 06:46 pm

Ya solo falta 1 coments para que puedas publicar el próximo ((yei)) .

avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por SupernaturalLove! el 23/10/10, 01:59 pm

Naaaaaaaaaaaaaaaaan,perdón por la tardanza triste..

Capitulo 19: Que pedazo de trooooooooooooooooooolaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!! Insulto Meg ya me caia para el lado del orto en la serie y tu fic esta haciendo que me caiga peor xD jajajaja y por otro lado,aaawww Deaaan ((awwww)) me encanta el Dean de tus fics ((awwww))
Resumen: Me encantó el capi!Sacando cierta parte en que cierta trola lo manosea al nene ((ee)) jajajajaja

Capitulo 20: Y este comentario va a empezar como el anterior: Que pedazo de trooooolaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!! Insulto
pobecito mi Sammy triste.. y pobecito el tío Bobby triste.. y pobecito el cuñis Dean tambien triste.. jajajajaja
Me encantó el caap!Aunque las cosas se estan poniendo bastante jodidas xD y lo haces sufrir al Sammy triste.. jajaja
En fin,me retiro!
Besos Nan,te quiero mucho!!
avatar
SupernaturalLove!
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 1340
Edad : 19
Localización : Mars
Fecha de inscripción : 21/06/2009

Ver perfil de usuario http://twitter.com/DiscordiaApple

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por sammynanci el 23/10/10, 09:38 pm

patriciamv3 escribió: ojitos Yo de nuevo, creo que tus amigas Samistas se ahogaron en sus Baba2 cuando vieron a Sam haciendo ejercicios y por eso no han pasado a comentar!

Tenías toda la razón patricia!!!!

la ruby me tiene harta


RUBY?? ((ninja)) Insulto Enojo JAJAJJA!!Te confudiste de yegua,digo de demonio.ES Meg,no Ruby(esa trola maldita y la Enojo )

Pucha ahora a esperar, primero 2 coments más y luego el capí nuevo Felíz
Por cierto, me encanta como escribes!!

Muchas gracias por tus palabras!!Me encantó tu entusiasmo y en recompensa el martes dejaré el capítulo 22 aunque no llegue a los tres reviews!!! Yes!
Ahora si,no voy a dar muchas vueltas porque realmente no estoy de BUEN HUMOR triste.. ESTOY MUYYYYY DEPREEEEE!!!Perdió Central buahhhhhh!!!Mi Sam no es mi Sam,BUAHHHHHHHH!!!!! y estoy descompuesta y enfermita así que dejo el capi y me voy a la cama bubu
GRACIAS RO(aunque tardás yo sé que lees)me encantó tu coment,me hiciste reír con lo de trolaaaaa!!!jajajaja.Yo también te quiero un montón y preparate mi vida que la vas a odiar más y más por manosear al nene,jejeje.A Dean lo vas a querer cada vez más y el tío Bobby te va a encantar en este capi.Besos
Cass:Hermanita yo te entiendo lo de la poca participación en este topic de creative y entiendo que no quieras publicar más.Es una lástima que no se den cuenta lo que se pierden!!!! triste.. Ya hablaremos de este tema.Te quiero y gracias por leer!!!(aunque ya lo hayas leído!!!) ((awwww))

Bueno ahora si acá se los dejo

Capítulo 21: El camino a seguir

A pesar de que la tormenta ya había desatado su furia Dean corrió bajo el frío aguacero en busca de la silla de Bobby iluminado su camino por las relampagueantes luces del cielo.
Con rapidez llegó hasta ella y sujetándola con fuerza la volteó para emprender el camino de regreso a la casa indiferente a la lluvia que empapaba su cuerpo y al frío que parecía congelar el aire en sus pulmones.
Su mente y su corazón estaban concentrados en su hermano y en su destino haciéndolo ajeno a todo, olvidándose de todo, incluso de sí mismo, sólo sintiendo como crecía dentro de sí la impotencia de saber que la palabra descanso no existía dentro del vocabulario Winchester.
Con esos pensamientos atenazando su pecho con un dolor punzante y agudo no se dio cuenta que ya había entrado en la casa hasta que vio a Bobby sentado en la silla en donde lo había dejado.

-¡Hey, Bobby! ¿Estás mejor?-le preguntó ansioso-Traje tu silla, enseguida la arreglo y vas a estar tan bien como antes-agregó enseguida mientras, sin reparar en que estaba goteando agua de sus ropas en el piso de la cocina, se puso a arreglarla con manos expertas, fuertes, pero que no lograban ocultar un leve temblor que quizás algo más que el frío le ocasionaba.

El viejo cazador lo miró atentamente. Conocía a ese chico desde que era un niño. Nunca olvidaría la primera vez que lo vio, tan serio y responsable.
Con sólo seis años no dejaba ni un instante de controlar que las necesidades de su hermanito estuvieran cubiertas y, en su verde mirada, podía vislumbrar el opaco reflejo de un peso demasiado grande para unos hombros tan jóvenes pero que se transformaban en un brillo luminoso de amor cuando sus esfuerzos para contener y proteger a un inquieto Sammy, de eternas mejillas sonrosadas y parloteo continuo, eran recompensados con un agotado pequeño reclamando sus brazos para dormir, aún en presencia de su padre, y susurrando un –“Te quero, De”-con vocecita dulce y mirada pura se dormía en sus brazos llenando la mirada de un niño que ya había vivido demasiadas pesadillas con una luz que se propagaba como una corriente cálida por su interior para darle la fuerza que casi le quitara ese maldito fuego que se llevó a su madre y a la vida que conocía.
Sabía lo que Dean estaba pasando en ese momento y que no le preguntara nada ya de por sí era un tormento. Estaba seguro que el muchacho no quería hacerle daño dejando que su angustia se transformara en palabras.

-¡Dean!-lo llamó el viejo incapaz de continuar ajeno a su sufrimiento, él también sentía que se desgarraba por dentro y una sensación agobiante le oprimía el alma-¿Quieres gritarme de una maldita vez y dejar de hacer como que no pasa nada?-le preguntó con un tono de voz que denotaba como la angustia agarrotaba su garganta.

El rubio levantó la vista y lo miró a los ojos por primera vez desde que lo rescatara con un brillo de dolor y sorpresa en su mirada.

-¿Por qué voy a gritarte Bobby?-preguntó anhelante, pero, el reflejo de culpa que pudo entrever en la mirada del viejo cazador le dio la respuesta que buscaba-¡Fue mi maldita culpa! ¡No tendría que haberlos dejado solos!-exclamó con impotencia y furia en su voz.

-¡Pero yo no pude salvarlo Dean! ¡Esta maldita invalidez arruinó todo!-exclamó con dolor el viejo amigo-¡Debería haber muerto cuando me clavé ese cuchillo! ¡Así no sirvo de nada!-concluyó con amargura.

-¡Ni siquiera te atrevas a pensarlo!-se enojó el mayor de los Winchester-¡Aún en esa silla continúas siendo el mejor cazador que conozco y tanto para Sam como para mí eres como el padre que perdimos!-exclamó con vehemencia y las lágrimas que brillaban en sus ojos hicieron más mella en el alma del viejo que las palabras que pronunciara-¡No te atrevas a dejarnos solos!-pidió tratando de controlar la respiración agitada preludio de la descarga de emociones que no quería demostrar aunque la mirada comprensiva del viejo le dio el apoyo que necesitaba y golpeando con fuerza la mesa descargó finalmente lo que sus puños crispados y la mirada tensa estaban conteniendo-¡No me dejes solo Bobby! ¡Ya no puedo con todo esto! ¿Es que nunca se va a terminar? ¿Por qué no dejan en paz a Sam?-preguntó exasperado sin esperar respuesta sólo hablaba descargando su ira mientras caminaba por la cocina de un lado a otro- ¡Primero Azazel, después Ruby, ahora otros cazadores están tras él, sin contar a Lucifer ni a la sangre maldita que lleva en sus venas! ¿Cómo puedo yo protegerlo de todo solo?-gritó finalmente Dean mientras descargaba toda su furia e impotencia contra el mueble de la cocina con un feroz puñetazo que hizo volar en estrepitoso desorden todos los platos, vasos y demás utensilios que ahí se encontraban.

Bobby lo miró con un dejo de compasión y entendimiento en su mirada. Podía comprender el peso que llevaba en sus hombros y era evidente que los sucesos que fueron desencadenándose con ellos como piezas de ajedrez de un maligno plan habían minado la fuerza de Dean hasta un punto que Bobby temía que no pudiera retornar, más aún si le faltaba Sammy.
El viejo sabía que el mayor podía enojarse, dudar o hasta golpear a su hermano pero estaba seguro que el chico era el que mantenía en pie al rubio, su ancla en la tierra, el que lo mantenía humano.

-¡Cálmate Dean!-le dijo finalmente luego de observarlo unos minutos dejándolo descargar su tensión-¡No estás solo en esto! Castiel y yo te ayudaremos con Sam-trató de confortarlo el viejo cazador.

Ante la mención del nombre de su hermano Dean volvió a la realidad de la que momentáneamente se había desconectado mientras trataba de controlar el ritmo de su pulso y de su respiración agitada y mirándolo con una velada calma le preguntó con una voz ya más pausada

-¿Qué pasó Bobby? ¿Quién se lo llevó?-y se sentó en la silla situada justo frente al viejo sin prestar atención a sus ropas húmedas ni al frío que le hacía tiritar preparándose internamente para una respuesta que sabía que no le iba a gustar absolutamente nada.

-Fueron demonios Dean. La maldita perra de Meg se atrevió a volver-le contestó el viejo con rabia en su voz y continuó contando lo ocurrido-Fue justo después de que habláramos por teléfono, yo salí a llamar a Sam que estaba tomando sol sobre un coche y de repente un demonio saltó sobre mi desde el techo lanzándome varios metros adelante. Sam estaba corriendo hacia mi cuando…-en ese momento el viejo dudó en continuar contando recordando la extraña situación que había visto y, aunque el uso de sus poderes fueran inconscientes para el chico, fue la primera vez que el viejo cazador presenciara una situación así.Viendo la expresión pálida de Dean que escuchaba conteniendo a duras penas lo que sentía no quería agregarle más preocupaciones de las que ya tenía.
Sabía por experiencia cuanto le costaba al mayor aceptar que su hermano podía ser más poderoso que un humano normal. Ni hablar cuánto le costaba el perdonarse a sí mismo que lo había llamado monstruo.

-¿Cuándo qué, Bobby? ¡Habla!-le ordenó el rubio con ansiedad interrumpiendo así los pensamientos del viejo cazador que no pudo menos que seguir contando.

-Cuando Sam se acercaba corriendo hacia mí vio que el demonio que me había tirado se acercaba con intenciones asesinas entonces el chico gritó ¡¡No!! y extendió su mano como tratando de evitarlo-en ese momento la expresión de Dean acusó que se imaginaba lo que seguía pero no dijo nada y dejó que el viejo terminara de hablar-Entonces fue cuando el demonio salió volando como empujado por un viento fuerte y se estrelló contra uno de los autos. Sam quedó inmóvil, asombrado y asustado.Me di cuenta sólo con ver su mirada y fue en ese momento cuando Meg apareció detrás suyo y a pesar de que le grité para avisarle no pudo hacer nada-concluyó Bobby con pena y preocupación en su voz viendo como el mayor cerraba con fuerza los puños y entre los dientes apretados, que trataban de contener la rabia y la angustia que en ese momento estaba sintiendo, le preguntó.

-¿Y qué le hizo?

Bobby lo miró un segundo antes de responder, temeroso de la reacción que pudiera tener el chico que desde que era un niño no soportaba que nadie le pusiera una mano encima a su hermanito y saliera ileso de eso.

-Lo golpeó en la frente Dean-le dijo finalmente-Y cuando Sam se desmayó ella sólo le tocó el cuello y después le dijo a los demonios que se lo llevaran.

-¡Maldita perra hija de puta!-gritó Dean dándole un nuevo puñetazo a la mesa-¡Esta vez no la voy a mandar al infierno le voy a clavar este cuchillo tantas veces que ella sola me pedirá que la mate!-aseguró el rubio sacando el cuchillo de Ruby de su chaqueta y apretando su empuñadura con fuerza se levantó de la silla y se dirigió a la puerta.

-¡Dean!-le llamó el viejo seguro que el joven estaba a punto de salir impetuosamente de la casa sin ni siquiera saber adónde se dirigía-¿Estás loco acaso? ¿Adónde vas a ir? ¡No sabemos dónde se lo llevaron! ¡Cálmate! Será mejor que analicemos fríamente las cosas-le pidió tratando de que la razón serenara al impetuoso muchacho.

-¡Aunque sea como buscar una aguja en un pajar de cinco mil kilómetros cuadrados no me voy a quedar quieto acá sin saber que le están haciendo a mi hermano Bobby!-le gritó Dean ya exasperado por la situación y porque sabía que aunque lo intentara ni siquiera Castiel iba a poder encontrarlo con esos malditos sellos enoquianos que les había grabado en las costillas.
Finalmente ese pensamiento ocasionó que el peso de la realidad cayera sobre sus hombros y con el alma atenazada de angustia pugnando por no dejar escapar las lágrimas que brillaban en sus ojos volvió a sentarse frente a Bobby

-Está bien, tienes razón. Tratemos de pensar en algo que nos ayude a encontrarlo-le dijo mientras pasaba una mano por su cabeza en un intento de serenarse-¿Hay algo más que tengas que decirme de lo que pasó Bobby? ¿Por qué te dejó vivo la maldita perra?-preguntó finalmente al viejo que desde que comenzara a relatarle lo ocurrido rogaba para sus adentros que no llegara este momento. Por eso lo miró seriamente tratando de impregnar de certeza sus palabras.

-No lo sé Dean. Quizás pensaba que en esta silla ya no soy peligroso para nadie-le mintió ocultando así el verdadero mensaje de la chica demonio consciente que no podía agregar ese dolor a ese muchacho que quería como al hijo que nunca tuvo.

El rubio lo miró unos segundos enarcando una ceja pensando que el viejo zorro seguramente le estaba ocultando algo pero, dándose cuenta que ya nada ganaba con seguir preguntando sobre lo pasado sino que debía preocuparse en buscar a su hermano, solo suspiró y se concentró en la búsqueda de un indicio, de una pista que le indicara que camino seguir, así como tantas veces había hecho en las investigaciones que llevara a cabo en las incontables cacerías que había vivido.
Mientras mentalmente repasaba los sucesos que Bobby le contara una luz se hizo paso en medio de sus dudas y mirando al viejo que también se había quedado callado concentrado en sus propios pensamientos le preguntó.

-¿Tu crees que esa cosa psíquica de Sammy esté regresando Bobby?-el dejo de ansiedad que se sentía en su voz era reflejado por el brillo inquieto de sus ojos verdes-Él me aseguró que ya no tenía ninguna señal de que los tuviera y que no necesitaba tomar sangre de demonio-agregó recordando lo que Sam le había dicho después de reencontrarse-¿Tú crees que me estuvo mintiendo?-preguntó dolido recordando los momentos nada gratos que habían pasado a causa de ese tema.

-Espero que no Dean-respondió honestamente el viejo-Yo creo que el chico aprendió una dura lección con respecto a eso y no tengo dudas que está emocionalmente afectado y arrepentido por todo lo que pasó-le aseguró pero enseguida pareció cavilar seriamente durante unos segundos que a Dean le parecieron eternos y fue justo cuando el rubio abría la boca para decir algo cuando Bobby agregó-Realmente no creo que los haya perdido alguna vez Dean.

-¿Perdido qué? ¿De qué hablas Bobby?-preguntó ansioso el mayor sospechando ya la respuesta.

-¿Recuerdas cuando hizo aparecer al padre de ese tipo loco Jeremy cuando estábamos atrapados por esa raíz del sueño?-el cazador afirmó con la cabeza manteniendo aún la expresión de desconcierto-También estaba recordando las visiones que me contaste que tenía y esa vez que movió ese armario en el caso de los chicos psíquicos-en ese momento Dean levantó la mirada arqueando las cejas sorprendido y algo ansioso recordó esos momentos tratando de entender el porqué de tantos recuerdos

-¿Adónde quieres llegar con todo esto Bobby?-lo interrumpió finalmente-¿Qué quieres decirme sobre Sammy? ¿Qué crees que le pasa?

-Es que estaba pensando que quizás tu hermano siempre llevó con él esos poderes-en ese momento Dean lo miró con el ceño fruncido-Recuerda que cuando pasaron estos sucesos de los que hablamos Sam no había probado la sangre de demonio.

-Sí, eso es verdad-afirmó Dean-Él nada más la lleva en sus venas desde que era bebé-caviló el rubio con tristeza y enojo a la vez, pero, como seguía sin encontrarle sentido a las reflexiones de Bobby agregó mirándolo impaciente-Pero aún no entiendo adónde quieres llegar.

-Piensa un poco Dean. Aunque tu hermano no recuerda nada y ya no beba sangre de demonio tuvo episodios donde su poder se manifestó lo mismo por lo que creo que su subconsciente es el que actúa sin saberlo, sintiéndose más liberado. Yo creo que Sam con su memoria en pleno uso de razón teme lo que puedas pensar de él y sin quererlo reprime en su subconsciente todo lo que sería capaz de hacer si se sintiera más seguro-concluyó con un tono de voz que denotaba la certeza que encontraba en su reflexión.

-¿Estás queriendo decir que Sam me tiene miedo?-se envaró el rubio frunciendo el ceño con evidente enojo.

-No hijo, no es eso. No creo que te tenga miedo, al contrario, creo que le importas demasiado y no quiere defraudarte-afirmó con seguridad-Nunca le gustó que lo consideraran diferente, lo sabes.

-Sí, siempre odió que lo vieran como a un fenómeno. Aún de pequeño cuando se destacaba sólo por su inteligencia y no por esta cosa psíquica-reflexionó Dean con una mezcla de tristeza y orgullo en su mirada.

-Pero ahora es cuando creo que debemos confiar en esta cosa psíquica, como tú dices, porque a lo que voy es que quizás los sueños o pesadillas que Sam estuvo teniendo desde que despertó en el hospital no hayan sido sólo recuerdos de su vida pasada ¿Entiendes lo que quiero decir Dean?

Repentinamente una corriente cálida comenzó a llenar el alma de Dean con un sentimiento que ya creía perdido y miró a Bobby con una luz de esperanza brillando en sus ojos

-¿Crees que estuvo teniendo visiones Bobby? ¿Te contó alguna que nos pueda ayudar a encontrarlo?-le preguntó ansioso.

-Eso es lo que no sé Dean. Pero creo que es un buen lugar para comenzar a buscarlo, son pistas que no esperábamos-le sonrió el viejo más animado-Piensa en las que te contó a ti-agregó luego-Yo nada más presencié una antes de que despertara y la de ayer a la noche, pero de esa no me comentó nada.

-A mí tampoco, Bobby-se decepcionó el rubio-Pero las anteriores en el hospital sólo tenían que ver con demonios por lo poco que me pudo decir ¿Y a ti que te dijo?-le preguntó ansioso.

-Cuando se calmó y conseguí que me dijera lo que había soñado porque se veía muy asustado, angustiado-Dean escuchaba apretando los puños con impotencia. No podía ocultar que se sentía mal por no haber estado con él para confortarlo como había hecho desde niño cuando las pesadillas lo perseguían sin descanso por lo que el viejo le puso una mano en el hombro y continuó-me dijo que te vio a ti herido, sangrando, unos hombres que tenían ojos negros se reían con maldad y una chica pelirroja se acercaba a él y dibujaba con tu sangre unos símbolos en su pecho-Dean palideció un poco apenas creyendo lo que había escuchado.

-¿Y qué más?-preguntó deseando que no se notara el escalofrío que en ese momento estaba sintiendo.

-Después me dijo que apareció un hombre rubio, que tenía marcas extrañas en la piel como si estuviera quemándose desde adentro-le respondió preocupado por las palabras que Meg le había dicho y sintiéndose culpable por no decirle nada al mayor -Dean, Meg me pidió que te diera un mensaje-le dijo mientras recibía una dura mirada del rubio

-¿Qué te dijo?-le preguntó con los dientes apretados, con sus pensamientos transformados en un torbellino mientras analizaba cada una de las palabras del viejo cazador.

-Que se llevaría a Sam con su Padre y que nunca más lo ibas a volver a ver-le confesó finalmente siendo testigo como el peso de sus palabras recayeron en el mayor que de repente se puso muy pálido y con un leve temblor en la voz le preguntó.

-¿Crees entonces que ese sueño, esa visión que Sam te contó es cuando Meg lo entrega a Lucifer? ¿Y yo voy a estar ahí y no voy a poder impedirlo?-preguntó con una evidente angustia que agarrotaba su garganta. Casi sin esperar respuesta se inclinó sobre sus manos, apoyándose en sus rodillas, sintiendo como le faltaba el aire ante la sola idea de que eso realmente llegara a pasar.

De repente, mientras se pasaba una mano por el cabello en un intento de serenarse siendo contemplado en un silencio comprensivo e igual de angustiado por parte de Bobby, el rubio se sobresaltó poniéndose de pie tan repentinamente que el viejo cazador lo miró asustado

-¿Qué pasa Dean? ¿En qué estás pensando?-le preguntó.

-Bobby ¿Dijiste que Sam te contó que en su sueño había una chica pelirroja?-inquirió mirándolo con ansia.

-Sí, eso dijo él ¿Por qué? ¿Qué pasa chico?

-¡Tiene que ser una visión Bobby!-exclamó el mayor-¡Es Amy! ¡Lo sé! ¡Sammy jamás la vio y justo sueña con una chica pelirroja! ¡Ya sé donde está!-casi gritó mientras salía como una exhalación hacia la puerta de salida.

-¡DEAN!-le gritó el viejo cazador cuando lo vio salir corriendo sin darle tiempo a nada-¿Quién es Amy? ¿Adónde vas?-y aunque tratara de subir a su silla para seguirlo sólo pudo escuchar antes que el rugido del Impala se destacara sobre los truenos de la tormenta que afuera arreciaba la voz del rubio que a los gritos le contestó

-¡Te llamo cuando esté en camino Bobby! ¡Voy a rescatar a Sam!-y luego el sonido retumbante del motor se confundió con la tormenta y el viejo cazador sólo pudo escuchar como el poderoso motor se alejaba de la casa hasta perderse en la oscuridad.


