ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por sammynanci el 07/01/11, 11:47 pm

Hola!!
Aquí estoy de nuevo(figurita repetida,jajajaja) para publicar el prólogo de mi primer Teenchester.
En un arranque de inspiración comencé a escribir lo que creía iba a ser un one shot pero mi pasión sobrenatural pudo más y al pasar la octava hoja de Word decidí separarlo en este prólogo más dos o tres capítulos como mucho. (Tranquilas que no serán veinticinco, xd!!!) O sea tranquila patricia y cassandra que creo serán las únicas en leer,jajajaja!!!!
Como siempre y para serle fiel a mi amado Bon Jovi este mini fic tiene como título uno de los temas que más amo de él (aclaro para las que no saben que mis fics llevan nombres de sus canciones, sólo fallé con Esencia porque no combinaba con ninguno,xd)
Su título breve pero significativo tendrá su porque en el contenido de esta historia así que si quieren saberlo sólo tienen que leer.
Disclaimer: Todo de Kripke y de la CW (si fueran míos, si fueran míos (suspiro ilusionada porque soñar no cuesta nada)
En esta historia Sam tiene 16 años y Dean acaba de cumplir los 21 (awww,qué adorables,xd!!!!)
Desde ya muchas gracias a todas aquellas que lean y sobre todo a las que se animen a dejar un comentario(repito que soñar no cuesta nada y quiero que sepan que estos comentarios son el mejor remedio para la falta de inspiración o el bajón anímico!!!)
Ahora sí las invito a leer así se hace menos tediosa la espera hasta el 28 de enero!!!
((awwww))

“Always”
(Siempre)

Prólogo

Marzo 1999

En un bosque al norte de Minessota…

Amanecía en el bosque helado. Detrás de los altísimos pinos nevados los tonos amarillos, anaranjados y rojizos de los rayos del sol pintaban las esponjosas nubes preanunciando la inminente llegada del astro rey en el comienzo de su recorrido por la bóveda celeste.
Hacía frío todavía y las gotas de rocío brillaban congeladas desde las primeras hojas que aparecieran en los árboles como un claro signo que la templada primavera estaba cada vez más cerca.
La vida oculta dentro del bosque aún continuaba a la espera de los tibios rayos del sol para comenzar su febril actividad preparándose las ardillas, las comadrejas, los ciervos, los renos y otros pequeños animales para salir en búsqueda de alimentos, constantemente alertas, olisqueando el aire que era empujado por el viento desde las cercanas montañas nevadas, percibiendo hasta el sonido más tenue dispuestos a correr ante la menor señal del peligro de los colmillos de los lobos u osos que recorrían el bosque acechando atentos a la primera oportunidad de caer sobre una presa fácil.
La constante danza de la vida y la muerte, el eterno equilibrio entre depredador y presa se había mantenido inalterable en el antiguo bosque pero, hacía una semana, una salvaje criatura había despertado de su letargo acabando con el orden natural de las cosas y con la vida de un par de osos y otros animales con una violencia inusitada.
Pero no fue hasta que unos desafortunados cazadores de ciervos se toparon con el monstruo y uno de ellos sobreviviera al salvaje ataque con las marcas sangrientas de unas garras atravesándole su espalda que los Winchester fueran a investigar lo que las autoridades habían clasificado como ataque de oso y sólo ellos prestaran atención al aterrorizado balbuceo del hombre que repetía que un horrible demonio los había atacado.

Ya llevaban cinco días recorriendo el bosque en busca de pistas, de ese rastro que los condujera a la guarida de ese maldito Wendigo antes de que encontrara otras víctimas a las que almacenar como alimento para pasar así largos años hasta que fuera tiempo de reaparecer para aterrorizar nuevamente a todo el bosque.
Les parecía extraño que, de acuerdo con sus últimos descubrimientos en los registros de la biblioteca local, los ataques que se habían registrado desde 1880 hasta bien entrado el siglo 20, cuando se habían detenido misteriosamente, sólo habían tenido lugar en la zona cercana a la ciudad de Roseau por lo que las pistas de este posible Wendigo en las cercanías de Upper Red Lake a varios kilómetros al este de la zona original de los ataques era lo que los había conducido a ese lugar ante el hecho de que un ser sobrenatural no habitual en ese bosque hubiera hecho su aparición ahí.