Mientras todo esto pasaba el menor de los hermanos Winchester corría por el descampado que rodeaba esa fábrica abandonada sintiendo la adrenalina fluyendo con fuerza a través de sus venas, el corazón palpitando enloquecido y su propia sangre bombear en sus oídos con retumbante fuerza.
Todavía no sabía como se había animado a saltar a través de esa ventana. El dolor que le causaran algunos cortes de los vidrios que estallaran con el ímpetu de su cuerpo lanzado con fuerza contra ellos prácticamente no los sentía, preocupado como estaba por alejarse lo más rápido posible de ese lugar endemoniado.
Cuando ya había recorrido el paisaje nocturno del campo lindero a unas vías, tropezando en algunas ocasiones con raíces y ramas caídas, a las que eludió casi sin dificultad con una agilidad que no recordaba que poseía, se encontró con un terreno alambrado que guardaba en su interior un lote completo de autos usados, aparentemente eran para alquiler, por lo que esperanzado decidió acercarse a pedir ayuda ya que ni siquiera sabía en que lugar estaba.
Cautelosamente caminó bordeando el alambrado, su mirada recorriendo toda la oscuridad y los claros tenues de luz que la media luna y los focos mortecinos del lote y la calle de tierra se esforzaban por brindar.
No se sentía demasiado seguro y posiblemente su salida anticipada del hospital, su herida tan reciente y la última escapada a través de la ventana le estaban pasando factura a su cuerpo que, luego de que la adrenalina dejara de fluir con fuerza por la loca carrera que venía manteniendo, empezaba a mostrar signos de agotamiento y debilidad.
Esa sed caliente y extraña todavía le atenazaba la garganta y su visión empezó a tornarse cada vez más borrosa.
Cuando un hilo de sangre que caía de un corte en su frente tocó sus labios la tibieza de su amargo sabor le hizo tomar conciencia de lo débil que se estaba sintiendo por lo que se tomó del alambrado mirando la cabina del guarda de seguridad que iluminaba como un faro el camino que él quería completar

-¡Sólo un poco más!-se dijo cuando un mareo le sobrevino y tuvo que apoyarse con fuerza en el alambre frío tratando de encontrar un remanso en el remolino que su alrededor había creado-¡Tengo que llegar hasta ahí! ¡Vamos, yo puedo hacerlo!-se dijo animándose a continuar mientras respirando profundamente se pasaba una mano por el cabello quitándose de los ojos el flequillo húmedo y pegajoso con la sangre que de ese corte emanaba.

Cuando iba a continuar caminando lo deslumbraron los faros de un coche que se acercaba veloz por el camino de tierra desde la avenida no muy lejana.
El corazón del chico se aceleró esperanzado mientras pensaba en que quizás podía pedirle ayuda al conductor de ese auto que se acercaba cada vez más rápido por lo que enderezándose con energía renovada se acercó al medio de la calle para que el piloto pudiera verlo bajo el foco amarillento que con un claro de luz tenue delimitaba un círculo imaginario que lo separaba de la profunda oscuridad.
Grande fue su sorpresa cuando el auto frenó bruscamente a su lado y una hermosa chica pelirroja saliera apresurada del asiento del conductor y corriera a lanzarse a sus brazos.

-¡Sam! ¡Por fin te encuentro! ¿Estás bien?-le preguntó luego de retirarse del abrazo que sorprendiera al joven cazador.

-¿Quién eres tú? ¿Por qué me estabas buscando?-le preguntó mirándola con recelo pero a la vez intensamente atraído por la belleza de esos ojos azules que lo miraban con intensidad-¡Déjame tranquilo! ¡Vete! ¡No te conozco y podrías estar engañándome como lo han estado haciendo todos hasta ahora!-exclamó finalmente ya más intranquilo.

A pesar de sentir una imperiosa necesidad de alejarse rápidamente de ahí algo lo atraía de la joven, acelerando sus latidos, confundiendo sus sentidos hasta un punto que se sentía capaz de lanzarse contra ella con un intenso deseo de tomarla entre sus brazos.

-¡Cálmate Sammy!-le pidió ella con voz dulce-No me recuerdas porque estuve en el hospital cuando estabas inconsciente. Me llamo Amy, soy amiga de Dean y cazadora como él.

Al escuchar el nombre de quien creía era su amigo y que le había estado mintiendo desde que se despertara una extraña calidez recorrió su interior haciéndolo dudar a pesar de la confusión y la desilusión que las revelaciones de la mujer demonio le habían causado.
La hermosa pelirroja notó su vacilación y además se dio cuenta que otro tipo de debilidad estaba minando a pasos agigantados el estado consciente del menor de los Winchester.

-¡Vamos Sammy, ven conmigo, no tengas miedo!-le dijo dulcemente mientras pasaba un brazo del joven sobre su cuello y lo abrazaba de la cintura para sostener el tambaleante peso que en ese momento comenzó a manifestar-Hay que atender esas heridas, cariño, vamos-lo animó al sentir que el chico se apoyaba un poco en ella y asentía levemente con la cabeza.

Lo ayudó entonces a abrir la puerta del acompañante y con cuidado acompañó sus movimientos hasta que el joven se sentó apoyando inmediatamente la cabeza en el respaldo de cuero gastado del Ford verde oscuro en el que la chica había llegado.
Cuando ella se sentó tras el volante Sam la miró intensamente a pesar de que en ese momento su cabeza parecía que quería llevarlo por un camino oscuro y tenebroso.

-¿Podemos… llamar… a… Dean… por.. fa..vo..r?-le pidió anhelante con un hilo de voz que fue perdiendo intensidad y desembocó en el silencio al que la inconsciencia lo forzó cuando el cansancio y la debilidad de tan recientes heridas reclamaran el lugar que habían estado buscando, inclinando su cabeza contra el vidrio del auto y sumiéndolo en la pesada oscuridad que durante algún tiempo había estado evitando.

-¡Claro Sammy!-respondió con una perversa sonrisa en sus labios mientras le acariciaba el cabello castaño-¡No podemos impedir que tu hermano se pierda toda la diversión! ¿O sí?-preguntó sarcástica y más que satisfecha con el resultado de su trampa encendió el motor del auto al tiempo que la luz endeble del foco de la calle comenzó a chisporrotear cuando los ojos azules de la hermosa pelirroja se tornaron dos piedras frías y duras de insondable oscuridad.
-------------------------------------------------------------------
Y si,la cosa empeora triste.. pero no teman amigas que después me lo van a agradecer.AVISITO no se pierdan por nada el próximo capítulo especialmente si son samistas les digo(aunque habría que ser de fierro como dijo patri,jajajja ((grr)) )Yo sé porque se los digo.Ro tesoro,vos andá pidiendo a mamá que lea primero por si no te da permiso.jajajjajaj

Las quieroooooo!!!Besos!! ((yei)) ((hero))
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por patriciamv3 el 23/10/10, 10:32 pm

Hey!! cualquiera se equivoca entre tanta demonia que anda por ahí bubu
Y sigues haciendo sufrir a mi adorado Dean, mientras leia me lo imaginaba con la ropa mojada Baba2 , bueno pero volviendo a la historia me encanta Dean mostrando sus sentimientos Amor , diciendole a Bobby que no lo deje solo, y cuando describes sus ojitos verdes muero!!
Ahora el pobre Sammy se fue con esta tonta y pidiendo que llamara a Dean ((awwww)) .
Bueno acá va mi carita para que el martes no se te olvide publicar el próximo capítulo ojitos

Besos y mejorate!!!!
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por SupernaturalLove! el 24/10/10, 10:02 am

Naaaaan,sos mala triste.. jajajajaja
Y este comment va a empezar igual que el otro:
Que pedaaaaaaazooooo de troooooolaaaaaa!!! Insulto Naaaan,decime que la van a matar!jajajaja que sea pronto,por favor!!
Aaaaaaaaaawwww,el Deaan ((awwww)) quiero que empiece a repartir piñas autista! jajajaja
Aaamoo a Bobby ♥ lo describis super bien,es exactamente lo que él le diria a Dean en una situación asi ((awwww))
Lo haces sufrir mucho al nene triste.. jajajaja pero igual me gusta ((rr))
Besos Naan ♥
avatar
SupernaturalLove!
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 1340
Edad : 19
Localización : Mars
Fecha de inscripción : 21/06/2009

Ver perfil de usuario http://twitter.com/DiscordiaApple

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por sammynanci el 27/10/10, 08:25 pm

Holaaaaa!!!!Lamento la demora ya que dije que iba a dejar el capi el martes y no lo hice Peace No se enojen,por fi es que anduve enfermita y estoy en medio de una mudanza interna(cambio de habitación a mi hijo,xd)En fin,en otro momento les cuento ahora dejo el capi volando y me voy a cocinar.Después edito y agradezco a patri y a Ro

Gracias!!!!! PREPÁRENSE en este capi es la escena que nunca imaginé que iba a escribir ((grr)) (espero que no les desagrade,xd)

Capítulo 22:

Entretejiendo la red del mal

Al detenerse el Ford verde en la playa de estacionamiento de un modesto y al parecer poco cuidado motel de carretera y el constante ronroneo del motor silenciara su marcha Sam Winchester se despertó de su letargo. Desconcertado, algo mareado y sobre todo con un punzante dolor de cabeza palpitando en sus sienes miró a su alrededor lentamente como si el sólo movimiento de su cabeza le trajera más dolor. Parpadeó un par de veces tratando de enfocar su visión borrosa en la silueta que lo observaba desde el asiento del conductor.
La oscuridad reinante no ayudaba mucho y las débiles luces de las bombillas de iluminación del lugar sumadas a los carteles de neón reinantes en el motel anunciando su nombre y las habitaciones disponibles sólo conseguían crear un marco más difuso a la escena dándole al rostro que tenía adelante un aspecto casi fantasmal. En ese breve segundo que parpadeó nuevamente para tratar de enfocar su vista con más atención hasta le pareció ver que esos ojos no eran de un color normal.
Con un leve quejido se tomó la cabeza entre las manos y se apoyó en el respaldo dando un pequeño suspiro. Fue en ese momento cuando sintió una cálida mano recorrerle el brazo.

-Sammy, cariño-le dijo dulcemente-¿Te sientes mejor? Estás a salvo conmigo ¿Recuerdas? ¡Dime algo!-agregó la malvada en un esfuerzo por mantener el tono dulce que estaba fingiendo.

El menor finalmente la miró con expresión ya más despejada aunque su frente continuaba surcada por líneas que indicaban que había claramente un dolor o varios atacando el cuerpo aún débil del joven que había sido herido hacía muy poco tiempo.

-Sí, lo recuerdo. Discúlpame que no te contestara enseguida, es que estoy algo mareado-le dijo suavemente y después con un tono que denotaba la confusión que los momentos que había vivido le habían ocasionado le preguntó- ¿Dónde estamos?

-En el motel donde me hospedo-contestó ella preparándose para abrir la puerta y bajar del auto. La detuvo la mano de Sam que la tomó del brazo.

-Sí, pero lo que quiero saber es en qué ciudad estamos-respondió realmente confundido-Es que quiero decirle a Dean donde me encuentro cuando lo llamemos-murmuró casi para sí pero enseguida agregó con ilusión, sintiendo una necesidad de tenerlo cerca a pesar de que sabía de sus mentiras y que aún no entendía el sinnúmero de emociones que el recuerdo de los momentos que pasó con él le ocasionaban- ¿Vamos a llamarlo? ¿Para qué necesitamos entrar al hotel?

-Estamos en Garber –aclaró sin poder evitar un leve gesto de fastidio que el muchacho no pudo ver ya que se encontraba mirando a través de la ventanilla tratando al parecer de leer el nombre del hotelucho a donde ella lo había llevado-Sammy, no te preocupes tanto-le pidió ella esforzándose en parecer paciente-Por supuesto que lo vamos a llamar-le aseguró con una leve sonrisa-Pero primero quiero que vengas conmigo, hay que curarte esos cortes ¿Qué diría Dean si te llevo con él en este estado?

Sam sonrió recordando como ese muchacho se había esforzado por cuidarlo, atento a cualquier dolor o molestia que tuviera brindándole una atención que extrañamente le había empezado a resultar bastante familiar. Empero no podía entender que esas demostraciones que parecían absolutamente sinceras hayan sido producto de una mentira creada con el fin de hacerle daño.
No podía creerlo y en el fondo de su corazón sentía que no quería, hasta que no lo hablara personalmente con Dean y con Bobby no iba a calmarse ese torbellino de emociones que esa maldita demonio le había provocado con sus palabras.

-¡Vamos Sam! ¿Vienes o no?-insistió ella con un tono más duro cansada del silencio en el que el menor se había sumergido al bucear en sus recientes recuerdos que gracias a esa amnesia desafortunada eran los únicos que tenía en ese momento.

El chico la miró un poco extrañado por el repentino cambio de voz pero no encontrando motivo valedero para no darle la razón ya que su situación no era muy presentable que digamos, su camisa rasgada en varias partes por los vidrios y ramas que lo rozaran en su escape, su piel húmeda y fría que pegaba su cabello en su frente y su sangre cayendo de varios cortes en pequeños arroyitos de oscuro caudal le daban la razón a Amy. Definitivamente no le gustaría para nada esa imagen al Dean Winchester que lo había cuidado y atendido en el hospital y la casa de Bobby.

-Está bien Amy, vamos adentro-contestó finalmente mientras abría la puerta del acompañante ante la mirada satisfecha de la joven poseída que no pudo disimular una sonrisa malévola en cuanto él salió del auto y con dificultad se puso de pie a su lado apoyándose en la fría chapa para cerrar la puerta.
Sin esperar demasiado ella salió y corrió junto a él ofreciéndole su apoyo mientras rodeaba su cintura en un abrazo y le tomaba con fuerza de la mano

-Eso es, despacio-le dijo para animarlo al ver que todavía se tambaleaba un poco.

Lentamente caminaron hasta una habitación de puerta descuidada, con un número inclinado a la derecha y el otro a punto de desprenderse del precario clavo que allí pusieran para mantenerlo.

-Llegamos-anunció Amy mientras ayudaba a Sam a apoyarse contra la pared -Sostente aquí que abro la puerta.

-Estoy bien Amy, no hace falta-contestó el joven un poco incómodo. No lo hacía sentir bien pensar que esa chica de apariencia frágil y delicada lo estuviera cuidando como si él fuera su hermanito.

Enseguida entraron a la habitación recibiéndolos la luz blanco amarillenta de la lámpara central que iluminaba una cama con las sábanas apenas tendidas, una mesa de noche con un bolso y unas llaves sobre ella, otra mesa pequeña junto a la ventana que daba al estacionamiento y un par de sillas de madera que habían pasado hacía un rato largo sus mejores épocas.

-Siéntate aquí-le dijo Amy acompañándolo hasta una de estas sillas junto a la ventana-Voy a buscar agua y el botiquín para curarte ¿Puedes sacarte la camisa mientras tanto?-le preguntó al tiempo que traspasaba la oscura puerta pintada de un horrible marrón que conducía al baño mientras Sam la miraba indeciso levantando lentamente su mano para desabrochar los pocos botones que aún continuaban unidos.

No se sentía demasiado cómodo desvistiéndose delante de una desconocida pero inexplicablemente cada vez que ella lo rozaba o se paraba junto a él sus sentidos salían disparados en un sinfín de direcciones. Su perfume lo embriagaba haciéndole sentir un extraño calor detrás de su garganta, su corazón palpitaba con tanta fuerza que retumbaba en sus oídos y los vellos de su nuca se erizaban al contacto con la suave y delicada piel de la hermosa joven pelirroja.
A pesar del remolino de sensaciones que ella le provocara sus mejillas tomaron algo de color cuando finalmente se quitó la camisa para dejar así su torso desnudo justo en el momento en que Amy salía del baño con el botiquín en la mano, una toalla pequeña y una jarra de agua en la otra.
Por un momento la joven poseída lo miró boquiabierta, sorprendida, pero instantáneamente una sonrisa de satisfacción se dibujó en sus labios cuando su mirada recorrió esa espalda ancha con músculos perfectamente torneados

-¡Vaya que creciste Sammy!-se dijo en un murmullo la mujer demonio-“Cada vez entiendo más a Ruby”-pensó luego mientras disimulando caminó hacia él que se había volteado a mirarla-Bueno Sam, ahora quédate quieto y déjame ayudarte-le dijo mientras parada muy cerca de su cuerpo empezó a pasarle la toalla húmeda por las heridas de los cortes-Eso es, primero vamos a limpiarlos y después vemos si algunos de ellos necesitan suturas.

-¿Tú sabes hacer suturas en las heridas?-le preguntó algo asombrado Sam tratando de controlar la respiración agitada que sentía nacer en su interior ante la cercanía de la joven y la belleza de ese cuerpo que una blusa ajustada dejaba entrever gracias a un pronunciado escote.

-¿No recuerdas que te dije que soy cazadora también Sammy?-le contestó distraídamente la joven poseída que estaba cada vez más deseosa de continuar con lo que había empezado cuando se sentó sobre sus piernas en esa fábrica abandonada adonde lo habían llevado.

Realmente le estaba costando concentrarse cuando al pasar la toalla húmeda por su piel observaba con detalle los músculos marcados de su pecho y unos abdominales tan delineados que no pudo menos que imaginarse cuántas veces la perra de Ruby habría disfrutado pasar sus dedos por ellos.

Sam tampoco estaba completamente en sus cabales ya que su mirada no podía dejar de recorrer esas sinuosas formas que ese cuerpo que ella había poseído tenía como grandes atributos de belleza. Su respiración se agitaba cuando la joven pelirroja lo rozaba provocativamente, recorriendo su cuerpo con esa toalla húmeda y aproximándose cada vez más a su rostro, agachada delante de él para mirarlo de cerca y curar esa herida en la frente.
Cuando los ojos azules de la chica se fijaron sensualmente en los suyos, sus labios húmedos y su respiración entrecortada le demostraron finalmente que ella no era ajena a la excitación que electrizaba el aire y los acercaba cada vez más a un encuentro que no parecía ser capaz de detenerse.
Finalmente cuando Sam la vio morderse delicadamente el labio inferior, la mirada ardiente, la piel de su cuello latiendo acelerada en empatía con sus venas no pudo resistirlo más y con un movimiento fuerte de su brazo la tomó de la cintura y la acercó a él para besarla apasionadamente. La joven poseída no se opuso y con un ágil movimiento se sentó sobre sus piernas y le rodeó la espalda con sus brazos respondiéndole con más pasión a ese beso sintiendo con placer las manos fuertes de él recorriendo su cuerpo con pasión, levantándole la blusa para dejar su piel tibia pegada a la suya mientras ella le respondía con pequeños mordiscos en su oreja y besando cada rincón de su cuello estremeciéndose los dos escuchando sus respiraciones entrecortadas y murmullos ahogados por besos cada vez más profundos.
Cuando Sam la levantó con un solo brazo sin aparentar ningún esfuerzo y prácticamente la lanzó en la cama para segundos después caer sobre ella y comenzar a besar apasionadamente su cuello mientras su mano descendía con destreza hacia el cierre de sus jeans la mujer demonio dejó escapar un gemido de excitación. Realmente estaba disfrutando en ese cuerpo humano lo que hacía años había deseado conseguir y para ella la espera había valido la pena. El Winchester era tremendo. No sólo impresionaban sus casi dos metros acompañados de ese cuerpo que parecía tallado a mano sino que ese jovencito tímido y educado que ella conociera había dado paso a un hombre con todas las letras, fuerte, apasionado, experimentado y que sin saberlo estaba en búsqueda de saciar lo que ella tenía la certeza que él estaba necesitando.
Saber que en ese momento tanta pasión e ímpetu tenían que ver con el ansia que su sangre demoníaca estaba provocando en su cuerpo le daba una sensación de poder casi tan intensa como el placer que estaba sintiendo por eso, mientras Sam recorría su cuerpo con pasión besando cada parte con intensos besos húmedos, la mujer demonio hizo un pequeño corte con sus dientes en su propia lengua haciendo que de ella mane un hilillo de sangre y cuando finalmente los dos cuerpos desnudos se enredaron bajo las sábanas lo besó apasionadamente sin que él pudiera notar ese amargo sabor de forma consciente.
Empero una sensación extraña e intensa recorrió todo su cuerpo y con más intensidad e ímpetu dejó que sus instintos salieran a la superficie sonriendo satisfecho ante la mirada apasionada y el cuerpo tenso que debajo de él se movía contorsionándose como una gata en celo que emitía ronroneantes gemidos de placer.

****************************************************************************************

La velocidad del Impala alcanzaba límites insospechados por las solitarias carreteras devorando los caminos como un oscuro monstruo que en pleno paso rasante por el asfalto se llevara las distancias a su paso.
Dentro del auto el mayor de los Winchester estaba concentrado en que la poderosa máquina compañera de tantas cacerías no le anunciara con el sonido burbujeante de un motor descompuesto que ya no iba a poder acompañarlo en su travesía pero, para su satisfacción, el rugido constante de su poderoso motor respondió con fuerza en cuánto él pisó el acelerador todavía más a fondo de lo que al parecer podía.
Si mantenía esa velocidad y constancia seguramente llegaría a Garber antes del amanecer o minutos después pero internamente no encontraba tranquilidad y su ansiedad se veía reflejada en la tensión con la que tomaba el volante haciendo que sus nudillos se tornaran blancos.

-¡Maldita sea!-dijo de pronto golpeando el volante con un puño-¿Por qué no me aseguré de pedirle el teléfono a Amy? ¡Si seré estúpido!-se dijo conteniendo entre dientes su enojo pero, de repente, ante la mención de la chica sus pensamientos fluyeron caóticos a los recuerdos de los momentos que había pasado junto a ella desde que la conociera y casi sin darse cuenta revivió en su memoria uno de ellos que hizo que de repente una luz de esperanza brillara en su mirada.
Y casi como si la estuviera viendo recordó ese instante cuando la joven pelirroja se acercara caminando por el pasillo del hospital donde había pasado tantas horas de angustia acompañada por los dos policías y fue en ese momento cuando las palabras de ella retumbaron en su mente

“¡Dean! ¡No sabes la angustia que he pasado. Estuve toda la noche respondiéndoles preguntas a estos policías y sin saber nada de ti ¿Por qué no contestabas mis llamados?”

-¡Sí!-exclamó Dean aliviado-¡Me llamó, ella me llamó! ¡Tengo su teléfono!-con ansiedad sacó el celular del bolsillo de su chaqueta y con habilidad dio un volantazo a la derecha para derrapar en la cuneta de la carretera así poder observar el registro de llamadas perdidas y concentrarse en la comunicación con la joven y no correr el riesgo de que un inoportuno accidente automovilístico lo pusiera en riesgo no sólo a él y a su nena sino la misión que tenía más en mente que ninguna otra cosa. Recuperar a Sam.

Ansiosamente recorrió la pantalla con la vista y cuando encontró uno de los números no registrados entre sus contactos rogó en su interior que fuera el de ella e interiormente se maldijo por tener tantos números de chicas en sus registros y justo la que más le interesaba se había escapado de su lista y, mientras esperaba que el repicar del tono de llamada diera paso a la voz dulce de la joven pelirroja, tamborileaba sus dedos en el volante.
Luego de varios minutos en los Dean maldecía cada tono que no le daba una respuesta escuchó una voz que le provocó una calidez en su interior que hacía tiempo no sentía pero que al minuto se transformó en la sensación de angustia que le provocara escuchar a quien todavía no lo recordaba.

-¡Sammy! ¿Estás bien? ¡Soy yo! ¡Dean! ¿Dónde estás? ¿Estás con Amy? ¡Dime algo!-exclamó en un torrente emocionado de palabras el mayor de los Winchester.

-¡Dean! ¡Qué bueno que llamas!-respondió contento incorporándose en la cama donde estaba durmiendo buscando con su mirada el cuerpo sinuoso de la joven descansando bajo las sábanas y sorprendiéndose al no encontrarla-Estoy bien, me escapé de los demonios-agregó luego siendo interrumpido por su ansioso e ignoto hermano mayor.

-¿Te escapaste?-repitió asombrado y a la vez orgulloso “Mi hermanito aún sin memoria todavía puede defenderse”-pensó sonriendo pero de inmediato le preguntó-¿Te hicieron algo? ¿Estás lastimado? ¿Por qué tienes el teléfono de Amy? ¿Por qué no me llamaron enseguida?

-Espera Dean, ya te explico-le respondió el menor tratando de contener la catarata de preguntas que le estaba haciendo el joven cazador sintiendo como esa ansiedad que se podía palpar aunque no la pudiera ver le estaba resultando terriblemente familiar-Te respondo tus preguntas. No me hicieron nada sólo me dijeron cosas que quiero aclarar contigo cuando nos veamos, tengo sólo algunos cortes que a causa de los vidrios de la ventana que rompí cuando escapé-en ese momento Dean frunció el ceño disgustado, cuando le pusiera las manos encima a esa desgraciada de Meg iba a arrepentirse de haberse metido con su hermanito y le iba a pagar no sólo esta vez sino todas las veces que dañó a las únicas personas que más le importaban en el mundo, Sam y Bobby. Lo sacó de sus pensamientos lo voz de su hermano que le continuó hablando-¿Dean? ¿Estás ahí todavía?-le preguntaba el menor ante el pesado silencio lleno de ira en el que se había sumido el rubio.

-Si Sam, todavía estoy aquí. Dime dónde estás y porqué estás con Amy-le dijo apremiante. Necesitaba cuanto antes reencontrarse con él para al fin tenerlo bajo su cuidado, como siempre había sido y como siempre iba a ser. Era su trabajo, su responsabilidad y, aunque estuviera enojado, triste o desilusionado con Sam, ser su hermano mayor siempre iba a ser su prioridad y en este momento daría lo que fuera para demostrarle que aunque los problemas y las redes del mal se entretejieran en torno a ellos él siempre iba a estar ahí para él.

-Amy me encontró cuando me escapé Dean. Me dijo que te conocía y me ayudó-respondió finalmente Sam y continuó-Yo quería llamarte enseguida pero no pudimos. Es que-el joven titubeó en seguir hablando recordando los momentos intensos que había vivido con ella. Sintiéndose mal sin saber porqué decidió ocultar lo que había pasado, después de todo era algo íntimo y no conocía lo suficiente al joven cazador como para tener ese tipo de confianza, por lo que le explicó al rubio que esperaba ansiosamente-Nos demoramos porque Amy estaba curándome las heridas. Hace sólo un par de horas que estamos juntos Dean-agregó finalmente mientras respiraba aliviado esperando haber sonado convincente.

-Dame con ella Sammy. Quiero que me explique algo-pidió el rubio que sentía una sensación extrañamente familiar. Podía reconocer a kilómetros cuando su hermano pequeño le estaba ocultando algo y aunque no lo viera sabía reconocer perfectamente cada tono de su voz y la expresión que su cara tendría en ese momento. Por eso supo que lo que había escuchado era exactamente el tono de voz que hacía Sam cuando no quería contar todo lo que sabía.

-Es que no sé donde está Dean, se fue-le respondió el castaño.

-¿Cómo que no sabes dónde está?-lo interrumpió su hermano frunciendo el ceño desconcertado.

-Me quedé dormido hace un rato-se justificó Sam y agregó mientras miraba a su alrededor para encontrar sobre la mesa de noche el bolso y las llaves de la joven-Debe haber salido, ya volverá, acá están sus cosas.

-Está bien, no importa ahora. Sólo dime donde estás y ya salgo para allá-interrumpió Dean cansado de estar sobre la banquina perdiendo un tiempo precioso en detalles que aclararía cuando los encontrara.

-Amy me dijo en Garber. Yo no reconozco este lugar lo único que te puedo decir es que estamos en el motel “Amanecer” en la habitación trece-le contestó enseguida deseoso también de que el joven cazador llegara lo más rápido posible a encontrarse con ellos.

-Es lo único que necesito saber-le confirmó el rubio-Sam, escúchame bien-agregó con un tono de voz que no pudo evitar que sonara a una orden porque realmente quería que él la cumpliera-No salgas de esa habitación y no le abras a nadie que no sea yo ¿Entendiste? En un par de horas llego-agregó el rubio y sin más cerró el celular, lo arrojó al asiento vacío del copiloto y arrancó el Impala que nuevamente rugió potente para salir a toda velocidad.

-Sí, entendí-respondió el chico con una sonrisa aunque ya no lo escuchara. No le importaba que lo mandara como si fuera un regañón hermano mayor. En la situación que él se encontraba, perdido, sin memoria, acechado por unos demonios que no tenía idea de que existían que lo habían asustado y confundido aún más que sus perdidos recuerdos sentía que sólo respondiendo a lo que su corazón le estaba indicando con emociones quizás no olvidadas que estando junto a él nada malo le iba a pasar.

Con ese pensamiento reconfortante se levantó de la cama pensando en darse una larga ducha y vestirse porque al menos estaría más fresco a pesar de que su ropa estuviera rajada y manchada de sangre y tierra pero, no alcanzó a dar más de dos pasos hacia el baño, cuando un intenso dolor le taladró las sienes inundando su visión con una cegadora luz blanquecina que hizo que se doblara en dos con un quejido mientras se sujetaba la cabeza en un intento inútil de protegerse ya que no tardó en recibir una nueva oleada de dolor acompañada de nuevas luces que difuminaron en líneas borrosas la habitación que giraba en torno a él dando lugar a imágenes, sonidos y siluetas de personas que se adueñaron de su mente entrecortando su respiración hasta casi impedirle respirar.

-------------------------------------------------
Ahora digo lo mismo que Ro
¡¡¡¡que pedaaaaaaaazoooooo de troooooooolaaaaaaaaa!!!!
Insulto Lo siento mi vida y no sabés lo que me costó escribir eso pero tenía que pasar,era inevitable para el resto de la historia. Además hay que entenderla pobre Meg ((tic)) ¿Cómo resistirse a esto?:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

jajajjajajaj!!!Perdón por agregar el gift pero lo tenía que poner,xd!!! Baba Baba2
¡¡¡Hasta luegooooooo!!!! ((hero))
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por patriciamv3 el 27/10/10, 08:56 pm

Nan ¿acaso eres masoquista? Si eres una Samista no puedes andar escribiendo esas escenas, yo que soy Deanista, no soporto que nadie lo toque a mi bebe!!!, bueno si te gusta sufrir es tu tema ((ggg))
Al fin mi Dean tuvo algo de tranquilidad al saber donde esta el cuñis, pero te apuesto que nos vas a dejar que se encuentren ¿o si? ...eres malvada con los Winchis !!!! ((rr))
Espero el próximo capi y ojala que prontito, y espero que estes bien recuperada y sanita que eres una de las Samistas con mas power que he leido!!, a proposito de eso no te he leido comentando capis, ¿por que? ((nuse)) antes comentabas y me encantaban tus comentarios tan apasionados defendiendo a Sammy.
Besos
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por patriciamv3 el 30/11/10, 05:46 pm

Perdón por el doble post, pero ya paso 1 mes y no hay capi nuevo triste.. .
Nancy, tengo una nueva teoria, tus amigas ahora se estan haciendo las desalmadas solo para parecerse a Sam y por eso no han comentado. Estoy casi segura.
¿Vas a publicar la continuación? ojitos
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por sammynanci el 30/11/10, 10:43 pm

patriciamv3 escribió:Perdón por el doble post, pero ya paso 1 mes y no hay capi nuevo triste.. .
Nancy, tengo una nueva teoria, tus amigas ahora se estan haciendo las desalmadas solo para parecerse a Sam y por eso no han comentado. Estoy casi segura.
¿Vas a publicar la continuación? ojitos


Perdón Patricia!!!! ((awwww)) Lo mío es una vergüenza,lo sé,no puede ser que haya pasado otra vez un mes y no haya publicado!!! Teniendo en cuenta además que ya la tengo terminada hace rato a la historia!!!
Pero como quizás imagines o te hayas dado cuenta ya no participo casi nada en el foro,es más,ya no veía los capítulos de la serie.Vi solo hasta el 7 y no lo soporté más ¡¡¡Demasiadas depres tenía(y tengo)en mi vida para agregarme una más!!!!
Te agradezco tus palabras anteriores(con respecto a que soy una de las samistas con más power que leíste ((yyy))) ¡¡¡Gracias!!!
Seguí peleando por Sam(es decir comentando y defendiéndolo)pero no acá,lo lamento,no me da el tiempo para participar de dos foros(y ya lo hacía desde la temporada 1)por lo que opté en seguir donde podía hasta que ahí también dejé triste..
Si las cosas mejoraran(mis amigas me avisan)quizás vuelva, pero ahora no puedo triste..
Lo que si puedo es cumplir con vos y dejarte todos los capis que faltan hasta el final.No te preocupes por mis amigas que Caro ya no puede entrar al foro triste.. así que se lo mando,Ro también está mal así que nos comunicamos de otra forma al igual que con Cass.
Por eso lo seguiré publicando solo por vos(no creo que haya alguien más leyendo ((nuse)) )
Como compesación por tu paciencia,hoy dejo el(ya no me acuerdo el número,xd ((Pd)) ),el jueves el que sigue y el sábado y el domingo los siguientes y para compensarte más todavía y si me ponen ojitos así ojitos comenzaré a publicar uno que estoy escribiendo que aunque no lo creas es HURT/DEAN!!!! ((tic))
Bueno Patri(¿te puedo llamar así?)acá está el capi siguiente,espero que te guste ((awwww))
Antes de la lectura un pequeño consejito:Relean el final del capítulo anterior no vaya a ser que les cueste entender éste,xd!!! ((nuse)) (sobre todo por la demora Oops! que no volverá a ocurrir,lo prometo!!!)
Bueno ahora sí el capi(bastante largo por cierto,es que estaba inspirada,jejejej)

Capítulo 23:

Se cierra la trampa del mal

Dolor. Un intenso y agudo dolor extendiéndose como una plaga hasta el rincón más recóndito de su ser. Célula a célula, partícula a partícula, resquebrajando su alma cual grieta se extiende en la fina capa de hielo de un arroyo congelado. Paralizando su cuerpo, robándole su aliento, ahogando sus sentidos en un torbellino de sensaciones de furia, dolor e impotencia.
Hundiéndose poco a poco en un pozo infinito de desolación sus labios entreabiertos que temblaban tratando de pronunciar una palabra, de sacar el sonido que se negándose a creer lo que veían sus ojos a través de las tinieblas de sus lágrimas que, sin notarlo siquiera, caían descontroladas surcando sus mejillas, mojando su cuello, su camisa, impregnando de un tenue sabor salado había quedado atravesado en medio de su garganta agarrotada, tratando de formar en su boca su nombre, ese nombre que significara toda su vida desde que tuviera uso de razón, del que siempre estaba, del que le daba todo lo que la vida le había negado con el fuego abrasador del mal que siempre le había quitado todo aquel que lo amara.
…Y ahora él estaba ahí, ensangrentado, un hilo rojo de sangre caía de sus labios aún entreabiertos en su último gesto de dolor, su corazón atravesado por esa vara de hierro que lo arrancara de la vida a la que se estaba aferrando con todo el valor de su mirada, faltándole esa fuerza que le caracterizaba…
… Y eso era lo peor, lo que lo hacía desear morir para que ese dolor se terminara… Él ya no lo miraba, sus verdes ojos que hasta hacía unos instantes atrás lo miraran con determinación, con intensidad, con un sentimiento que aún sin palabras le gritaban: “Estoy aquí… No te preocupes…Todo saldrá bien…No te dejaré solo…Te protegeré”…ya no estaban… En su lugar había vacío, sólo un vacío carente de brillo, de emoción, de la fortaleza y la fuerza que se opacaran en el minuto que su corazón se detuvo y todo se sumió en la nada…
Sin tiempo para respirar, sin tiempo para una palabra, sin tiempo para despedidas, sin tiempo para perdonarse… Para tocar una mano o rozar una mejilla… Sin tiempo para rezar si es que hubieran sido afectos a hacerlo…El tiempo solo se transformó en nada… y la nada se instaló hondo en su pecho como si fuera una garra helada que le arrancó todo, le quitó su fuerza, le quitó su luz, su calor y lo dejó tan vacío...helado…muerto…


Un sollozo ahogado escapó de sus labios mezclándose con un quejido de dolor que surgió desde atrás de su garganta cuando una luz cegadora lo arrancara de esas sensaciones tan intensas que esa imagen que sólo había visto unos segundos le transmitiera. Su boca se entreabrió murmurando inconscientemente el nombre de quien su memoria había olvidado pero no así su corazón.
Las imágenes que se arremolinaban detrás de la centellante luz blanquecina cobraron forma, transmitieron sonidos y lo hundieron en una confusión que se tornó más real cuando pudo reconocer a los demonios que lo habían secuestrado y a la chica pelirroja que lo había encontrado.
Luego más dolor mezclados con la visión de sangre goteando de cuerpos sin vida tendidos en el suelo sucio y abandonado de un lugar que alcanzó a reconocer como la fábrica abandonada de donde había escapado.
El cuerpo de Sam se tensó casi convulsionando cuando finalmente otra oleada de punzante agonía lo envolvió para arrojarlo de rodillas al suelo frío, sosteniéndose con fuerza la cabeza como si así pudiera detener esas dolorosas puntadas que lo atravesaban con sonidos e imágenes que le causaban otro tipo de dolor que no esperaba y que estaban más profundamente arraigados en su alma.
Finalmente, tan repentinamente como habían llegado, las visiones se desvanecieron disipándose el punzante dolor que casi lo dejara sin respiración con su última embestida de una oleada caliente y blanca en la que se viera, abrazando con desesperación y ahogado en llanto, el cuerpo sin vida de su olvidado hermano mayor.
Cuando recobraron sus formas el mobiliario y la habitación del motel en donde estaba, Sam al fin se apoyó con un suspiro en la fría pared que separaba el cuarto del baño. Con su rostro pálido y su piel bañada en sudor, trataba de controlar el torbellino de emociones que se habían acumulado en su pecho ante la visión que se presentara repentinamente y le dejara una huella que calaba hondo en su alma.

-¿Qué me pasó?-se preguntó confuso-Estas imágenes no fueron recuerdos, es imposible-se dijo mientras su mente en caos repasaba las memorias de esa visión-Sé que no soy como todos, los demonios me lo dijeron y yo presencié cosas inexplicables que parecían ser causadas por mí ¿Es que soy un monstruo? ¿Qué clase de fenómeno soy?-se preguntó con dolor deseando más que nunca que llegara Dean para que lo sacara de esta pesadilla.

Pero finalmente fue ese deseo que surgió desde su inconsciente el que le hizo darse cuenta que tenía que hacer algo para evitar que ocurriera lo que había visto. Porque era más que evidente que Dean Winchester estaba vivo, así que lo que vio solo podía haber sido resultado de una visión del futuro.
Con decisión y valor en su mirada se incorporó lentamente sintiendo la firme convicción de que no iba a permitir que lo que viera se hiciera realidad.
No sabía porqué ni tampoco le importaba en ese momento pero, lo que si sabía, era que definitivamente le iba a hacer caso a su corazón y el dolor, la angustia, la desesperación que sintiera abrazando el maltrecho cuerpo del cazador nunca pero nunca lo quería volver a sentir.
Ya tendría tiempo después de buscar o pedir explicaciones, de encontrar la verdad fuera cual fuera sobre quién o qué era él, pero en ese momento solo quería recuperarse lo más rápido posible para esperar a Dean y salir cuánto antes de ese lugar.

Justo en ese momento lo arrancó de sus pensamientos escuchar el ruido del picaporte de la puerta de entrada bajarse lentamente al tiempo que una llave giraba en su cerradura. Rápidamente el joven cazador entró en el baño decidido a que Amy no se diera cuenta que algo había pasado con él y sobre todo porque ahora estaba receloso de ella ya que verla en esas imágenes junto a los demonios que lo habían capturado le instaló una duda en su pecho que no lo dejaba en paz.
Al ingresar en la habitación la mujer poseída sonrió lujuriosamente cuando escuchó el sonido de la ducha, se acercó a la puerta y trató de abrirla pero al encontrarla cerrada por dentro hizo una mueca de disgusto que distorsionó su hermoso rostro

-¿Sammy? ¿Quieres que entre contigo? ¿Por qué cerraste?-preguntó tratando de mantener su voz en un tono de falsa dulzura que no concordaban con los intensos ojos negros de la demonio que reflejaban su furia.

-Ya salgo Amy-se escuchó la voz del joven-¿Dónde estabas?

-Fui a buscarte ropa cariño. Sabía que la ibas a necesitar-le dijo sonriendo maliciosamente-¿Alguna novedad?-le preguntó luego cuando recorriendo la habitación con la vista se dio cuenta que el celular de la joven a la que poseía estaba en la mesa de noche y no en el bolso como estaba segura de haberlo dejado.
La distrajo de sus pensamientos, casi sorprendiéndola con los ojos todavía convertidos en dos piedras negras de maldad, el menor de los Winchester que abriendo la puerta del baño salió a su encuentro con sólo una toalla anudada a su cintura, el largo cabello mojado chorreando brillantes gotitas por su torso desnudo y una sonrisa en sus labios

-No, ninguna novedad-le respondió con seguridad mientras tomaba la ropa que ella tenía en una bolsa y volvía a entrar en el cuarto de baño dejándola boquiabierta y con deseos de continuar con la noche de pasión que había pasado a su lado-Enseguida regreso-agregó Sam mientras cerraba la puerta.

Meg, totalmente enfurecida, entrecerró sus ojos ante el desplante y giró sobre sus pies para ir a sentarse sobre la cama. Si él no demostraba intenciones de tener sexo con ella se le iba a hacer más difícil seguir intoxicándolo con su sangre. Estaba segura que algo había pasado para que repentinamente el muchacho no aceptara estar cerca de ella por lo que se prometió que en cuanto el Winchester saliera de la ducha iba a sacarle el secreto que le estaba ocultando.
La distrajo de sus pensamientos unos golpes duros en la puerta de entrada por lo que miró hacia ella con el ceño fruncido sin ninguna intención de ir a ver quién diablos era. No quería interrupciones para que su plan de preparar al menor de los Winchester para que su encuentro con su Señor de las Tinieblas rindiera los frutos que ella esperaba.
No iba dejar que Ruby, a pesar de estar bien muerta, se llevara los laureles del triunfo como la única que había conseguido preparar lo suficiente a Sam como para que sus poderes consiguieran el primer objetivo más deseado por todos los demonios a los que Azazel había preparado: liberar al más poderoso ángel del mal que hubiera una vez caminado sobre la Tierra.
Ahora era ella la que tenía la oportunidad de lograr el segundo objetivo y el más importante de todos los que habían estado esperando. Lucifer necesitaba el cuerpo joven y poderoso de Sam Winchester para reinar sobre la humanidad, para liberar al fin las hordas infernales y llevar el Infierno a la Tierra.
Por eso nada ni nadie iba a impedir que hiciera lo que tenía planeado.

La sonrisa malvada que surcara sus labios acompañando sus pensamientos se borró en una mueca de furia cuando volvió a escuchar esta vez con más violencia e insistencia los duros golpes en la puerta. Se levantó decidida a quitar del medio a la maldita molestia y rápidamente se dirigió a la puerta abriéndola bruscamente con toda la intención de acribillar con la mirada a quien osara molestarla.
Grande fue su sorpresa cuando ante ella la figura fornida de un hombre rubio la apartara violentamente para ingresar al cuarto seguido por dos hombres de mediana edad y toda la apariencia de los cazadores a los que ella siempre odiara.

-¡Ya era hora que abrieras Amy!-le espetó enfurecido Owen-¿Qué demonios has estado haciendo que no apareciste en nuestro lugar de reunión?-le preguntó con dureza cuando la joven poseída cerró la puerta sin decir una palabra y giró para observar a los tres hombres que la observaban enojados.