La familia de cazadores comenzaba a frustrarse al no conseguir nada firme todavía y, aunque habían establecido campamento en una de las cabañas de guardabosques cercana a un río cristalino que fluía espumoso desde las montañas no muy lejos de un camino de tierra abierto entre los árboles por los leñadores de un aserradero, los Winchester no habían regresado a él por las órdenes de un obstinado John que se había empeñado en encontrar a ese Wendigo aún si en el proceso tenían que dormir a la intemperie en completo silencio, sólo protegidos por el círculo anasazi y un fuego minúsculo que no conseguía entibiar sus cuerpos entumecidos.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Quieren saber que pasa con la familia Winchester en el bosque helado? [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] ¿Si los hermanitos más hermosos de toda la televisión correrán algún peligro no sólo físico sino también emocional? [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Sólo tienen que esperar el capítulo número uno y lo sabrán!!!!! [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

No demoraré lo prometo, a más tardar el domingo lo dejo!!!!! [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Please [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
algún comentario para saber si les ha gustado? [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

GRACIAS Y SALUDOS A TODAS!!!! [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


P/D:Quería aclarar que los lugares mencionados así como los registros de ataques de Wendigos (al menos eso creían quienes los escribieron) realmente existieron en Roseau Minesotta desde el año 1880 hasta la primera mitad del siglo veinte cuando desaparecieron misteriosamente las muertes y avistamientos. Estos registros figuran en la Biblioteca de dicha ciudad y gracias a google y mi febril búsqueda (emulando a mi Sammy ) [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] pude encontrar.

Hasta el domingo!!!! [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por cassandra_2010 el 07/01/11, 11:57 pm

Lo publicaste!!! Lo publicasteee!!!! Qué lindoooo. Estos son los chicos/ hermanos más adorables de toda la historiaaaa. Un teenchester siempre es bienvenido, ya que arroja luz (al menos imaginaria) sobre ese período de la vida de los chicos que no tenemos oportunidad de conocer a ciencia cierta. Además está John... y este hombre siempre es bienvenido en los fics aunque a veces me de ganas de matarlo, xD!!!! Y de adolescentes me gustán más todavía los winchis... No tardes en actualizar, please.... Amor
Y te sigo, eh?!!!!!
PD: genial la investigación, geek girl!!!! Emulando a tu ídolo como siempre, vos!!!! Ahora, pasando al fic en sí.... ¿qué van a encontrar? ¿qué va a pasar? No creo que sea una cacería normal... y donde están los winchis no dura la calma y las cosas tienden naturalmente a complicarse, así que... espero complicaciones y líos.... y conociéndote a vos, deben ser flores de líos.... en fin... no nos dejes mucho más con la intriga. La próxima vez me vengo con la insulina lista, porque imagino que el azúcar se me va a subir ¿no?
avatar
cassandra_2010
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 393
Edad : 47
Localización : con Sam y con Dean, dondequiera que vayan...
Fecha de inscripción : 03/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por patriciamv3 el 08/01/11, 12:20 am

((awwww)) Los Winchis adolescente, que ternura, pobrecitos en el bosque, con frio. Aqui se ofrece voluntaria para darle un poquito de calor a Dean obvio, Sammy es tuyo. ((rr))
Me gusto la idea de saber de la vida de los Winchis antes de la que conocemos y bueno como es habitual aqui va: ojitos para que publiques pronto la continuación.
De verdad te extrañaba mucho!!
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por sammynanci el 10/01/11, 08:41 pm