Pero antes de que pudiera decir una palabra todos voltearon sus cabezas hacia la puerta del baño al escuchar una voz que mientras la puerta iba girando sobre sus goznes decía-¿Con quién estás Amy?-y apareciera la alta figura del que había sido la presa codiciada por ellos desde que se enteraran de lo especial era el menor de los hijos del famoso Jhon Winchester.
Por un segundo todos permanecieron inmóviles, sorprendidos y tensos. El más joven de los cazadores observaba paralizado esos rostros huraños y hoscos que lo miraban sintiendo una extraña sensación de que ya había pasado por una situación similar con esas mismas personas que lo miraban con tanta rabia. Pero fue cuando fijó sus ojos en Collins y recordara a aquel que lo atacara en el hospital cuando la certeza de que estaba de nuevo en peligro tensionó sus músculos e instintivamente se preparó para luchar.
Que adoptara esa postura defensiva, los puños cerrados y la mirada dura fue lo que necesitó Owen para reaccionar y con un grito que sobresaltó a todos, incluyendo a Meg que no lo esperaba, saltó sobre Sam

-¡A ÉL!-gritó mientras se lanzó sobre el cuerpo del joven que ágilmente consiguió eludirlo propinándole un puñetazo que lo alcanzó en la mandíbula haciéndolo trastabillar hacia atrás.
Pero Owen era un hombre fuerte y contaba con la ayuda de sus dos secuaces que al mismo tiempo que Sam le pegara saltaban sobre él para sujetarlo con fuerza, ahorcándolo Collins desde la llave que formó con sus brazos sobre su cuello y el otro cazador dándole un puñetazo con tanta fuerza en sus costillas que hizo que se quedara casi sin aire.
Luchando con el dolor y la falta de aire que amenazaba con enviarlo hacia una oscuridad de la que no estaba seguro si iba a poder retornar dejó de luchar para liberarse en cuánto vio el cañón de una pistola apoyarse en su frente.

-¡Quieto chico! ¡No te muevas si quieres seguir viviendo!-le amenazó Owen tomando el control de la vertiginosa situación a la que Meg, desde el cuerpo de la joven poseída, observaba en silencio, sin mover un solo músculo, extrañamente tranquila.

Analizando las circunstancias una sonrisa macabra surcó sus labios y acercándose al cazador que parecía ser el líder del grupo y que en ese momento apuntaba a Sam le puso una mano en su brazo y le dijo

-¡Tranquilo! ¡No le hagas daño! ¡Recuerda que lo necesitamos!-agregó con una sonrisa ante la mirada dolorida del menor que con desilusión comprobaba que ella formaba parte de otra trampa en la que inocentemente había caído.

-¿Por qué Amy?-preguntó con voz ahogada, no solo por el daño que le causara descubrir el engaño sino porque también el maldito que le atrapara por la espalda apretaba su cuello con demasiada fuerza.

Owen la miró satisfecho alejando un poco el cañón del revólver de la frente del joven que los miraba con una expresión de dolor y desconcierto brillando en sus ojos verdes y respondió él en lugar de ella.

- Amy sabe como nosotros lo importante que eres para terminar con el Apocalipsis que tú comenzaste Samuel-le dijo con desprecio-Te necesitamos vivo, por ahora-agregó mientras con saña le daba un violento puñetazo que de inmediato hizo un corte en la mejilla del chico por el que corrió un hilillo de sangre.

-¡Maldito hijo de perra!-lo insultó furioso el dolorido muchacho recibiendo en respuesta la malvada risa del cazador-¡Sujétenlo fuerte!-le dijo a los otros dos hombres que sonrieron con la certeza de que el joven no la iba a pasar nada bien después de haber insultado así a Owen quien no se caracterizaba precisamente por su buen humor.
Otro puñetazo, esta vez al estómago, confirmó lo que ellos pensaran y se transmitieran con las sádicas miradas que se lanzaran.

-¡Basta!-protestó Amy mientras Sam intentaba respirar hondo para que el dolor desapareciera junto con las náuseas que el violento puñetazo le causara.

La risa casi demente de Owen le contestó y la mirada asesina que el cazador le dedicó le confirmó que no tenía intenciones de que ella interrumpiera su diversión. Pero aparentemente algo le hizo cambiar de idea y girando hacia la joven pelirroja la enfrentó con dureza tomándola con fuerza del brazo.

-¿Acaso estás loca? ¿Qué diablos hacías con el chico que no nos llamaste enseguida?-y entrecerrando los ojos con furia se acercó amenazadoramente a ella quien, a pesar del aspecto violento del cazador, le mantuvo la mirada con una seguridad a la que si Owen hubiera estado más atento le habría resultado extraña-¡Tienes mucho que explicarnos Amy y mejor será que seas convincente!-agregó con un tono duro y grave mientras le apretaba con mucha más fuerza el delicado brazo a la joven pelirroja que, sin embargo, no emitió ningún quejido de dolor mirándolo desafiante con un brillo tan oscuro y siniestro en la mirada que hizo dudar a Owen quien, frunciendo el ceño desconcertado, sólo atinó a decir-Pero ahora vámonos al refugio, después hablaremos de esto, te lo aseguro-y sin más la soltó violentamente justo en el momento en que el ronroneo grave y profundo de un potente motor detuviera su marcha en la playa de estacionamiento del lugar.
El cazador al que Sam hiriera en la pierna cuando sus poderes se manifestaran soltó un poco su abrazo al cuello del menor tratando de estirar su cuerpo hacia la ventana para identificar el causante de ese sonido que le trajo inesperadamente una sensación de nervios y temor que hasta ese momento no sentía, su corazón latiendo acelerado se sobresaltó cuando escuchó el golpe en la puerta y esa voz que él ya conociera

-¿Sammy? ¿Estás ahí?

Todos en la habitación se tensaron por la sorpresa inesperada y la mirada del castaño se iluminó con esperanza y alivio pero, de inmediato, la preocupación inundó su pecho y forcejeó con más fuerza para liberarse de la trampa de ese abrazo al tiempo que exclamaba con voz ahogada

-¡DEAN!

Detrás de la puerta el sonido ahogado de esa voz disparó todos los sentidos de protector hermano mayor al rubio cazador. Sus instintos a flor de piel le gritaron que ese sonido que apenas oyera era la voz de su pequeño hermano y, más que escucharlo, sintió en su alma que ese tono de voz era el que Sam hacía cuando lo llamaba en busca de su ayuda y protección desde que era un niño. Por lo que sin dudarlo un momento más sacó el arma que llevaba detrás de su chaqueta y con toda la furia, el valor y la determinación que le daba saber que su deber era mantener a su hermano a salvo se preparó para hacerle caso al llamado de su corazón por lo que se convirtió en el hombre peligroso que era cuando alguien, ya sea criatura sobrenatural o no, se atrevía a tratar de hacerle daño. Con todas sus fuerzas de una patada violenta tumbó la puerta que cayó sobre un sorprendido Owen que no esperaba semejante entrada.

-¡QUIETOS TODOS O LOS MATO!-gritó con odio Dean cuando rápidamente su mirada entrenada recorriera la habitación, alerta y tenso, manteniendo dificultosamente la ira que naciera en él cuando sus ojos se posaran con ansiedad en su hermano atrapado en el abrazo asfixiante de ese cazador que descubriera atacando a Sam en la habitación del hospital y su mirada notara el corte y la magulladura que un reciente golpe le había causado-¡Y tú, maldito idiota, quita tus sucias garras de él!-amenazó mientras amartillaba el arma dispuesto a ponerle un tiro entre ceja y ceja al cazador que solo apretó más fuerte el cuello de Sam haciendo que el joven emitiera un quejido de dolor que se hundió como una daga en el corazón de Dean quien., a pesar de la furia que le causara ver que le estaba haciendo daño a su hermanito, no se atrevió a disparar, a pesar de que estaba seguro de su puntería, porque sabía que además de Sam había otro rehén.
Amy lo miraba aterrada, paralizada junto a la ventana donde hasta hacía unos instantes se acercara para ver quién era el nuevo recién llegado y que desde que Dean entrara solo lo miraba.

-¡Dean! ¡Tengo miedo!-exclamó con voz desvalida la malvada demonio que fingía una debilidad y fragilidad que el mayor de los Winchester no podía sospechar que no eran reales.

El rubio, a pesar de que escuchara la voz apremiante y temerosa de la joven, no desvió su dura mirada de los tres hombres a los que continuaba apuntando con una furia que se mantenía contenida solo porque la fuerza con la que ese maldito mal nacido estaba apretando el cuello de su hermano menor y que hacía que el rostro del chico vaya cambiando de un tono blanco a uno rojizo, se intensificó y su rostro comenzó a tornarse azulino en cuánto Sam abrió la boca intentando decir algo y sus ojos brillaron intensamente como si estuviera asustado, cuando escuchó a Amy reclamarle ayuda a su amigo y salvador.
Temeroso de que el joven cazador cayera en la trampa que la traicionera joven le estaba tendiendo, simulando ser una indefensa víctima, intentó zafarse del agarre de Collins y decir algo pero éste, dándose cuenta de que la jugarreta de la chica pelirroja iba a volcar las cosas a su favor, solo apretó con más fuerza y saña al menor haciendo que las palabras que Sam estaba tratando de emitir desde el fondo de su garganta se transformaran en un ronco quejido de dolor y que sus ojos se cerraran con el peso de una inconsciencia que estaba ganando terreno en esa debilidad.

-¡SAM!-gritó Dean espantado al ver que estaba perdiendo a su hermano-¡SUÉLTALO HIJO DE PERRA!

-¡Baja el arma o dejará de respirar para siempre Winchester!-amenazó Owen poniéndose de pie.

Dean sobrepasado por la situación, con sus latidos golpeando desenfrenadamente en su pecho, apretaba la culata de su arma como si fuera la única tabla de salvación en medio de una furiosa tormenta. Indeciso, sabía que si la dejaba los tres iban a estar perdidos, pero también sabía que ese maldito era capaz de cumplir con la amenaza que había proferido.
Y no podía tolerar la idea de perder a Sam ahora que de nuevo lo había encontrado, por lo que con toda su atención fija en su hermano bajó un poco el arma y dijo mientras comenzaba a mover su brazo lentamente hacia abajo

-¡Déjalo respirar! ¡Ya la bajo! ¡Amy, acércate a mi, ven conmigo!-agregó luego preocupado también por la seguridad de la joven que sin decir nada caminó hacia él lentamente con una expresión asustada en su bello rostro.

Cuando llegó junto al rubio apoyó suavemente su mano en el brazo que sostenía el arma como acompañando la difícil decisión que sabía que el mayor de los Winchester estaba tomando.

-¡Bájala cariño!-le dijo en un susurro que parecía angustiado-¡Ya no podrás hacer nada para salvarlo!-agregó luego con un tono tan malvado que sorprendió a Dean haciendo que se estremezca ante la inesperada afirmación de quién estaba a su lado.
Un escalofrío recorrió su cuerpo cuando sorprendido y asustado como pocas veces en su vida ladeó un poco la cabeza para mirar a la cara de la joven que en ese momento le sonría con maldad y sus ojos negros fue lo último que el cazador viera antes de que un violento golpe en la frente que ella le propinara con la culata de un arma lo sumiera en la profunda oscuridad.
-------------------------------------------------------------------------

En fin,hasta acá llegamos!!! ((ggg)) Si gustó unas palabritas,please,con eso me conformo.Si no gustó también(aunque sepan que me deprimo triste.. con facilidad ultimámente,snif,snif ((awwww))

Hasta el jueves!!! ((hero)) Besos




Última edición por sammynanci el 30/11/10, 10:58 pm, editado 1 vez (Razón : me equivoqué en un acento,sorry,estoy obsesiva,además de depre,jejeje)
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por patriciamv3 el 01/12/10, 06:30 pm

Por qué tan depre Nancy?? ((nuse))
Gracias por postear el capi por mi, me emocione ((awwww)) pero si no quieres postear en el foro me lo puedes mandar como a Caro y obvio que quiero leer la nueva historia sobretodo si se trata de mi adorado Dean Baba2
Hablando del capítulo me re gusto, es que me encanta como escribes y/o describes los gestos, las miradas y eso conjugado con mi imaginación, me hacen un mega capitulo de SPN.
Ahora dime ¿por qué dejaste de ver la serie? , bueno es verdad que ha estado un poco deprimente y sobretodo ver a Sam sin alma, no es lo mismo, aunque el capi 9 fue de esos chistosos, yo nunca me habia reido tanto con un epi de SPN, asi que te recomiendo que lo veas.
Te mando un gran abrazo, para que subas el animo ¿ya?, y ten presente que acá en Chile tienes una persona que se preocupa por ti.
Besos!!
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por sammynanci el 04/12/10, 02:00 pm

Awwww!!! Patri!! Lo siento triste.. dije el jueves y ya es sábado,xd!!! Cómo pasa el tiempo y las obligaciones de la escuela donde estaba dando clases sumado a las despedidas y graduaciones de fin de año,hicieron que me demore.Pero ya terminaron las clases(al menos para mi ((yei)) )así que te dejo el capi que consta de dos partes(se me fue la mano escribiendo,xd,lo tuve que dividir) autista!
Con respecto a porque tan depre mira mi firma y algo entenderás(la que tiene a Sam y al escudo y los colores de mi equipo de fútbol,xd)
Es que lo pienso y lloro!!! triste.. Es loco pero cierto porque la similitud de lo que pasa entre dos de las cosas que más amo hicieron que me deprima: Mi Sam ya sabemos donde está y mi Central está en la "B" triste.. que es el torneo de segunda categoría en mi país(lo que equivale para nosotros (un club con 120 años de gloria):el INFIERNO mismo,xd!!!)
No puedo más,buaaaaaaahhhh!!!!.Encima están jugando HORRIBLE Insulto y la Sera no quiere mejorar las cosas Insulto Insulto Enojo así que en pos de mi salud he dejado las cosas que me hacen mal:NO voy más a la cancha y NO veo más Supernatural(al menos hasta que la depre se me transforme en enojo(y ahí si me pongo POSESA,jajajaj)(Al menos algo de humor aún me queda,xd)
En fin,cortando con el rollo porque sino me enrosco te agradezco muchísimo tus palabras,me has emocionado con tu apoyo y preocupación desde Chile y me encantaron tus elogios sobre como escribo/describo ((awwww)) Espero que este capi te guste y mañana sin falta posteo el otro.
BESOS!!!

Capítulo 24:

El llamado de la sangre

parte 1


Quizás no fue la voz del hombre lo que lo despertó sino el “hombre” detrás de esa voz. Su inconsciente le gritaba que durante años ese alguien lo había arrancado de la oscuridad de sus pesadillas para sentir, aún antes de abrir los ojos, el cálido contacto reconfortante de su mano frotando su espalda o apoyándose en su frente enfebrecida.
Escuchar ese tono sinceramente preocupado, intenso, y, aún sin estar plenamente consciente ni entendiendo las palabras que el sonido de esa voz estaban expresando, hizo que fuera atraído lentamente de la oscuridad para así rescatarlo de las garras del dolor y del miedo.
Y, como en un sueño, esa voz formó imágenes en la negrura de su inconsciencia y sin abrir los ojos pudo sentir que él estaba a su lado. Que su rostro preocupado, sus verdes ojos brillando intensamente con sincera ansiedad, iban a recibirlo en cuanto abriera los párpados para hacerle sentir una sensación de seguridad y protección quizás olvidadas por su memoria pero no por su alma que fue la que finalmente se estremeció ante el sonido de su voz y terminó por atraerlo de la oscuridad en la que había caído.

-¿De…Dean?-pronunció con un murmullo inconsciente el nombre de su hermano abriendo lentamente los ojos, con una voz pastosa y ronca que evidenciaba el esfuerzo que le costara pronunciar tan corta palabra.

-¡Sammy! ¡Sam! ¡Tienes que abrir los ojos chico!-le pidió el rubio en voz baja pero intensa al ver que su hermano los cerraba nuevamente en un evidente estado de debilidad-¿Me escuchas? ¡Sammy!-lo llamó de nuevo tratando de que al fin reaccionara y calmara la terrible preocupación que se había instalado en su pecho en cuanto él saliera con lentitud y pesadez del desmayo causado por el traicionero accionar de la pelirroja y, después de habituarse a la penumbra del abandonado lugar y mientras sentía un palpitante dolor de cabeza y la dureza de un piso de cemento enfriando su cuerpo entumecido, descubriera una inerte figura humana tendida a unos metros de distancia.
Cuando sus ojos verdes se posaron en ella su corazón se desbocó y todos sus instintos protectores se pusieron en alerta. Sus sentidos reaccionaron con la misma intensidad que su corazón y rápidamente se acercó al cuerpo de su hermano comprobando aliviado, al poner en contacto su mano en el cuello del menor, que bajo sus dedos la sangre de Sam recorría sus venas y que el latir de un pulso débil aunque constante se hacía sentir.

-¡Sam!-lo llamó nuevamente sin elevar la voz. Levantando la mano la apoyó sobre la frente de su hermano herido. No parecía tener fiebre pero su respiración era dificultosa quizás provocada por esa fuerza que lo estrangulara dejándole una notable marca roja ahí donde el brazo del cazador cercara su cuello.

Ante el contacto de la mano fría de Dean en su piel finalmente el menor de los Winchester abrió nuevamente sus ojos verdes. Su mirada ya más clara no reflejó más que alivio al encontrar delante de sí al joven que intentara rescatarlo y que, a pesar de lo difíciles que fueran las cosas, siempre lo miraba desde que lo conociera con un sentimiento que le transmitía seguridad y confianza.

-¡Hey!-le sonrió Dean en respuesta a la expresión de alivio que le transmitiera su hermano con la mirada-“Perdió la memoria pero no olvidó como poner esos ojos de cachorro perdido” pensó el rubio mientras lo ayudaba a sentarse-¿Estás bien?-le preguntó luego con ansiedad al sentir como Sam lo aferraba con fuerza de su brazo.

El menor cerró los ojos y suspiró profundamente. El color pálido de su piel asustó aún más a Dean que su silencio pero cuando a los pocos segundos los abrió de nuevo le sonrió agradecido trayéndole un poco de alivio a su palpitante corazón.

-Si Dean, ya estoy bien, gracias-le respondió finalmente con una voz que todavía sonaba un poco ronca pero cuando agregó-¿Y tú? ¿Estás bien?-un tono de evidente preocupación y angustia se unió a su voz e hizo a su hermano estremecerse emocionado.

No se acostumbraba aún a la idea de que a pesar de ignorar que fueran hermanos Sam podía llegar a sentir algo más que gratitud hacia él.
Dean lo había amado desde el día en que supo que iba a tener un hermanito y que el menor también lo quisiera todavía le resultaba extraño, lo hacía sentir vulnerable y desprotegido.
Él, Dean Winchester, tenía que ser el fuerte, el protector, el valiente. Ése era su trabajo, su vida y su responsabilidad. No quería ni podía desear otra cosa y el escuchar la sincera preocupación de quien ni siquiera lo recordaba llenó su corazón de una calidez llena de esperanza y de un alivio que no esperaba.
Quizás ni siquiera el olvido pudo borrar las huellas que se escapan de la memoria con el paso de los años pero que quedan grabadas en el alma cuando se entregan con amor y abnegación por lo que Dean se dio cuenta que aunque la memoria herida de su hermano lo olvidara todas las huellas de sus esfuerzos al criarlo todavía estaban latentes en su corazón.

-Estoy bien, no te preocupes-respondió tratando de que ocultar el nudo de emoción que se había instalado en su garganta.

Tenía que encontrar la forma de salir de ahí para poner a su hermano a salvo. Ésa era la esencia del verdadero Dean Winchester y lo que mejor sabía hacer. Cazador y hermano mayor, y él realmente amaba sus trabajos-¡Vamos Sammy! ¡Arriba, que tenemos que salir de aquí!-agregó suavemente pero con un tono enérgico que denotaba que claramente era una orden a la que el débil muchacho no pudo menos que obedecer.

Con esfuerzo se pusieron de pie y mientras una mano firme sobre su pecho sostenía su tambaleante peso el menor de los hermanos recorrió con la vista el lugar en que se encontraban arqueando inmediatamente las cejas en una expresión de sorpresa

-¡Dean!-exclamó asustado-¡Aquí me trajeron los demonios! ¡Seguramente Amy está con ellos!

El mayor frunció el ceño disgustado por la tensión y el miedo que su hermano expresó, tanto con su cuerpo como con su mirada, recordando al mismo tiempo haber visto vagamente las pupilas de Amy volverse dos piedras frías de ébano antes de que la oscuridad del desmayo se lo llevara pero, no queriendo asustar más a su hermano que se aferraba a su brazo como cuando era un niño y buscaba su protección y su seguridad, le dijo con firmeza.

-Sam. Los que están con Amy son cazadores. Son humanos como nosotros, así que podremos patearles el culo y salir de aquí. No te preocupes, estás a salvo conmigo-afirmó tratando de imprimirle a su voz una confianza que en esos momentos flaqueaba con las dudas que la revelación de Sam y los ojos que viera en Amy le traían.

Justo en ese momento se escuchó el crujiente sonido de una puerta girando sobre sus oxidados goznes. El rubio instintivamente se paró delante de Sam protegiéndolo del peligro que se abría paso desde la oscuridad tenebrosa de ese cuarto en ruinas que tenía un par de ventanas tapadas con vigas clavadas en toscas posiciones, cañerías rotas surgiendo desde las paredes abiertas con lóbregos y sucios agujeros y, en el techo, unas vigas de hierro asomaban apenas sostenidas por las ruinas que los huecos hechos por el tiempo habían causado en su estructura. A través de ellos se podían ver las luces de unas brillantes estrellas y apenas un pequeño pedacito de una luna que difundía una pálida luz en donde las sombras de las ruinas no eran negras.

-¡Oh! ¡Pero que tierna escena!-exclamó burlona la voz de Owen mientras ingresaba al lugar seguido de sus secuaces Collins y Logan-¡No se muevan ni intenten nada raro!-ordenó el cazador mientras el chasquido de armas amartillándose detrás suyo impregnó de amenaza sus palabras.

-¿Qué quieres idiota? ¿Por qué no nos dejas en paz? ¡Si eres tan valiente enfréntame sin armas!-le increpó el rubio con los puños crispados y el cuerpo en tensión, furioso por tener delante suyo a quienes habían lastimado a su hermano.

-¡No muevas ni un dedo Winchester! ¡No eres tú el que nos interesa así que no sería muy difícil pegarte un tiro!-respondió sombrío mientras avanzaba unos pasos hacia los hermanos haciendo que Dean se envare en una postura claramente defensiva y protectora de su hermano quien retrocedió un paso ante la mirada siniestra que le dirigió el cazador cuando pronunció esas palabras.
Los cómplices de Owen también se acercaban a los dos apuntándolos decididos con sus armas automáticas.

-¡No se atrevan a tocarlo o nunca en su vida tendrán descendencia!-amenazó el rubio cuando impotente vio como se abalanzaban sobre Sam tomándolo con fuerza brutal de sus brazos para alejarlo de su lado prácticamente arrastrándolo.

-¡Dean!-lo llamó el menor asustado haciendo que al rubio se le estruje el corazón de ansiedad e iba seguirlo pleno de furia cuando el cañón frío del arma de Owen hizo presión contra su pecho deteniéndolo. Con la preocupación reflejada en el brillo de su mirada observó como los cazadores llevaban a Sam que, a pesar que se resistía a la fuerza brutal de los dos hombres, prácticamente fue lanzado sobre una desvencijada silla cercana a la pared.

-Muerto no le sirves a tu hermano Dean-le susurró con maldad-Al contrario, creo que nos serás muy útil si tu hermanito se pone en rebelde de nuevo.

-¡No te muevas Samuel o les pegaremos un tiro a los dos!-le dijo a su vez Collins al menor mientras apoyaba el cañón de su arma en su cabeza haciendo que se quejara de dolor ya que el malvado cazador empujó el arma con saña sobre la herida causada por la bala que él había disparado hacía tan poco tiempo.

Escuchar el quejido de su hermano fue para Dean como recibir una puñalada en su corazón. Impotente veía con angustia como estaban atrapados en un callejón sin salida y, a pesar de que incontables veces estuvieron en peligro, esta vez estar amenazados por cazadores psicópatas lo había llevado al límite de la desesperación.
Su corazón palpitaba enloquecido, su frente se llenó de un sudor frío y el cansancio acumulado a lo largo de años de sacrificios y esfuerzos por mantener a su hermanito a salvo comenzaron a hacer sentir su agobiante peso.
Esta vez si morían iban a hacerlo como dos desconocidos y no como los hermanos unidos que siempre habían sido y, ese hecho, más el saber que si intentaba algo para escapar quizás el único que podría salvarse sería él, estaba haciéndole sentir un miedo que quizás nunca había sentido en su vida.
A pesar de eso mantenía la mirada dura, ni un ápice de duda o temor se reflejaba en sus ojos verdes y aunque por dentro sentía que se le estrujaba el alma sabía que escapar sin su hermano era algo que él nunca haría ya que jamás lo abandonaría.
Sam no estaba en condiciones de tener una pelea debido a la debilidad que la palidez de su rostro y un leve temblor que solo él percibía avisaban lo mal que se sentía.

-¡Hijo de perra!-le gritó al que dañara a Sam con el cañón de su arma-¡Voy a matarte!

Owen intercambió sarcásticas miradas con Collins. Con una sonrisa surcando sus labios recibió la amenaza del rubio respondiéndole a su vez con un violento puñetazo que tomó desprevenido al mayor que tenía su mirada rebosante de odio fija en el otro cazador.

-¡Dean!-gritó Sam al ver trastabillar a su olvidado hermano sintiendo una angustia palpitante en su pecho, un latido frenético recorriendo sus venas, y un desconcertante sentimiento que le gritaba desde lo más hondo de su alma que no quería perderlo o verlo herido-¡Déjenlo malditos! ¡Si es a mí a quién quieren dejen que se vaya!-les pidió con una angustia que se hizo eco en su voz y en el brillo de su mirada.

Ante la reacción del menor que observaba ansioso como Dean se incorporaba del suelo secándose con el revés de su mano la sangre de su labio partido, Owen hizo una seña a Logan para que controlara al rubio y, cuando éste se colocó junto al mayor de los Winchester amenazándolo en sombrío silencio con su escopeta, caminó hacia Sam mientras reía malicioso.

-Sammy, no te asustes-le dijo irónico-No le haremos daño si tú te portas como un niño bueno y colaboras-agregó ya junto al menor que lo miraba preocupado y tenso.

-¿Qué quieren de mí?-preguntó con desconfianza al ver como Owen metía la mano en el bolsillo interior de su chaqueta y sacaba una botellita llena de un líquido rojo y espeso-¿Para qué es eso?-agregó nervioso sintiendo que un extraño cosquilleo en su cuerpo tensionó sus músculos y aceleró su corazón.

-Sé que perdiste la memoria, chico y, si no hubiera sido porque este idiota te disparó, ya estarías de nuestro lado-le dijo mientras señalaba a Collins que frunció el ceño con disgusto al igual que Dean que lo fulminó con la mirada conteniendo a duras penas el impulso de reaccionar con violencia ante la revelación. Si esas armas no estuvieran apuntando a su hermano ya haría rato que habría desarmado al imbécil que tenía al lado-Pero como no recuerdas nada tendré que explicarte que es lo que queremos-prosiguió Owen mientras abría la botellita con un rápido movimiento-¿Ves esto? Es sangre de demonio y tú tienes que beberla para enviar de una vez por todas al infierno a todos los malditos que liberaste provocando el Apocalipsis.

Tanto Sam como Dean abrieron los ojos con espanto, uno por la locura que acababa de oír, y el otro por el temor de que su hermano cediera a la necesidad adictiva de beber sangre y volviese a caer en ese círculo vicioso del que ya se había librado.

-¡No Sam! ¡No lo hagas!-le pidió angustiado.

El menor lo miró cada vez más nervioso. Su corazón en un ritmo frenético aturdió sus sentidos cuando un extraño olor llegó a su nariz quemando el interior de su garganta con una sed que parecía resquebrajarla. Inconscientemente sus labios se entreabrieron y su mirada se fijó en la roja sangre que el cazador le tendía casi al alcance de su mano.

-¡No lo haré! ¡Estás loco!-exclamó finalmente Sam rompiendo el silencio expectante que se había generado a su alrededor.

Owen reaccionó furioso jalándole con fuerza del cabello apretándole luego las mejillas para obligarlo a abrir la boca y verter el líquido rojo en sus labios.

-¡Si lo harás, maldito fenómeno!-le gritó-¡Tú tienes la culpa de la muerte de mis amigos en manos de los demonios y con tus poderes vas a mandarlos de vuelta al infierno, lo quieras o no!

-¡Déjalo maldito! ¡No lo toques!-rugió Dean furioso intentando avanzar hacia su hermano pero fue detenido por el violento culatazo del arma del cazador que lo vigilaba quien, con fuerza brutal, golpeó sus costillas obligándolo a caer de rodillas al suelo casi sin respiración.

Ver a Dean lastimado nuevamente hizo que Sam se resistiera con más fuerza al agarre de Owen mirándolo con un brillo tan intenso de odio que el cazador pareció vacilar en su intento de obligarlo a beber. Finalmente lo soltó no sin antes darle un puñetazo que hizo al menor arquearse de dolor y después, poniendo el cañón del arma bajo su cuello, lo obligó a levantar la mirada.

-A pesar del monstruo que llevas dentro veo que aún tienes sentimientos y te importa lo que le pase a tu hermano ¿No Sammy?-le dijo sonriendo con malicia al ver el impacto que causaron sus palabras en el joven que en ese momento, al escuchar una revelación que no esperaba, sintió un dolor enorme adueñándose de su corazón.
No podía creer en la posibilidad de que quien estuviera diciéndole la verdad fuera el que quería hacerle daño y quien le había estado mintiendo todo ese tiempo fuera el que había hecho hasta lo imposible por protegerle.

----------------------------------------------
OPA!! La mentira se ha descubierto ¿Qué pasará?
((awwww)) Si ALGUIEN además de patricia quiere saberlo porfi deje un coment y ayude a esta alma deprimida triste..
Espero que te haya gustado el pequeño momento hurtDean (quizás falte algo más,jejejej)
¡¡¡Hasta mañana!!! YA FALTAN 2 CAPÍTULOS Y TERMINAAAA!!!! ((yei))
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por patriciamv3 el 04/12/10, 07:06 pm

Uy, ya me dejaste esperando con ansias la continuación, espero que Sam no se enoje con Dean por mentirle, fue una mentirita blanca (como dice mi mamá) jajaja, ...Ay como adoro a estos hermanitos y tus historias Nancy.
Bueno espero que mejore tu animo y espero el capi para mañana ojitos
Besos!!
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por sammynanci el 05/12/10, 10:48 pm

Hola!!! Gracias patricia por esta siempre acá y por la ansiedad de leer este capi.
¡¡¡Casi no cumplo mi palabra,xd!!! Recién hace un par de horas que llegué del club(que al menos aunque es un desastre el equipo de fútbol que ayer volvió a perder Insulto tiene unas playas hermosas junto a nuestro río Paraná además de hermosas piletas y grandes espacios verdes ((rr)) )Es decir que la depre casi se me fue al disfrutar un hermoso día de sol pero me acordé del capi que te debía y aquí estoy ((yei)) así que sin más charla ya mismo te lo dejo.
Espero que te guste y sobre todo disfrutes de la reacción de estos hermanitos a los que yo adoro también(bah,una mentirita blanca,jajaja,a Sam lo AMO!!!jejejej)
Buenooo, a leer:

El llamado de la sangre

Parte 2

-No…No es cierto-titubeó el menor, sus ojos brillantes con unas lágrimas que nacían desde su interior gritándole en silencio la verdad que sus sentimientos ya presentían. Buscó con la mirada a Dean quien con una expresión dolida por los golpes recibidos tanto en su cuerpo como en su alma lo miraba con una inquietante angustia.

Owen observó la expresión dolorida de ambos hermanos y con una malévola carcajada disolvió la tensa inquietud con la que los Winchester se estaban mirando.
En ese momento entra al lugar la joven pelirroja poseída por Meg. Caminó con lentitud hacia Sam y le sonrió con fingida dulzura, luego, miró a Owen con furia.

-¡Te dije que no sabía que eran hermanos! ¡Todos se lo ocultaron!-le recriminó enojada y luego se dirigió al menor que había bajado la vista cada vez más agitado y confundido-Yo te diré porqué Sammy-agregó mientras se acercaba al chico que la miró confuso.

Cuando ella llegó a su lado le acarició la mejilla inclinándose hacia su rostro y, de repente, le dio un beso profundo que sorprendió a todos. Cuando se separó de su lado volvió a sonreírle y le dijo-Conozco a Dean desde que eras un niño de apenas doce años y sé que desde siempre fuiste una carga para él-el rubio escuchó espantado esa mentira y el gesto de dolor que hizo su hermano fue como un golpe para él-Eres un fenómeno Sammy ¿Acaso no lo sientes muy dentro tuyo?-le murmuró cerca de su oído mientras apoyaba una mano en su cuello sintiendo bajo sus dedos la ardiente piel del menor de los Winchester que tensó sus músculos y sintió su pulso acelerarse enloquecido ante el contacto del cuerpo de Amy junto al suyo y por el extraño y amargo sabor que dejara en sus labios ese beso robado.

-¡Déjalo, maldita loca!-insultó Dean con la voz enronquecida-¿Por qué nos traicionas así Amy?-preguntó con el dolor del golpe recibido y el dolor de la traición reflejada en el rostro.

Meg giró su cabeza hacia el rubio sin dejar de tocar la piel de Sam, sonriendo con soberbia al sentir debajo de sus dedos el torrente acelerado de la sangre del menor latiendo en empatía con su acelerado corazón. Sabía que el chico se estaba desesperando por volver a probar la sangre que fugazmente le diera con ese beso y la sensación de poder que eso le daba la tenía exultante. Además, la expresión de angustia del cazador era una recompensa mucho más satisfactoria de lo que esperaba.
Los demás cazadores observaban en silencio la escena sin descuidar en ningún momento la vigilancia de los hermanos, atentos a cualquier intento de escape. Owen, más impaciente que los demás, se había acercado a Sam para apoyarle un cuchillo en su cuello lo que provocó que Dean ni siquiera intentara levantarse de donde había caído de rodillas.

-¿Lo ves cariño?-continuó la enviada del infierno-¡Me llama loca, no quiere admitir que estoy diciendo la verdad!

-¡Aléjate de mi mentirosa!-le dijo Sam con desprecio mientras que, ignorando la amenaza del cuchillo bajo su cuello, buscó con la mirada los ojos verdes del rubio

-Dean ¿Es verdad? ¿Somos hermanos?-le preguntó ansioso. En sus ojos brillaban a la vez la angustia y la ilusión.

-¡Dile de una vez Winchester! ¡Dile que no quieres a un demonio como hermano y que por eso le mentiste!-con malicia Meg lo apremió viendo gustosa como el nerviosismo, la ansiedad y el enojo crecían en el cazador que la había mandado al infierno hasta dejarle la piel más pálida de lo normal.

-¡Basta de telenovela!-recriminó Owen-¡En estos casos hay que ser más directos!-sin decir más apretó la punta de su cuchillo contra la piel del menor hasta que el quejido de dolor del más joven de los hermanos salió acompañado de un hilo de sangre que bajó hacia su camisa.

-¡NO! ¡NO LO LASTIMES!-gritó Dean extendiendo su mano hacia él como si así pudiera evitar que continuara hiriéndolo-¡Está bien, se lo diré, no le hagas daño!-se apresuró en decir el mayor mientras miraba a Sam que, al escucharlo, fijó su mirada expectante en los ojos verdes del rubio-Sí, es verdad. Sammy, yo soy tu hermano-confesó al fin con un tono de firmeza y dolor a la vez-No quería mentirte, lo siento. No les creas nada de lo que te digan Sammy, lo hice por protegerte-intentó explicarle pero, ante una señal de Owen, fue nuevamente golpeado por el rifle del cazador y ahogando un quejido sólo pudo inclinarse sobre sus rodillas respirando con esfuerzo en busca del aire que el brutal golpe le había quitado.

-¡Dean! ¡No!-exclamó Sam asustado sintiendo como esa revelación abría una herida dolorosa pero a la vez extrañamente cálida en su interior. Todos sus sentimientos desde que pasara más tiempo junto a él comenzaban a tener sentido y el dolor que había sintiera al tenerlo muerto en sus brazos cuando tuviera esas extrañas visiones le revelaban que hermanos no era sólo una palabra.

Sin decir nada más Owen entregó el cuchillo a Logan y con un ademán le señaló a Dean y, mientras él, Meg y Collins se quedaban junto a Sam, el cazador se dirigió hacia el rubio.
Al llegar a su lado sin decir una palabra cortó con un rápido movimiento el brazo de Dean rasgando la chaqueta de cuero del mayor que, junto al quejido de dolor, lanzó un insulto agresivo que solo recibió la risa de los presentes.
Espantado, el menor de los Winchester sintió como si el dolor de su hermano fuera el suyo. Sus sentidos se aturdieron bajo los latidos intensos de su corazón, su pulso acelerado latiendo en empatía con sus venas lo estaban mareando y un extraño cosquilleo comenzó a fluir dentro de su cuerpo arremolinándose en sensaciones intensas que parecían prontas a explotar dentro de él.

-¡Bebe ahora o el próximo corte va a ser en el cuello de tu hermano!-le dijo en ese momento Owen acercando el líquido rojo a su boca.

Sam sintió el aroma intenso quemándole su garganta, todo a su alrededor se distorsionó en borrosas imágenes y los sonidos desaparecieron de su entorno tapados por los frenéticos latidos de su corazón. Un palpitante dolor de cabeza acudió a sus sienes y un temblor cada vez más intenso se apoderó de su cuerpo. Sobrepasado por la intensidad de esas sensaciones se inclinó sobre sí mismo poniendo su cabeza entre sus manos ante la mirada desesperada del mayor que se daba cuenta que algo más que la angustia estaba atravesando el corazón de su hermanito.

-¡Sammy!-lo llamó con un intenso tono de preocupación.

Al oír su nombre en labios del rubio miles de imágenes se arremolinaron en sus recuerdos y, en todas ellas, siempre encontró a su lado protegiéndolo, cuidándolo, curando sus heridas, tomando su pequeña mano acompañándolo en sus primeros pasos, a Dean, su hermano mayor. De repente, después de esos segundos de intensas emociones, una poderosa sensación salió de su interior junto con un grito desgarrado.

-¡BASTA!-exclamó al tiempo que levantaba la cabeza y una mirada oscura se reflejó unos segundos en sus ojos.

De pronto, a su alrededor, fluctuó una onda invisible de energía y, tanto Meg en el cuerpo de la joven pelirroja como los vidrios rotos de las ventanas tapadas, salieron volando en distintas direcciones ante el asombro y el temor de los cazadores que quedaron inmóviles por la impresión que esa demostración inconsciente de los poderes del menor de los Winchester les causara.

Todos menos Dean quien aprovechó la oportunidad y saltó sobre Logan. En unos pocos segundos la situación se tornó caótica cuando con fuerza brutal lo golpeó con puñetazos duros y certeros a la cara dejándole la nariz y la boca ensangrentada y, antes de que los demás cazadores pudieran incluso reaccionar, le había quitado el arma que éste tenía en su mano dándole con ella un tremendo golpe en la sien que lo dejó inmediatamente fuera de combate.
Con rapidez el mayor apuntó la pistola hacia los demás cazadores justo a tiempo de ver como Collins levantaba su escopeta hacia la cabeza de Sam quien absolutamente agotado después de esa explosiva demostración de energía descansaba su cabeza en sus manos al parecer ajeno a todo, perdido en medio de su respiración agitada, su cuerpo envuelto en una serie de temblores que parecían disminuir paulatinamente.

Un segundo le bastó a Dean para que sus instintos protectores estudiaran la postura indefensa y dolorida de su hermano a merced de la mirada e intensiones asesinas de ese maldito cazador quien había sido el causante de la herida que ocasionara la amnesia de su hermano y que casi le cuesta la vida. Y fue otro segundo lo que hizo falta para que con determinación y seguridad levantara su arma hacia éste y con un tiro certero y limpio le atravesara la cabeza.
Sólo una vez había matado a un ser humano, aunque éste estaba poseído, en pos de salvarle la vida a su hermano y, viendo que su vida estaba en peligro otra vez, no lo dudó un segundo. Aunque el hecho de matar a un hombre podía llegar a causarle confusión o culpa, ello no consiguió que le flaquera el pulso ni que su corazón acelerado modificara su decisión. Era ese tipo o Sam y nunca iba a tener ninguna duda sobre su elección.

Luego de que los ecos del potente disparo se perdieron en las ruinas de la habitación el único que estaba en pie pero notablemente desconcertado y asustado era Owen quien solo había atinado, mientras Dean desarmaba al otro cazador, a correr al lado de Amy que había caído contra la pared cuando fue lanzada por el poder inconsciente de Sam.
Estaba intentado despertarla del desmayo que el golpe le causara cuando escuchó el disparo con el que Dean había acabado con la vida de su cómplice. Volteó la mirada hacia él, sorprendido por la potente detonación, pero cuando intentó tomar su rifle que había dejado en el suelo al correr junto a Amy se escuchó la voz del rubio que fuerte y clara le dijera

-¡Si tocas el arma te vuelo la cabeza, maldito bastardo!-al escucharlo Owen frunció el ceño con disgusto y levantando las manos lentamente se puso de pie.

En ese momento tanto Sam como Amy levantaron la cabeza ante el tono impaciente y enojado del mayor de los Winchester que con algo de alivio vio como su hermano se levantaba de la silla donde estaba sentado y lo miraba con preocupación.

-¡Sam! ¡Ven conmigo!-lo llamó de inmediato sin dejar de apuntar a Owen quien con una expresión de confusión y temor en su mirada giró un poco la cabeza al sentir el movimiento de la pelirroja a su lado. Grande fue su sorpresa y aún más su terror cuando la encontró parada a su lado y ella lo miró a los ojos sonriendo maliciosa. Repentinamente éstos se volvieron más negros que la oscuridad de la noche y antes de que pudiera decir algo una violenta fuerza lo lanzó contra la pared.

-¡Más tarde me encargaré de ti, renacuajo!-le dijo con desprecio al tiempo que los demonios que la acompañaban cuando se llevaron a Sam de la casa de Bobby entraban en el cuarto en ruinas y sujetaban al menor de los brazos ante la impotencia de Dean que cuando vio a Owen salir volando contra la pared enseguida apuntó su arma hacia la pelirroja aunque por dentro ya estaba seguro que con eso no iba a conseguir nada.

-Ya estaba harta de fingir que era una inocente niña-dijo Meg con sarcasmo mientras caminaba hacia el mayor-¿Acaso no me reconoces Dean?-le preguntó al rubio que la estaba apuntando con firmeza analizando con la mirada la situación en la que repentinamente se encontraban.

Con el corazón en un puño observó a los dos hombres que sujetaban a Sam y vio que éste apenas trataba de resistirse mirando con desesperación y temor como él apuntaba a la joven pelirroja con el arma.
El menor de los Winchester sintió su corazón latir precipitadamente ante el recuerdo que esa imagen trajo a su memoria. Había soñado con un momento así y al ver a su hermano salir despedido con violencia hacia la pared después de que la joven poseída hizo esa pregunta no hizo más que confirmarle que esas visiones no habían sido recuerdos perdidos.

-¡Dean!-exclamó el joven al ver como su hermano era atrapado contra la pared lanzando un quejido sordo ante la fuerza del impacto. Su peso fue elevado lentamente del suelo por una poderosa fuerza invisible que provenía de la mano levantada de la joven poseída quien, riendo satisfecha, observaba como el lento ascenso del rubio dejaba una huella de sangre en la pared ahí donde su brazo herido por el corte con el cuchillo la rozara.

-¿Meg? ¿Eres… tú.. mal..dita?-preguntó Dean con un jadeo entrecortado debido a la dolorosa presión que sentía en su cuerpo.

-Hace tanto tiempo que esperaba esta oportunidad Winchester. No tienes idea de la cantidad de formas en que imaginé que te mataría cuando llegara este momento-le dijo siniestra- Y pienso disfrutarlo muy, pero muy lentamente-aseguró con un tono frío y malvado mientras le dedicaba una sonrisa siniestra al mayor quien, en ese momento, trataba de liberarse de la invisible presión fulminando con la mirada a la mujer demonio-Además, esta hermosa pelirroja sí que tiene serios problemas contigo-agregó con una sonrisa- Te ama tanto como te odia así que creo que disfrutará lo que voy a hacerte sufrir.

Sam observaba todo con una angustia evidente sintiendo los latidos de su corazón golpear frenéticamente en su pecho y, aunque aún no recordaba nada, la certeza que sus sentimientos le gritaban calaban hondo en su alma. Iba a perder a Dean, se iba a quedar solo y nadie, nunca más, ocuparía en su corazón el lugar que siempre le perteneció a él, a su hermano mayor.
Al escuchar esas últimas palabras de la mujer demonio su corazón dio un vuelco y una palpitante sensación de furia se apoderó de su pecho tomando la fuerza de una convicción que se instaló en su alma para darle todo el valor que necesitaba. No iba a permitir lastimaran a su hermano y esa seguridad interior se trasladó a su cuerpo cuando con toda su energía se soltó de los demonios que lo sujetaban quienes, sorprendidos por una fuerza que no esperaban, cayeron hacia atrás dando sus espaldas en el suelo.
Al mismo tiempo que ellos caían el menor de los Winchester, actuando más por instinto que por decisión propia, se lanzó hacia el arma que Owen había dejado en el piso polvoriento al agacharse junto a Amy y, con la velocidad que la vida de cazador y el entrenamiento recibido le habían dado, la tomó para levantar de inmediato la mira de la escopeta hacia la chica disparándole dos veces para darle de lleno en medio de su espalda, ante la mirada sorprendida y a la vez orgullosa de Dean, que ansioso observara los rápidos movimientos de cazador experimentado que había hecho su hermano menor.
La joven recibió los impactos sin un quejido y cuando se dio vuelta a mirar a Sam sus ojos eran dos piedras frías de ébano que brillaban furiosas.

-Sammy, cariño ¿No recuerdas que a los demonios no los puedes matar con balas?-le preguntó irónica ante la mirada sorprendida y desilusionada del menor que vio que su esfuerzo por salvar a su hermano no había resultado-Sólo conseguiste matar a esta no tan inocente criatura así que al menos algo bien te salió en tu intento-le dijo irónica- Me sorprende que aún tengas fuerza como para sacarte de encima a esos idiotas- agregó mientras miraba a los demonios con furia mientras éstos se levantaban del suelo y volvían a sujetar con brutalidad al castaño ante la mirada preocupada de Dean que no conseguía liberarse de la fuerza que lo aprisionaba.

En ese momento miró a los ojos a su hermano y su expresión dolida y asustada afectó más al rubio que el peligro en que se encontraban. Como siempre anteponía sus necesidades a las de él y deseó con todas sus fuerzas que el chico no presenciara lo que la maldita de Meg tenía destinado para él.
Con el brillo de la preocupación que ese pensamiento le instalara en su pecho brillando en sus ojos verdes el mayor buscó a su hermano con la mirada y sus labios se entreabrieron en una triste sonrisa.

-Sammy, lo siento tanto-comenzó para, al menos con unas palabras, darle a su hermano el reconfortante momento sentimental que sabía que él necesitaba.

En ese momento el aire se agitó en un extraño remolino y el sonido de poderosas alas se escuchó justo antes que la figura de Castiel apareciera detrás de los demonios que sujetaban a Sam quienes, apenas sintieron la presencia del ángel en el lugar, giraron las cabezas hacia él para encontrar la muerte a manos del guerrero del cielo quien con su calma habitual contrastando con su mirada dura, apoyó sus dedos en las frentes de los seres del infierno que gritaron de dolor retorciendo sus cuerpos cuando destellos de luces blanco amarillentas surgieron desde sus ojos y bocas, soltando a Sam que tuvo que cerrar sus ojos ante la intensa luz.
Los abrió nuevamente cuando escuchó el golpe sordo que hicieron los cuerpos al caer al suelo. De inmediato su mirada buscó la de su hermano que observaba todo con una expresión de alivio y satisfacción. Al fin algo les estaba saliendo bien y ahora Meg tendría que vérselas con quien lo rescatara del infierno.
La mujer demonio presenció con una expresión de enojada sorpresa la muerte de sus secuaces pero con mirada astuta recorrió el lugar en busca de una salida ante la presencia amenazante que se dirigía hacia ella. Cuando sus ojos se posaron en el techo en ruinas una sonrisa de satisfacción surcó el hermoso rostro de la desafortunada pelirroja transfigurándola en una máscara de maldad y, en el segundo en que bajó la vista para mirar a Dean, dijo con un tono oscuro y amenazante

-Ni sueñes que te has salvado ¡Nos vemos en el infierno Winchester!-sin decir más y, casi al mismo tiempo en que Castiel llegaba a ella, un humo negro y espeso salió con ímpetu desde la boca de Amy que gritó de dolor con las pocas fuerzas que le quedaban.

El poderoso remolino subió hasta el techo y en uno de esos huecos hechos por el tiempo se arremolinó con inusitada fuerza. Al mismo tiempo tanto Owen como Dean que habían estado sujetos a la pared se soltaron de sus ataduras invisibles para caer pesadamente al duro suelo. Inmediatamente, el cobarde secuestrador se puso de pie y corrió hacia la puerta cercana para desaparecer en la quietud de la noche sin que Dean, que estaba poniéndose de pie, ni Castiel ni Sam que miraban hacia el humo demoníaco lo notaran.
El menor de los Winchester observaba la increíble escena más asustado y angustiado que antes. A pesar de que parecía que se habían salvado algo en su interior le gritaba que lo peor aún no había llegado. Su corazón palpitaba enloquecido, su frente se llenó de un sudor frío y todos los sonidos, los movimientos y las voces de su entorno se diluyeron como si estuviera cayendo en un pozo infinito cuando sintió en su pecho la seguridad de que lo que había visto en su visión en el motel se estaba cumpliendo.
Por eso, cuando el humo demoníaco se arremolinó con poderosa fuerza en torno a un hueco escuchándose luego el estrepitoso crujido de piedras y fierros rompiéndose, Sam no lo dudó un segundo más y se lanzó en una loca carrera hacia su hermano quien sorprendido veía como el chico arremetía contra su cuerpo como un toro desbocado. Y, en la misma fracción de segundo en que recibiera el aplastante peso de Sam y cayeran los dos al suelo dando ahogados quejidos de dolor, una viga de hierro desprendida del techo atravesó el espacio con ímpetu fatal para clavarse con fuerza en el exacto lugar en donde el mayor de los Winchester estaba parado ante la mirada sorprendida de Castiel que, sintiendo una preocupación y una ansiedad que no eran habituales en su flemática manera de ver las cosas, solo atinó a exclamar.

-¡Dean! ¡Sam! ¿Están bien?

Una maldición lanzada por una voz conocida le dio una respuesta

-¿Pero qué diablos pasó? ¡Me atropellaste como una locomotora Sammy! ¡Vamos, quítate!-protestó el rubio mientras trataba de sentarse. Al enderezarse un poco apartando el brazo de su hermano que había quedado sobre su pecho y pasar una mano por sus cabellos llenos de polvo, sus ojos descubrieron la vara clavada en la pared. Su rostro demostró la sorpresa que le causara descubrir que había estado a punto de morir atravesado por ese fierro y su corazón palpitó enloquecido preso de una repentina angustia que el desconcierto de descubrir lo que estuvo a punto de pasar le ocasionaron-¡Sam, me salvaste!-murmuró consternado pero, al instante, sus sentidos protectores se pusieron en alerta cuando no escuchó la voz de su hermano menor y pudo sentir que ese brazo que descansaba sobre su pecho protegiéndolo no parecía tener calidez ni movimiento alguno-¡Sammy!-lo llamó desesperado al tiempo que salía con rapidez de ese abrazo y tomaba a su hermano del hombro para girarlo con sumo cuidado para poder ver su rostro.

En ese momento sintió como era preso de un pánico profundo y paralizante, su corazón saltó enloquecido y un nudo de dolor se instaló en su garganta cuando vio la sangre caer descontrolada desde la anterior herida de su cabeza para recorrer la mejilla pálida de su hermano menor. Pero, lo que lo catapultó a un mundo sinfín de desolación, fue estrecharlo en sus brazos y sentir que debajo de su piel nada palpitaba y que quizás había llegado el día en que por siempre lo perdería.

-¡Castiel, haz algo, no respira!-gritó desesperado estrechando con más fuerza su abrazo mirando al ángel con los ojos llenos de unas lágrimas que ni siquiera se había dado cuenta que fluían desde la angustia de su alma.

El guerrero del cielo elevó sus hombros en un gesto compungido. Se sentía sobrepasado por la impotencia de haber perdido esos poderes que aliviarían la angustia de quien se había convertido en el único amigo que conociera en su milenaria vida. Con una sincera tristeza en su mirada sólo atinó a apoyar una mano en su hombro en un gesto que intentaba ser reconfortante pero que para Dean significó la certeza que ya nada ni nadie lo ayudaría.

-¡No Sam, no!-exclamó con un sollozo desgarrado hundiendo su rostro en el pelo del menor al que con fuerza y desesperación estrechó aún más contra su pecho meciéndolo como cuando era su pequeño hermanito y la necesidad de una mamá que no conociera llevaban al chiquillo a buscar refugio en los únicos brazos que lo arrullaban reemplazando la seguridad y la calidez de un amor que el maldito fuego demoníaco le había quitado llevándose en sus llamas a quien le diera la vida.
-------------------------------------------------

Espero que te(o les) haya gustado y que se les hayan escapado algunos lagrimones o mordido algunas uñas con este capítulo y sobre todo con el final. Si fue así me doy por satisfecha y si alguien más quiere agregar al comentario de patri:"adoro tus historias" se los agradeceré mucho (la esperanza nunca se pierde de leer otro coment,xd ((awwww)) )
Bueno,les digo que la vayan preparando kleenex porque el capítulo siguiente derramó varios lagrimones a quienes ya lo leyeron(y fueron varias personas,no como acá ((indigna)) ((tic)) )jajjajajaja.
Bueh,dejo de hacerme la graciosa ya que debe ser el sol el que me afectó y me retiro a descansar.
Mañana regreso,quizás tarde como hoy porque de nuevo me voy a la playa ((liiii))

¡¡¡¡VIVAN LAS VACACIONES!!!!! flogpan
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por patriciamv3 el 06/12/10, 10:09 pm

Que suerte la tuya de estar de vacaciones ...yo todavia no se cuando salgo ni a donde ir ((nuse))
El Capi me encanto, me lo lei en la oficina jajajajaj tempranito, pero no lo comente para que no se notara tanto! pero ¿por que mataste a Sammy? no ves que haces sufrir a mi Dean adorado Amor y al parecer lo seguiras haciendo sufrir malvada! , pero te quiero igual Felíz
Espero el capítulo de hoy...ya son las 23:06 ...ups me tengo que ir a dormir!!
Besitos!
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por sammynanci el 07/12/10, 10:36 pm

patriciamv3 escribió:Que suerte la tuya de estar de vacaciones ...yo todavia no se cuando salgo ni a donde ir ((nuse))
El Capi me encanto, me lo lei en la oficina jajajajaj tempranito, pero no lo comente para que no se notara tanto! pero ¿por que mataste a Sammy? no ves que haces sufrir a mi Dean adorado Amor y al parecer lo seguiras haciendo sufrir malvada! , pero te quiero igual Felíz
Espero el capítulo de hoy...ya son las 23:06 ...ups me tengo que ir a dormir!!
Besitos!

Awwwww!!! Todo tu comentario me encantó!!! Sobre todo el que me quieras igual ((awwww)) a pesar de lo que los hago sufrir(y sobre todo a tu adorado Dean) ((rr)) y a pesar de mis demoras. Ayer iba a dejarlo pero leí que te ibas a dormir y para que no tengas que leerlo en la oficina(sobre todo porque una amiga mía lo leyó en la oficina y a la mitad tuvo que dejarlo para que no la vean llorando triste.. ) no sé si serás de lágrima fácil o sentimental pero por las dudas y experiencias previas no lo dejé ((Pd))
Y hoy se me hizo tarde de nuevo, es que vuelvo tarde del río y hasta que cocino, lavo, guardo, preparo al niño para dormir y puedo ocuparme de mi se me hace siempre tarde,xd ((eew))
Pero lo prometido es deuda,así que acá va,espero lo disfrutes(es sin dudas mi capítulo preferido,xd ((awwww)) )

Capítulo 25:

Nunca estarás solo

Escuchar su dulce voz le hizo sentir que el vacío en el que se había hundido no era tan grande y que el dolor no era tan insoportable. Si aquello era la muerte era simplemente maravilloso.
Volver a escucharla le llenó el alma de un calor que el paso del tiempo había mitigado refugiándolo en un rincón de su corazón, negándose al olvido.
Por eso se esforzó una vez más en abrir sus ojos verdes pero, una tensa sensación de peligro y miedo erizándole la piel, contradecían sus intentos de responder al sonido de su nombre en sus labios.

-Sam-repitió cálidamente y él luchó una vez más por abrir sus ojos aunque la sensación de un terrible mareo hacía que no se diera cuenta si estaba de pie o tumbado, sólo percibía detrás de sus párpados una luz intensamente blanca-Sam-dijo una vez más su dulce voz, conmocionando hasta la fibra más recóndita de su ser.

-Jess…Jessica-murmuró emocionado ante la inesperada visión que se presentó ante él cuando al fin pudo buscar a esa voz con la mirada.

Ahí estaba ella, tan hermosa y angelical como la recordaba, su pelo rubio brillaba tanto como su hermosa sonrisa.
El corazón del joven, profundamente conmovido, se estremeció ante su presencia y la emoción agarrotó su garganta impidiéndole el uso del habla.
Sus ojos buscaron los de ella llenos de brillantes lágrimas que reflejaban todo lo que ansiara decirle desde que la perdiera sabiendo que ya nunca más iba a recuperarla al ver que ese fuego maldito se la llevara, arrancándola de su lado.

-Sam. Dime donde estás-le pidió llevando una mano hacia su rostro mirándolo fijamente.

Ante el contacto con su piel los vellos de la nuca se le erizaron y buscó en sus ojos azules la infinita ternura que ella siempre le profesaba. El frío glacial y la hipnótica maldad que parecían refulgir en su mirada no correspondían al angelical rostro que tenía adelante y su confusión se disparó al mismo tiempo que los latidos de su corazón se aceleraron frenéticos cuando la tensión del recuerdo de la visión de una Jessica que no era la que él amara se presentara en su memoria recordándole quien lo visitara en esa habitación de hotel del pequeño pueblo de Garber.

-¡Lucifer!-exclamó Sam asustado retrocediendo al contacto de su mano.

Jessica sonrió fríamente estudiando con una cínica mirada la reacción del menor de los Winchester, el verdadero recipiente de su cuerpo en la Tierra.

-Sam, no puedes luchar contra tu destino-le dijo con un tono perversamente comprensivo-Dime donde estás. Yo puedo aliviar tu dolor y también el de tu hermano-agregó viendo como la mención de Dean conmovía profundamente el semblante del joven quien, por primera vez desde que abriera sus ojos, miró a su alrededor ansioso y desconcertado ante la luminosidad de un lugar en el cual las siluetas y las formas de las cosas que quería distinguir desaparecían en medio de una vaporosa luz blanca.

-¡No! ¡Vete! ¡Déjame en paz!-exclamó con firmeza, pero no pudo evitar que un leve temblor en el tono de su voz demostrara lo asustado y confundido que se sentía acorralado en ese lugar desconocido.

En ese momento surgió desde la claridad perfecta y pura una voz tan cálida como una caricia y cuyas palabras estaban impregnadas de una fuerza, un valor y una determinación que sólo el amor le podía dar.

-¡Aléjate de mi hijo!

Jessica giró su cabeza lentamente para presenciar la aparición de esa mujer rubia que resplandecía como un ángel.

-¡Mamá!-murmuró Sam profundamente conmocionado. Si la visión de Jess le pareciera la representación de la belleza, ver a quien le diera la vida le llenó el alma de un calor enorme que lo envolvió por completo, dándole una inmediata y reconfortante sensación de paz.

Aunque ella miraba a Jessica con dureza su angelical rostro estaba tan blanco que parecía brillar, sus cabellos dorados relucían como el oro cayendo en ondulante cascada sobre el etéreo camisón blanco que llevara la noche en que diera su vida por aquel bebé que tanto amara.
Ningún rastro de sangre había en él y toda ella resplandecía como un ángel. Era la visión más hermosa que jamás vería, de eso estaba seguro. Y estaba tan cerca, tan al alcance de su mano que se negaba a cerrar los ojos para así evitar perderla de vista.
No sabía si estaba vivo o muerto pero, contemplándola, le importaba poco y, cuando su madre lo miró con tanta ternura, un nudo se instaló en su garganta haciendo que hablar le resultara imposible.

En ese instante, tanto el rostro como el cuerpo de Jessica se difuminaron lentamente, sus contornos tornándose borrosos parecieron moverse para entremezclarse entre sí hasta que la imagen de ella desapareciera para dar lugar al arcángel del mal quien, desde el cuerpo de ese hombre rubio, los miró sonriente.

-No siempre habrá alguien para protegerte, Sam. Y yo estaré ahí cuando llegue ese momento-le dijo sombrío-No podrás escapar de mí, es tu destino-agregó con tal seguridad que hizo al chico estremecerse de pavor.

-¡No! ¡Nunca!-exclamó con voz ahogada sintiendo la angustia atenazando su pecho como una garra helada.

-¡Deja a mi hijo en paz!-reclamó Mary mirándolo con firmeza, radiante como nunca lo había estado desde que apareciera. Su luminosidad pareció aumentar con cada palabra que pronunciara rodeándola por completo y, en el momento en que Sam sintió el cálido contacto de la mano de su madre en su hombro esa luz le llenó el alma con una fuerza que hizo que todo su entorno brillara, envolviéndolos en una vaporosa nube resplandeciente que confundió a Lucifer que los miraba atento.
De repente, no sin antes dibujar una sonrisa maligna en sus labios, el arcángel desterrado desapareció tan imprevistamente como había llegado.

Asombrado, con sus ojos verdes brillantes de lágrimas, Sam se volteó hacia ella con una sonrisa plena de paz y confianza.
Se sentía tan seguro teniéndola cerca, viéndola que en su corazón comprobaba que el cálido contacto con su piel no había sido olvidado a pesar de los años que estuvieran separados.

-Mamá-murmuró y poder decir esa palabra le inundaba el alma herida por su ausencia con un calor intenso que aliviaba cualquier dolor-¿Cómo…-quiso preguntarle pero una caricia en su mejilla selló sus labios y sus ojos ya no contuvieron la tibieza de sus lágrimas.

-Hijo mío, mi pequeño bebé-dijo ella dulcemente-Ya no queda mucho tiempo, tienes que regresar.

Sam sintió su cuerpo estremecerse emocionado. La sola idea de separarse de ella y dejar de verla le dolía como una puñalada.

-¡No!-dijo con voz herida-Si me quedo contigo Lucifer no me encontrará. Tú lo venciste mamá. Todo esto pasó por mi culpa ¡Perdóname! ¡Te fallé, les fallé a todos! Si no hubiera matado a Lilith…

-Sammy, mi amor, no te tortures-le dijo Mary interrumpiendo las palabras que en un torrente emocionado su hijo le expresaba-No fue tu culpa. Lo mismo hubiera pasado si era Dean el que la mataba. Ninguno de los dos lo sabía-le aseguró firme y, mirándolo con dulzura y seguridad, agregó-Deja que esa culpa se aleje de ti y guarda en tu corazón aquello que te mantendrá a salvo.

-Pero es que hay algo malo dentro de mí, mamá. Puedo sentirlo-sollozó angustiado.

-Hijo. Tu sangre está infectada, pero tu alma no ¡Escúchame, queda poco tiempo!-le pidió con intensidad haciendo que Sam la mire atento para encontrar en su rostro una sonrisa tan llena de amor como los ojos tiernos que lo miraban. Inmediatamente su angustia desapareció y, cuando ella apoyó su mano en su pecho, la paz inundó su alma-¡Escucha a tu corazón Sammy! ¡Nunca estarás solo! Todos los que te amamos vivimos en ti y Lucifer teme eso. Ése amor fue el que nos rodeó con su luz y esa luz está dentro tuyo, mi pequeño niño. No la pierdas y estarás seguro-le afirmó con una dulce sonrisa.

De pronto se escuchó la voz de Dean que desgarrada de dolor pronunciaba su nombre. Sam se sobresaltó aturdido y los dos voltearon la mirada hacia el lugar de dónde proviniera el sonido.

-¡Dean!-exclamó el menor conmovido-¡Está sufriendo mamá!-agregó mirándola entristecido. No quería dejarla pero sentía cada vez con más fuerza como el haber escuchado la voz de su hermano había estremecido hasta lo más profundo de su alma haciéndole sentir una imperiosa urgencia de acudir a calmar ese dolor que tan claro le había llegado cuando Dean lo llamara-Me necesita mamá-agregó esperanzado-Todavía me quiere a pesar de lo que hice.

Al oírlo Mary acarició sus cabellos con ternura mirándolo fijamente con una expresión tan intensa de amor que hizo que su piel resplandeciera como la luz de la mañana.

-Siempre te querrá, mi amor. Tanto como yo-le aseguró con firme dulzura mientras se inclinaba a besar su frente.

Su hijo menor recibió ese cálido beso cerrando los párpados emocionado, lleno de una paz y una seguridad que hacía tiempo no sentía. Respiró profundamente tratando de capturar en sus sentidos ese momento único y mágico, de que su perfume perdurara más allá de ese instante efímero y deseando con toda su alma que la tibieza de sus labios permaneciera en su piel para siempre.

Y fue ese momento cuando sintió como una lágrima caía en su mejilla rodando lentamente hacia su boca para hacerle sentir con su salado sabor que no estaba soñando por lo que lentamente volvió a abrir los ojos y una explosión de sensaciones inundó sus sentidos.
Lo primero que pudo percibir fue el conocido aroma de la chaqueta de cuero de su hermano a la que en forma borrosa distinguió en cuanto pudo abrir sus párpados y el oxígeno se abriera paso en sus pulmones. El salado sabor de unas lágrimas que no caían desde sus ojos se unieron al metálico gusto de la sangre que recorría su mejilla lentamente hasta llegar a sus labios y, en sus oídos, retumbaban los acelerados latidos de un corazón que no era el suyo.
Fuertes brazos lo estrechaban con desesperación pegando su rostro contra un pecho en el que siendo un niño había encontrado refugio para las pesadillas de sus noches.
Un suave vaivén lo mecía lentamente apaciguando el dolor que palpitaba en su cuerpo hasta alejarlo en un rincón de su ser y, cuando ese cúmulo se sensaciones lo recibiera al regresar a la consciencia, sin darse cuenta lo trasladaron a un recuerdo en el que los mismos brazos que ahora lo sujetaban lo reconfortaban y protegían.
Muy despacio movió su mano enredando sus dedos en la camisa del mayor quien, angustiado como estaba, no se dio cuenta de nada a pesar de que el ángel observara el movimiento de Sam y le apretara con más fuerza el hombro en el que apoyaba su mano para reconfortarlo tratando de avisarle del despertar de su hermano, pero fue justo en ese momento cuando Dean escuchó la voz inconfundible del menor decirle suavemente

-¿Me tienes, De?-al oírlo su corazón se catapultó emocionado llenando su cuerpo de un calor intenso que de inmediato trajo a su memoria un recuerdo que creía casi olvidado.


Flashback

-¡Bájate de ahí Sammy! ¡Ya mismo! ¡Vas a hacerte daño!

Un asustado Dean de apenas siete años veía a su hermanito haciendo equilibrio en lo alto de un tapial al que vaya a saber como diablos había trepado. Si no estuviera tan angustiado el mayor hubiera sonreído orgulloso de como ese pequeño inquieto y curioso había conseguido trepar tan alto.

-¡No Dean! ¡Mírame! ¡Puedo vuelar!

-¡Te digo que no, Sammy! ¡Los niños no vuelan! ¡Ven aquí!-le ordenó nervioso y, mirando al pequeño con el ceño fruncido le dijo mientras trataba de imitar la voz y la postura recia y dura de su padre-¡Si te haces daño yo mismo voy a matarte!-amenazó más desesperado que enojado.

El pequeño lo miró compungido, los ojitos brillosos, frunciendo el labio que tembló ligeramente ya a punto de llorar. Con apenas un susurro trató de explicarle a su hermano

-Pero…pero…es que yo soy un súpehuere-y con sus pequeñas manitos aferró la tela que vaya a saber como había conseguido anudarla a su cuello y acomodarla como una capa.

Dean entrecerró los ojos evitando la brillante luz del sol y lo miró mejor

-¿ESA ES UNA CAMISA DE PAPÁ?-le gritó mientras daba dos pasos hacia delante decidido a terminar con el riesgo al que la inocencia de su hermanito lo había llevado.

El chiquillo se asustó cuando lo vio caminar hacia él tan enojado, Dean nunca le había gritado, entonces se tambaleó y cayó hacia el vacío, porque para un niño de tres años un tapial de casi dos metros era el vacío.

-¡SAMMY!-gritó Dean espantado cuando lo vio caer pero, con los reflejos y la velocidad que sus instintos de hermano mayor le habían dado, se lanzó hacia delante justo a tiempo para atraparlo entre sus brazos antes de que el pequeño llegara al suelo. Los dos rodaron por el césped debido a la fuerza del impacto de sus cuerpos y a pesar del dolor que sintió en sus brazos el mayor no lo soltó, abrazándolo con fuerza lo sostuvo cuando ambos rodaron por la hierba.
Cuando al poco tiempo se detuvieron Dean se sentó sin prestar atención a su dolorido cuerpo sosteniendo al pequeño Sammy, que lloraba asustado, en su regazo

-¡Te tengo hermanito!-suspiró aliviado-¡Ya estás a salvo! ¿Estás bien? ¡Dime algo!-le pidió ansioso y preocupado.

El menor enredó sus deditos en la camisa de su hermano y lo miró. Sus ojos expresaban el alivio y la seguridad que le daban esos brazos.

-¿Me tienes, De?-preguntó suavemente repitiendo las palabras del rubio mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas cubiertas de pasto.

Dean pasó suavemente sus dedos por el rostro de su hermano, limpiando sus lágrimas y sacando las verdes huellas de lo cerca que habían estado de que algo realmente malo les hubiera pasado, lo miró a los ojos con una sonrisa en sus labios y le dijo

-¡Te tengo hermanito! ¡Yo siempre estaré aquí para ti!-y lo abrazó más fuerte como afianzando su respuesta ahí donde las palabras no le alcanzaban.

El pequeño sonrió dulcemente, todo rastro de dolor o miedo se borró de su expresiva mirada.

-¡Tú eres mi súpehuere!-exclamó contento mientras lo abrazaba.

Fin del flashback



Aunque los años continuaron pasando y, con ellos, aumentaron los peligros a los que Dean se esforzaba por mantener apartados de su hermano y que, a pesar de eso, comenzaron a cercarlo, cada vez que corría a rescatar a Sam o cuando despertaba al escuchar la respiración agitada de esas pesadillas que lo lastimaban le decía esa frase que había tomado como suya, para afirmarle con esas pocas palabras que él siempre iba a estar ahí.
Y como si fuera un juego o un código entre los dos el niño continuó siempre respondiendo a esa afirmación con esa pregunta hasta que, cuando los años pasaron, las olvidara más por vergüenza que por no usarlas ya que, aunque no las pronunciara, sabía que si volteaba la mirada, si necesitaba que lo rescataran del dolor de una herida o de las visiones y pesadillas que luego le atacaran, su hermano mayor siempre iba a estar con él sosteniéndole como un ancla.
Por eso escuchar esa pregunta en labios de su hermano llenó el alma de Dean de indescriptibles sensaciones pero sobre todo de un alivio inmenso. Sam ya lo recordaba.

-¿Sammy?-apenas se atrevió a murmurar temeroso que sólo hubiera sido un sueño pero cuando escuchó débilmente

-Dean…me…estás asfixiando-sintió como si el alma le volviera al cuerpo y que los dos minutos más largos de toda su vida se diluían en el recuerdo ante la cálida esperanza y alivio que inundó su pecho al tener a su hermano de regreso.

-¡Oh Dios! ¡Sammy! ¿Estás bien?-exclamó apartándolo de su regazo a fin de observar atentamente su rostro. A pesar de la oscuridad reinante para el rubio todo recuperó su luz cuando encontró su verde mirada fija en él y, aunque la sangre caía desde su herida recorriendo su mejilla, ver esa leve sonrisa desplazó todo rastro de dolor de su cara.

-Me duele la cabeza Dean y estoy sangrando ¿Te parece que estoy bien?-preguntó sarcástico y, ante la expresión perpleja del rubio, sonrió otra vez al tiempo que trataba de sentarse.
Éste se lo impidió inmediatamente apoyando con firmeza una mano en su pecho y con premura sacó un pañuelo de su chaqueta y lo presionó con toda la suavidad que le fue posible en la herida abierta del menor.

-¡Hey, tranquilo tigre!-le dijo con el ceño fruncido en repentino disgusto-Se soltaron unos puntos de tu herida seguramente cuando chocaste con uno de esos caños que sobresalen de la pared-le dijo mientras miraba hacia uno de ellos donde se veía la huella de la sangre que dejara su hermano al golpear con él-Además tienes una linda contusión de recuerdo junto a la herida-agregó con disgusto pero de repente y con un intenso tono de reproche exclamó-¡Maldito mocoso! ¿Cómo se te ocurre semejante idea? ¡Pudiste haber muerto! ¡Es más, parecías muerto! ¡Casi me da un infarto, te juro que si morías por esa locura tuya te resucitaba sólo para matarte de nuevo!

Castiel observaba a Dean con sorpresa sin poder creer lo que estaba escuchando. Desconcertado por el torrente de emociones de quien rescatara del infierno sólo atinó a retroceder unos pasos y dirigir su atención a la joven pelirroja que en ese momento moviera débilmente su mano.
El rubio no notó que el ángel se alejaba de él concentrado como estaba en atender a su hermano y sobre todo por el enojo que en ese momento estaba manifestando.
Sam lo miró sonriente más que seguro que las palabras del mayor no eran ciertas pero preocupado ante la furia de su hermano.

-¿De qué hablas Dean? No te entiendo-dijo confuso-En realidad no entiendo nada ¿Qué pasó?

-¿Qué qué pasó? ¡Trataste de hacer mi trabajo y casi mueres en el intento! ¡Eso pasó!-lo retó con mirada dura que contradecían las manos suaves que sostenían el pañuelo sobre la herida-¡Yo soy tu hermano mayor Sam! ¡Salvarte es mi trabajo, no el tuyo!-enfatizó serio. Él había logrado hasta ese momento mantener a raya sus emociones más profundas que amenazaban con abrumarle en esos instantes de angustia. Casi había perdido a Sam otra vez y eso era demasiado difícil de tomar-¿Y si no despertabas?-el rubio no pudo mantener la ira fuera de su voz cuando todo su miedo se derramó en sus palabras-¡Te perdí una vez Sammy! ¡No puedo hacerlo otra vez, no ahora!

Ante esa afirmación las imágenes de todo lo que había sucedido llegaron con claridad a la mente del aturdido joven que levantó la mano y se sujetó con fuerza al brazo de Dean que lo miró preocupado

-Dean, yo tampoco quiero perderte otra vez, no lo resistiría-afirmó conmovido-Además, somos hermanos y al igual que tú voy a cuidarte siempre la espalda. Para eso es la familia ¿O no?

-Perra-le dijo el rubio para evitar demostrar lo conmovido que se sintió al escucharlo.

-Idiota-le respondió Sam a su acostumbrado intercambio de palabras-Y ahora que está todo claro ¿Podemos irnos de aquí?-preguntó débilmente-Por si no recuerdas, estoy sangrando-le dijo seguro que con eso el rubio activaría todos sus instintos protectores para sacarlo de allí.

Inmediatamente el mayor de los Winchester afirmó con la cabeza y lo sujetó con fuerza de los brazos para ayudarlo a pararse. Con mucho cuidado y un poco de dificultad el castaño se puso de pie tambaleándose brevemente cuando al fin se irguió cuan alto era.

-Tranquilo, despacio-le animó Dean pasando un brazo del chico sobre su cuello y rodeándolo con firmeza de la cintura-¡Te tengo Sammy!-le aseguró, sus ojos verdes buscando su rostro para encontrar la mirada aliviada y una sonrisa agradecida de su hermano menor-Es mi trabajo protegerte Sammy, mi territorio. Y es lo que haré hasta mi último aliento no importa lo mal que se vean las cosas-le aseguró con un tono tan firme que borró toda la angustia que se había instalado en su pecho desde que las consecuencias del Apocalipsis habían comenzado a minar la seguridad y la confianza que habían forjado en su relación de hermanos.

-Gracias Dean, de verdad-le contestó el menor emocionado, sus ojos brillantes de lágrimas que pugnaban por escapar hacia sus labios.

-Para eso es la familia ¿O no?- el rubio repitió las palabras de Sam con una sonrisa resplandeciente en su rostro. Luego miró a Castiel que observaba en silencio arrodillado junto al cuerpo de la chica y una mirada le bastó para que la expresión del ángel le confirmara que ella ya no estaba viva.

Luchando para evitar que la angustia se apoderara de su alma y concentrándose en ayudar a su hermano, aclaró su garganta con un carraspeo y comenzó a caminar fuera del cuarto en ruinas sin prestarle atención a los cuerpos ahí tendidos, pensando solamente en salir lo más rápido posible del lugar para atender a Sam quien en silencio caminaba aferrándose a su brazo como absorbiendo de él la fuerza, la seguridad y la protección que su hermano mayor siempre le había dado y que, junto con esas sensaciones, llegara la calma que le trasmitía saber que Dean siempre iba a estar a su lado.
-----------------------------------------------------------------

MAÑANA LLEGA EL FINAL!!!! HAGANME SABER SI LES GUSTÓ ((awwww))

PLEASE? ALGUIEN? ((nuse))

BYEEEE PATRI!!!! Felíz

avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por patriciamv3 el 07/12/10, 11:16 pm

triste.. si, soy de lagrima facil triste.. y aqui estan cayendo por mi carita despues de leer el capi, (buena la idea de no enviarlo para que no lo leyera en la oficina).
Que lindo!!! ((awwww)) es que imaginarme a mi Dean llorando y aferrandose a su hermanito, ay, que más te puedo decir, me mataste con el capí y Sammy viendo a su mamá y decidiendo volver porque Dean lo necesitaba ((awwww)) ¿Como pudo pensar que Dean lo iba a dejar de querer?
Deberias mandarle algunas ideas a la Sera G. para que se acuerde de lo que queremos ver entre los bro.
Bueno antes de que mi hija piense que estoy loca por llorar frente al notebook, me voy a lavar la carita y esperaré el último capi de esta hermosa historia. Te pasaste Nancy de verdad, escribes muy bien ((rr)) Idola!! y el que no lee se lo pierde (qqq)
Besitos!!
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por sammynanci el 08/12/10, 09:51 pm

]quote="patriciamv3"] triste.. si, soy de lagrima facil triste.. y aqui estan cayendo por mi carita despues de leer el capi, (buena la idea de no enviarlo para que no lo leyera en la oficina).

Me imaginé que eras de lágrima fácil triste.. ¡¡¡¡Yo soy igual!!! ((awwww))

Que lindo!!! ((awwww)) es que imaginarme a mi Dean llorando y aferrandose a su hermanito, ay, que más te puedo decir, me mataste con el capí y Sammy viendo a su mamá y decidiendo volver porque Dean lo necesitaba ((awwww)) ¿Como pudo pensar que Dean lo iba a dejar de querer?

Es que ese amor de hermanos me conmueve hasta las lágrimas y me hace tanta falta ahora triste.. ((awwww)) ¡¡¡Estoy tan mal,xd que sigo leyendo y leyendo este capi porque como te decía es mi preferido!!

Deberias mandarle algunas ideas a la Sera G. para que se acuerde de lo que queremos ver entre los bro.

Más que unas ideas una CARTA BOMBA le mandaría Insulto Insulto Enojo ¡¡¡¡Cómo la ODIO,XD!!!Igualmente gracias por tu intención me encantó que consideres que es una idea buena para un capítulo!!! Por supuesto q es lo que yo también necesito!!!!

Bueno antes de que mi hija piense que estoy loca por llorar frente al notebook, me voy a lavar la carita y esperaré el último capi de esta hermosa historia. Te pasaste Nancy de verdad, escribes muy bien Sad(
rr)):

AWWWW!!!Muchas gracias!! No sabía que tenías una hija pero no te preocupes que no eres la única a la que un hijo mira como una loca,jajajaj,el mío tiene celos de Sam Amor


Idola!! y el que no lee se lo pierde (qqq)
Besitos!!
[/quote]

jajajajja!!! Me encantó esto:el que no lee se lo pierde,xd!! (qqq) No importa Patri,aunque vos sola siguieras los últimos capis de historia me doy por satisfecha,tus comentarios siempre me levantaron el ánimo!!! Te voy a extrañar!!! ((awwww))
Además ¿te cuento algo?:Por suerte en fanfiction donde la publico ya tiene más de 200 seguidores ((indigna)) ((tic)) ((yyy)) jajajaja

Bueno ahora si,basta de palabrerío(es que es el último y voy a extrañar hacer esto,xd)Igual vendré a agradecer!!! ((awwww))
Acá está el capi,espero que lo disfrutes!!!!(tiene momentos muy tiernos y algo de humor así no soy mala en el final,jejejej!!!)


Capítulo extra:

No hay camino sin ti

Los primeros rayos del alba engalanaban el cielo con sus tonos amarillos, rojos y anaranjados fundiendo poco a poco la oscuridad que retrocedía pálida ante la inminente llegada del brillante sol.
Las criaturas de la noche se retiraban a su descanso y el trinar de las aves despertaba a quienes comenzaban su día. Poco a poco las ventanas se abrían para recibir al astro rey terminando así con el silencio que la naturaleza les había brindado con su noche oscura en donde solo se oía el arrullo de los grillos cantando al paso del viento en las hojas.
Antes de que el bullicio humano se hiciera sentir sobre el despertar de la naturaleza el poderoso motor del Chevy del 67’ se escuchó potente en las calles semidesiertas.
Después de salir de las ruinas en donde casi perdieran la vida, los hermanos Winchester fueron llevados por Castiel hacia el estacionamiento del motel en donde estaba el Impala. No sólo por la ansiedad del rubio para recuperar su coche sino porque en él tenían el botiquín de primeros auxilios que siempre llevaban como una de las lecciones que su padre les inculcara.
Así que luego de hacer las curaciones básicas en las heridas de Sam y de que se despidieran del ángel que permaneciera con ellos vigilando atento, previniendo una posible represalia de demonios o cazadores, los hermanos Winchester salían de la ciudad en el auto que había sido su refugio y su hogar desde que tenían memoria.

-¿Sammy?-llamó Dean al mirarlo de reojo y verlo apoyado en el vidrio, su cuerpo reclinado en el asiento y los ojos cerrados.

-Mnmmg-gruñó el castaño entreabriendo lentamente los párpados-Tengo sueño Dean. Estoy cansado-protestó intentando enderezarse levemente.

-Lo sé Sammy, pero debes permanecer despierto. Podrías tener una conmoción. Ya conoces la rutina-agregó con un tono calmo que contradecía su ceño fruncido con preocupación-Hazlo por mí ¿Ok?

-Ya me siento bien Dean. Y ya te contesté tres veces las preguntas de rutina: mi nombre, mi edad, mi fecha de nacimiento. No te preocupes tanto-replicó Sam pero, en el acto y sin mirar a su hermano, se dio cuenta que para ese hecho era demasiado tarde-Está bien, no me duermo-agregó ansioso de llevarle algo de calma al rubio-Pero no pongas música que me va a doler más la cabeza con eso que tú escuchas.

-¡Hey! ¿Qué dices?-inquirió el mayor con aire ofendido pero, en el acto, bajó la mano que segundos antes dirigiera hacia la radio para encenderla-¿Paramos a comprar algo para el dolor o aguantas hasta el próximo pueblo?-le preguntó luego mirándolo con la preocupación brillando en sus ojos verdes.

Ver la mirada de su hermano alivió más a Sam que cualquier medicamento que pudiera tomar. Desde que se reunieran de nuevo luego de vencer al Jinete de la Guerra el más joven tenía miedo de perder para siempre no sólo la confianza sino también el cariño de su hermano mayor y todo lo que les había sucedido en esos días le había hecho recuperarlo. Ahora tenía de vuelta a su ángel guardián, su protector, y definitivamente no quería perderlo.

-“A veces vale la pena estar a punto de morir”-pensó el menor-“Otra vez”-se dijo luego con un suspiro mirando al rubio con la emoción de sus pensamientos reflejada en su mirada y, con un tono que denotaba lo intenso de sus emociones, le dijo-Gracias Dean, por todo.

El aludido lo miró con sorpresa. No esperaba un agradecimiento que aunque se transmitiera en pocas palabras la forma en que su hermanito lo miraba le decía mucho más que los sonidos que emitiera

-“¡Oh, no! ¡Momento sentimental a la vista! ¿Cómo puede todavía afectarme con esa mirada de cachorro perdido? ¡Maldita sea!”-pensó Dean dispuesto a no dejarse llevar por las emociones del momento. Era hora de cerrar su coraza y no demostrarle lo afectado que había quedado debido a los sucesos de las últimas horas por lo que lo miró y poniendo su mejor sonrisa descarada le dijo-No me agradezcas, no lo hice por ti-en ese momento Sam lo miró sorprendido-¿Acaso pensaste que iba a luchar yo solo con este lío del Apocalipsis?-preguntó sarcástico, quizás recordando como había comenzado el maldito problema y por el cual los dos se habían separado.

La expresión dolida con la que Sam recibió esa respuesta hizo que de inmediato el mayor se arrepintiera –“Yo y mi bocaza”-pensó al verlo, pero no tuvo tiempo de decir nada más ya que con una triste sonrisa su hermano le respondió.

-Tienes razón. Pensé en mis problemas, en alejarme de la caza hasta que me sintiera seguro-su voz titubeaba al igual que el brillo de sus ojos que dejaban traslucir el nacimiento de algunas lágrimas. Con algo de esfuerzo, respiró hondo y continuó- Sé que te iba a dejar luchar solo con esto que yo causé y…

-No digas más Sammy-lo interrumpió Dean con suavidad deseoso de no seguir con un tema que realmente no había tenido intenciones de sacar. En ese momento lo único que le preocupaba era la seguridad de su hermano y el chico no se veía bien como para sentir que ya estaba a salvo –“O al menos sano”-pensó el rubio mientras analizaba la palidez de su rostro, las heridas vendadas y las marcas de los golpes recibidos- No quise decir eso-empezó Dean pero de inmediato agregó-Mejor hablemos de otra cosa-el castaño lo miró expectante sintiendo algo de alivio ante esas palabras-¿Recuerdas todo lo que pasó?-le preguntó con un dejo de ansiedad en la voz.

Sam miró el paisaje que pasaba raudo por la ventanilla del pasajero concentrándose en recuerdos que le llegaban a la memoria en imágenes confusas. Frunció el ceño preocupado y dolorido, el brillo del sol estaba molestándolo bastante y una posible migraña se unía al ardor de los cortes recibidos. Escuchaba a su corazón latir con fuerza y su sangre recorriendo frenética sus venas le recordaba sensaciones que creía haber perdido. Se esforzó en tragar sintiendo su garganta seca y ardiente por lo que miró sus manos tratando de centrarse en un punto fijo que lo rescatara del torbellino en el que se había convertido su interior en cuanto trató de recordar lo sucedido.

-¿Estás bien Sammy?-interrumpió sus pensamientos su hermano que lo miraba con el rabillo del ojo ya dispuesto a acercase a la cuneta de la autopista en cuanto sospechara que algo iba mal con él.

El menor demoró unos segundos en contestar pero cuando lo hizo su voz sonó firme y segura aunque un poco débil

-Estoy bien Dean. Sólo estoy cansado-le dijo recostándose un poco más en el asiento-Y recuerdo bastantes cosas-agregó respondiendo a lo que anteriormente le preguntara-Sólo que después de que nos separamos y me dispararan, lo que pasó se vuelve algo confuso. Recuerdo un hospital, a Bobby, a Cass, también a Amy-enumeró con algo de nostalgia y continuó-Pero no estoy seguro el orden de las cosas ni si lo que recuerdo es real o si fue un sueño, no sé si me entiendes. Lo siento Dean, no puedo decir nada más-se disculpó algo ofuscado.

-Tranquilo Sammy. Es normal que estés confundido-comenzó el rubio cuando fue interrumpido por el sonido de una canción de Metallica en su celular. Enseguida metió la mano en el bolsillo de su chaqueta y mirando la pantallita le informó a su hermano-Es Bobby-le dijo mientras abría la tapa del teléfono para contestar. No alcanzó a acercar el móvil a su oreja cuando se escuchó la voz tronante del viejo.

-¡Dean! ¿Se puede saber dónde diablos estabas pedazo de idiota? ¡Me tienes al borde de un colapso sin saber nada de ti o de Sam!-le gritó-¿Rescataste a tu hermano? ¿Están bien? ¡Maldita sea, chico! ¡Contesta!

-¡Bobby! ¡Cálmate! ¿Cómo quieres que te conteste si no paras de gritar?-le dijo algo nervioso por la ansiedad del viejo que se había convertido en un segundo padre para ellos-Estamos bien, tranquilo. Y en gran parte gracias a ti que llamaste a Castiel para decirle que yo iba hacia Garber a buscar a Sam-agregó sonriendo agradecido más que seguro que del otro lado la misma expresión se vería en el rostro del viejo cazador.

-Tuve que llamarlo porque desde que me contaste que estabas llegando a Garber y habías hablado con Sam no supe más nada de ti ¿Qué diablos pasó?-le preguntó preocupado.

-Es largo de contar Bobby. Nos atraparon unos malditos cazadores que estaban tras Sam, además de Meg y sus demonios-agregó visiblemente enojado ante la mención de los que le habían causado daño a su hermano-Necesito que averigües lo que puedas sobre un tal Owen que cazaba con Collins y un tal Logan. Además puedes añadir a esa lista a Amy-dijo con un leve tono de tristeza ante el recuerdo de la hermosa y desafortunada pelirroja pero, no queriendo desviar su atención hacia lo que no fuera lo más urgente, continuó-Todos están muertos, pero ese Owen escapó y podría volver a atentar contra Sam. ¡Debemos encontrarlo!-exclamó con un intenso tono de ira que se traslució en los nudillos blancos de sus manos debido a la fuerza con la que tomaba el volante del Impala.

-Ya mismo comienzo a investigar. No te preocupes, no le daremos la oportunidad de acercarse a tu hermano-le dijo con firmeza y seguridad-¿Cómo está Sam? ¿Recuerda algo?-preguntó luego algo ansioso por el papel que jugara en la mentira de Dean.

El joven cazador ante la mención de su hermano se relajó del momento de furia que le había envuelto y dirigió su mirada hacia él para encontrarlo con sus ojos cerrados, muy quieto y pálido, apoyado en el vidrio de la puerta de pasajero con su ingobernable flequillo cayendo hacia delante tapándole casi todo el rostro. Su mentón se apoyaba en su pecho que subía y bajaba lentamente en una respiración suave y constante lo que causó algo de alivio al precipitado corazón del mayor quien de inmediato había colocado una mano debajo de su cuello para comprobarle el pulso.

-Duerme Bobby-contestó en un suspiro-Está bien. ¡Pero el que va a morir joven soy yo si me sigue dando estos sustos!-trató de bromear aunque no estaba muy seguro de que sus palabras no fueran ciertas sobre todo recordando cierto trato con la demonio del cruce de caminos.

-Te entiendo Dean, yo digo lo mismo con ustedes dos-le contestó el viejo amigo suspirando cansado. No podía negar que los amaba como si fueran sus hijos y que lo que les pasara lo afectaba sobremanera pero, antes de que la conversación derivara a palabras sentimentales que tanto él como Dean no eran afectos a usar, continuó hablando con su tono huraño-¡Te pregunté si el chico recuerda algo!

Dean se sorprendió ante el cambio en la voz del viejo amigo arqueando las cejas en una mueca confusa pero no queriendo molestar más al cazador le contestó enseguida.

-No me aclaró específicamente que recuerda y que no Bobby. Está confundido-miró a su hermano por un segundo y bajando la voz agregó-Recuperó la memoria pero no sé si se acuerda que le dije que eras su padre. En realidad aún no me dijo casi nada de todo lo que pasó.

-Ya recordará de a poco Dean, no te preocupes-trató de tranquilizarlo el viejo ante la clara ansiedad que notó en su voz-Cuida a tu hermano y llámame cuando necesites algo-agregó después a modo de despedida.

-Lo haré Bobby, te lo aseguro-afirmó el mayor cerrando luego el celular para guardarlo en la chaqueta y agregó para si mientras miraba al joven dormir-Las dos cosas.

Con un hábil movimiento viró el volante a la derecha para acercarse a la cuneta de la autopista en donde frenó con un leve derrape, el motor ronroneó grave y profundo hasta que se detuvo por completo. En el interior del auto el mayor de los Winchester se tomó unos minutos para si mismo respirando profundamente con los ojos cerrados mientras trataba de calmar su acelerado corazón que, desde el momento en que sujetara a Sam entre sus brazos, no dejaba de recordarle lo cerca que había estado de perderlo otra vez.
Buscó con la mirada el rostro de su hermano y con suavidad apartó el flequillo de su frente ladeándole con cuidado la cabeza hacia su lado inspeccionando con atención cada herida y magulladura en busca de una posible infección para luego apoyar una mano en su frente por si tenía fiebre. Como la encontró algo fría tomó una manta del asiento trasero y con ella arropó al chico que solo suspiró brevemente sin dar señales de despertar lo que provocó en Dean el regreso del antiguo recuerdo de un pequeñito Sammy al que tapaba en mitad de la noche porque su sueño inquieto había desplazado hacia el piso las sábanas de su cama. Sonrió ante esa imagen que llegó a su memoria concentrándose luego en verificar su pulso y los latidos de su corazón, respirando aliviado al encontrarlos suaves pero estables.

-Todo bien considerando lo cerca que estuviste esta vez Sammy-dijo en un susurro recordando que hacía poco más de tres horas lo había estrechado en sus brazos creyéndolo muerto, eso sin contar que nada más habían pasado casi cuatro días desde que los cazadores le dispararan. Ante ese recuerdo tan latente frunció el ceño con disgusto y volvió a observar detenidamente a su hermano sintiendo un torbellino de sensaciones en su interior. Ni con la peor de las torturas confesaría nunca lo que en ese momento estaba pensando pero, la soledad de la carretera y el silencio dentro del Impala, fueron sus mejores aliados y el rubio dejó fluir sus emociones mientras miraba dormir a Sam. No podía creer como todavía lo conmovía y le daba la misma ternura que cuando era solo un pequeñito que para dormir reclamaba su regazo y aunque el chico ya era todo un hombre, bastante grande por cierto, no podía dejar de sentir la necesidad de protegerlo pasara lo que pasara.

-Definitivamente tengo problemas con verte crecer hermanito-le dijo suavemente mientras acariciaba el revuelto cabello castaño con el mismo gesto de ternura que cada noche antes de dormir le hacía a su pequeño hermano-¡Y que me parta un rayo si necesito estar a punto de perderte de nuevo para admitir que no quiero seguir sin ti!-agregó emocionado pero con firmeza-¡O terminamos juntos con esto o morimos en el intento!-afirmó decidido a que sus caminos siguieran el mismo destino.

Como en respuesta a sus palabras el joven frunció el ceño respirando algo más agitado y, quizás en medio de una pesadilla, murmuró el nombre de su hermano quien enseguida apoyó una mano en su hombro y le dijo

-Tranquilo Sammy. Aquí estoy. Deja que tu hermano mayor se ocupe de ti y estarás a salvo-como si lo hubiera escuchado el Winchester más joven se relajó al instante y se arropó con la manta ladeando su largo cuerpo hacia donde proviniera la voz del rubio que sonrió ante la imagen que tenía ante sus ojos y, ya más tranquilo y relajado, dio marcha al motor del Chevy negro que rugió potente, movió la palanca de cambios mirando hacia la carretera y antes de acelerar hacia el camino dijo con una sonrisa que le iluminara el rostro como hacía tiempo no sucedía-¡Definitivamente me estoy volviendo viejo!

*************************************
Epílogo


Dos semanas después…

Dentro de la habitación de un modesto pero tranquilo hotel de la ciudad de Cedar Rapids en Iowa adonde el rubio condujera casi sin detenerse para alejarse al menos un estado de donde podía llegar a esconderse el maldito cazador que escapara, se encontraba el mayor de los Winchester caminando como un león enjaulado de un lado a otro de la habitación mirando el reloj constantemente mientras sujetaba el celular con fuerza a punto de llamar a su ausente hermano.
En ese momento lo sobresaltó la llamada inesperada que aceleró su corazón. Con disgusto vio que era Bobby y no Sam como esperaba.

-Bobby-contestó con un gruñido. En el acto el antiguo amigo se dio cuenta de que algo pasaba y ese algo, que era capaz de transformar el tono del joven en un sonido gutural que trataba de ocultar el tono preocupado, casi siempre era Sam.

-¿Pasó algo con tu hermano chico? ¿Se pelearon otra vez?-preguntó Bobby ansiosamente. Esas dos semanas que el mayor insistió que se tomaran como un descanso para que Sam se recuperara por completo habían pasado sin ningún problema y, aunque discutieron un poco cuando a los cinco días el menor insistió que ya estaba bien y que tenían trabajo que hacer con el Apocalipsis en plena marcha sobre la Tierra, el rubio no modificó su decisión diciendo que eso podía esperar y que lo más importante era que se recuperara por completo lo que consiguió que no hubiera ninguna réplica del más joven contento como estaba de que su hermano lo estuviera cuidando-¡Dean! ¿Qué pasa?-insistió Bobby ante el silencio del rubio que preocupado miraba por la ventana hacia el estacionamiento del hotel esperando ver llegar a su Impala y lo más importante a su “pequeño” hermano.

-Disculpa Bobby, no es un buen momento. Sam está bien, no nos peleamos, pero hace más de dos horas que le presté mi auto para ir a buscar la cena y todavía no ha regresado-le aclaró con un tono evidente de ansiedad y frustración ya que no sabía donde ir a buscarlo.

-Pero Dean-le retó el viejo- No puedes vivir constantemente pensando en que le puede pasar algo malo. Tienes que dejarlo crecer hijo, no lo asfixies-le aconsejó lo más suavemente que pudo consciente de la expresión furiosa que tendría el rubio en ese momento al recibir sus palabras y, el escuchar su voz, no hizo más que confirmarle lo que sospechara.

-¡Bobby! ¡Es de Sam de quién estamos hablando! ¿No entiendes? ¡Es mi responsabilidad!-casi le gritó pero respiró profundamente y le preguntó-¿Averiguaste algo de ese Owen? ¿Sabes dónde está?

-Para eso te llamaba. No se sabe nada, hijo. Ya alerté a cazadores amigos para que estén alerta si lo ven. Su nombre es Owen Nichols y era el tío de esa chica Amy ¿No la recuerdas?-preguntó luego.

Dean había fruncido el ceño al escuchar ese apellido que le sonara remotamente familiar pero la pregunta de Bobby asumiendo que la conocía disparó sus pensamientos hacia la época en que viajaban con su padre acompañándolo en sus cacerías, aunque la mayoría de las veces él se quedaba a cargo de cuidar a Sam

-¡Demonios!-exclamó sorprendido-¡Ya la recuerdo! Papá nos dejó en la cabaña de su padre cuando Sammy no tenía más de doce años y se fueron a cazar.

-¿Dejándolos a los tres solos?-preguntó incrédulo el cazador-¡Seguro que su padre no te conocía sino seguramente el que hubiera tenido que huir de su escopeta eras tú!-agregó sarcástico recibiendo una sonrisa fanfarrona del rubio que en ese momento estaba pensando cuanto había cambiado la chica que tuviera en sus brazos-De todos modos-continuó el viejo- ya no podemos hacer nada respecto a los cazadores pero si podemos continuar con nuestro trabajo ¿Están preparados ya?-le preguntó luego.

-¡En cuánto llegue Sammy saldremos a patear traseros Bobby!-exclamó con entusiasmo ya cansado de la larga espera autoimpuesta a pesar de que sus instintos de cazador le gritaban la necesidad de entrar en acción-¿Adónde hay que ir?

-Canton, Ohio. Algo extraño pasó ahí Dean, un tipo murió cuando su auto se estrelló…

-¿Qué tiene de raro eso Bobby? ¿Es que ahora somos de tránsito?-preguntó irónicamente, interrumpiéndolo.

-El auto no estaba en marcha hijo, estaba en un garaje-aclaró el viejo cazador rodando sus ojos al techo al escuchar el comentario del rubio. Sabía que cuando estaba preocupado hacía bromas tontas así que se lo dejó pasar-Llámame cuando estén ahí-le dijo y sin más cortó.

En ese momento golpean la puerta con suavidad por lo que rápidamente el mayor de los Winchester se dirigió a abrirla deseoso como estaba por el regreso de su hermano y, cuando lo hizo, su rostro fue pasando por una miríada de emociones: alivio, sorpresa, preocupación, desconcierto, enojo…
Delante de si estaba Sam acompañado por una anciana de alrededor de setenta años que lo tomaba cariñosamente del brazo. Eso fue lo primero que notó el rubio, lo segundo fue una venda de gasa que tapaba “algo” en la cabeza de su hermano menor que en ese momento lo miraba con una expresión compungida y tímida.

-Hola-dijo suavemente casi como si no se atreviera a hablar.

-¡Sam! ¿Qué pasó?-exclamó el cazador cuando al fin recuperó el uso del habla.

-Aquí traigo a tu hermano, cariño. No te enojes con él, fue mi culpa-dijo la anciana mientras acariciaba la mejilla de Sam con suavidad-Yo lo atropellé-confesó provocando el sobresalto inmediato del mayor de los Winchester que a duras penas consiguió controlarse -“Es una anciana, es sólo una anciana”-se repetía interiormente mientras trataba de dominar su primer instinto de reaccionar impulsivamente.

-¿Cómo dijo?-preguntó lo más calmadamente que pudo. Los tres continuaban parados en el umbral de la puerta cada uno expresando con el cuerpo el momento por el que estaban atravesando. El menor miraba a su hermano con la cabeza gacha, los hombros caídos y con una expresión inocente en sus ojos, la anciana sonreía dulcemente y sin soltar el brazo de Sam pasaba su mano libre por su mejilla acariciándolo como una maternal abuela, mientras Dean apretaba los puños, tenso, el ceño fruncido y todos sus instintos protectores disparados en un sinfín de direcciones.

-Mi auto no funcionaba y tu hermano se ofreció gentilmente a ayudarme-comenzó a explicar la mujer-Estaba mirando el interior del motor cuando me pidió que lo pusiera en marcha. Me equivoqué y saqué el cambio y el auto se fue hacia delante-en ese momento el rubio abrió los ojos con sorpresa, no sabía si reír o pegarle a algo-Por suerte pude frenar pero la tapa del capó se bajó de golpe y lo golpeó-agregó tocándole cariñosamente la cabeza en donde tenía la venda-Lo menos que podía hacer era traerlo contigo ya que no quiso que lo lleve a un hospital.

Los pensamientos de Dean se llenaron con un torbellino de preguntas ¿Traerlo? ¿Dónde está mi auto? ¿Hospital? ¿Bobby fue el que dijo que no viva constantemente pensando en que le puede pasar algo malo? pero a los pocos segundos lo sacó de sus cavilaciones la voz de la mujer que le preguntó

-¿Te sientes mal, cariño? Te has puesto muy pálido. Si quieren pueden venir hasta mi casa y les preparo un tecito de malva-ofreció dulcemente-Es bueno para el dolor de estómago-aclaró ante la mirada sorprendida del rubio que ya se sentía abrumado por tanta amabilidad y porque la situación se estaba tornando demasiado sentimental. Fue en ese momento cuando su hermano reaccionó y con un tono gentil y suave dijo

-Gracias señora, es muy amable pero no podemos aceptar, ya hizo demasiado por mí. No quiero causarle más problemas-Dean lo miró más sorprendido y enojado que antes –“¿Problemas? ¡Si ella lo atropelló!”-pensó ofuscado pero reaccionó enseguida y tomó a Sam de su brazo libre e intentó llevarlo hacia adentro mientras decía

-Yo me hago cargo señora, adiós y gracias-el rubio tuvo que detenerse al sentir que Sam no avanzaba hacia adentro de la habitación ya que la viejita no le soltaba el brazo por lo que la miró con el ceño fruncido. Ya estaba hartándose de la imprevista situación-Si lo suelta podremos entrar y podré hacerle el tecito-dijo sarcástico provocando una sonrisa divertida a su hermano que con suavidad se soltó de la señora e inclinándose para besarla en la frente como a una querida abuela le dijo con dulzura.

-Voy a estar bien señora, no se preocupe. Mi hermano mayor siempre cuida de mí.

Al escucharlo ella le sonrió y mirando a los hermanos con cariño les dijo

-Gracias a Dios por ello. Espero que siempre permanezcan unidos ¡Adiós cariño! ¡Adiós jovencito!-se despidió de los Winchester levantando la mano a modo de saludo y caminó lentamente por el pasillo del hotel mientras Sam y Dean ingresaban finalmente a la habitación.

De inmediato el rubio tomó de la cabeza a su hermano obligándolo a bajarla para así mirar el vendaje de gasa

-¿Estás bien?-le preguntó ansioso-¿Por qué tuvo que traerte? ¿Te desmayaste? ¿Necesitamos ir a un hospital?

El menor escuchó la catarata de preguntas con una sonrisa tímida e inocente

-Estoy bien Dean. Pero parece que el golpe afectó mi memoria nuevamente y he olvidado algunas cosas-el rubio abrió los ojos desmesuradamente, su corazón comenzó a palpitar enloquecido y una terrible ansiedad se apoderó de su alma acelerando su respiración y dejándolo momentáneamente paralizado temiendo escuchar lo que finalmente escuchó-No recuerdo donde dejé tu auto Dean-confesó con la expresión más inocente y compungida que el rubio hubiera visto en los ojos de cachorro de su hermano menor.

-¿QUÉ?-gritó Dean en el momento en que pudo soltar el aire que había quedado detenido en sus pulmones en cuanto escuchó esa confesión inesperada-¿Cómo que no te acuerdas? ¿Dónde estabas cuando pasó eso con la anciana? ¡Mi auto tiene que estar ahí! ¡Vamos a buscarlo!-exclamó cada vez más agitado dispuesto a dejar la habitación sin saber exactamente adónde ir pero no pudo seguir caminando porque se detuvo a mirar a Sam que no se había movido de su lugar y estaba mordiéndose el labio inferior por lo que se veía como un niño que esconde algo.

-¡SAM! ¡Vamos! ¿Qué pasa?-exclamó el rubio completamente ansioso y en menos de dos minutos el duro Dean Winchester estaba hiperventilando imaginándose a la grúa arrastrando su nena por las calles llevándola quién sabe a qué mugroso depósito.

-No me acuerdo donde me encontré con la señora-confesó el chico con un hilo de voz temeroso de la reacción de su hermano que quedó paralizado nuevamente ante esas palabras inclinándose luego para poner las manos en sus rodillas sintiéndose cada vez más mareado-¡Dean! ¡Cálmate!-le pidió Sam al verlo y acercándose al rubio pasó una mano por su espalda-¡Vamos hombre, respira! ¡Tranquilo, ya lo encontraremos, no te preocupes!

-¿Cómo, si no… te acuerdas? ¿Tendremos que… recorrer en taxi la ciudad hasta que… reconozcas el lugar? ¿Yo…en un taxi?-preguntó entre respiraciones entrecortadas cada vez más nervioso sin poder creer lo que estaba pasando.

-Al menos algo bueno hay en todo esto Dean, piensa en eso y cálmate por favor-le pidió Sam ya preocupado por el estado de su hermano mayor y, al ver la mirada inquisitiva con la que el rubio recibió sus palabras, le aclaró-Al menos no olvidé que somos hermanos ¿No te parece bueno eso?

Dean entrecerró sus ojos al escucharlo y una leve sonrisa apareció en su rostro.

-¡A veces no es bueno tener un hermanito! ¡Sobre todo cuando te molesta tanto para que le prestes el auto y después no recuerda donde lo dejó! ¿Justo a mi me tenía que tocar que pierdas la memoria dos veces?-protestó pasándose una mano por el cabello y, algo más tranquilo, abrió la puerta y salió al pasillo seguido por su hermano quien en ese momento sonrió con expresión traviesa la que inmediatamente transformó en una compungida en cuanto el rubio lo miró para asegurarse que lo seguía.

Dejaría a Dean buscar el Impala por un rato y después “repentinamente” recordaría donde lo había dejado. Después de todo el beneficio de haber recuperado completamente la memoria en esos últimos días le permitió urdir esta pequeña revancha. No quería discutir con su hermano el porque le había dicho que Bobby era su padre y que pelearan por enterarse hasta donde pensaba llegar con esa mentira, alejándose de él para salvarlo.
Lo más importante para él era haberlo recuperado y que Dean lo estuviera tratando como siempre lo había hecho era más que suficiente para hacerle sentir una fuerza y una esperanza que la ruptura del último sello casi le había quitado.
Si había un camino para terminar con el Apocalipsis había una sola manera de recorrerlo. Los hermanos Winchester juntos y no estaba dispuesto a renunciar a eso.

Fin

Autora:Nanci ((hero))
Bye!!! Besotes!!!

avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por patriciamv3 el 08/12/10, 10:39 pm

cheers Bravo!! bravo!!! (estoy aplaudiendo y de pie), me encanto el final, que tierno Sammy haciendole esa broma a Dean, que ya lo imagino hiperventilado por la perdida de su auto ((rr)) .
Me encanta esa relación de hermanos, ¿quien no quisiera tener un hermano mayor que se preocupara así por uno? Yo quiero un@ !! porque la que tengo no sirve mucho jajajaja.
Sinceramente te felicito, esta fue una gran historia, tuvo de todo un poco, me encantaron los dialogos entre los personajes, las descripciones de cada uno, incluso cuando escribias sobre el auto y los rugidos del motor, ((awwww)) Que escribes lindo!!!!
Bueno espero no perder el contacto, te mando por MP mi correo ¿ya?

Por suerte en fanfiction donde la publico ya tiene más de 700 seguidores ((indigna)) ((tic)) ((yyy)) jajajaja
¿Qué es fanfiction? sorry por la ignorancia bubu

Finalmente Tremenda historia!!!!!
Besitos!
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I´ll sleep when I´m dead ( Descansaré cuando esté muerto)mi 2 fanfic

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.