Hola amigas!!!Muchas gracias por acompañarme en esta nueva locura,jajajaja. Me alegro mucho que les haya gustado y que además dejaran sus lindos comentarios.
cass:Hermanita sé que nunca me fallarás y como la única que tiene el privilegio de poseer los derechos a tener spoilers de esta historia debo asegurarte que sin tu apoyo y entusiasmo nunca la habría publicado [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Me conoces bien y puedo decirte que varios líos se avecinan [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] coincidimos en todo lo sabes,más adorables que estos chicos no existen [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Gracias por lo de geek,jejejej!!! Besotes!!
Patri:Hola!!Me alegro que nuestra conversación en el chat haya rendido sus frutos y que no sólo me sigas por aquí,jeje y más que nada me alegro que sabes que Sammy es mio,jajajaja (aunque debo recordar sus tiernos 16 años en este fic,xd) [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Debo reconocer que esto [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] siempre surte efecto,jajajaj,por eso acá va lo que sigue en la historia a la que no numeraré por capítulos ni pondré nombre(o sea título)a cada parte porque todo está unido por la misma idea (que era hacer un oneshot pero que el haber excedido las 12 hojas lo eliminó de esa categoría,jajajaj)
Bueno,acá vaaaaa!!!!

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


Y fue al amanecer del sexto día con el sol asomándose en el bosque frío cuando se escuchó por el camino el ronroneo poderoso del Impala del 67´. Dentro del auto un ceñudo Dean Winchester luchaba con sus sentimientos encontrados. Frustrado,enojado, tenso por no continuar cazando manejaba en silencio, los labios apretados y los puños ciñendo con fuerza el volante, tanto que los nudillos se le tornaban blancos. Aunque al mismo tiempo, con la preocupación brillando en
su mirada, frecuentemente observaba de reojo el asiento del copiloto donde su hermano pequeño se acurrucaba contra el vidrio, las mejillas enrojecidas y los ojos brillantes como claros indicios de una fiebre que había comenzado de repente un par de días atrás.

Obstinado y orgulloso como era, el menor de la familia no había dicho nada acerca de su incipiente malestar tratando de evitar el reproche de su padre si llegaba a causarles retrasos o problemas. Ya tenía
suficiente con las discusiones que los enfrentaban cada vez con más frecuencia cuando el patriarca de los cazadores le reclamaba que pusiera más interés en las cacerías que en los estudios y la escuela por lo que se concentró en la caza tratando de mantener a raya los escalofríos, el cansancio, el constante dolor de cabeza y las claras señales que le indicaban a su cuerpo que necesitaba descansar.

Pero,aunque lo intentó, no pudo escapar de la escrutadora mirada de su hermano mayor quien luego de rondar cerca suyo, vigilándolo como una mamá gallina a sus polluelos, lo descubrió tomando unos analgésicos del botiquín de primeros auxilios y, aunque en ese momento no le dijera nada, aprovechó cuando al fin se habían detenido a descansar y el chico se quedara inmediatamente dormido, para poner una mano en su frente y confirmar
lo que ya sospechara. Su hermanito tenía fiebre y tenía que sacarlo de ese bosque si no quería que empeorara.

El problema era convencer a John Winchester quien consideraba que Sam era lo suficientemente fuerte como para seguir con la cacería aunque unas líneas de fiebre lo debilitaran y, aunque Sam aseguró que podía continuar, Dean fue el que esta vez discutió con su padre sobre las consecuencias de arrastrar a su hermano a una cacería peligrosa en el estado en que estaba.


-¡Es peligroso papá!-le repitió por décima vez-Sam podría resultar herido o muerto ¿Acaso no te importa eso?-le había dicho cada vez más furioso ante la sorprendida mirada de su hermano menor y la dureza del rostro del ex marine acercándose a pocos centímetros de distancia.

-No me hables en ese tono Dean. No voy a repetírtelo otra vez-la amenaza en su voz era tan nítida y dura que obligó al rubio a desviar la mirada hacia su hermano que lo miraba ansioso pidiéndole con esa expresión de preocupación y vulnerabilidad que sólo él era capaz de poner que no siguiera metiéndose en problemas por su causa.

Pero el mayor podía ser un cazador excelente, un perfecto soldado obedeciendo las órdenes de su padre y un experto en ocultar sus emociones pero cuando se trataba de su hermanito todos sus sentidos protectores se disparaban en un sinfín de direcciones y no había nada ni nadie que le impidiera hacer lo que mejor sabía hacer y lo que representaba para él toda su vida. Era su trabajo, su responsabilidad, su deber y lo que hacía sin necesidad de que su padre se lo
pidiera. No lo admitiría en voz alta pero amaba a ese chico desde el día que su madre lo pusiera en sus brazos en esa habitación de hospital y se convirtiera así en el hermano mayor que se prometió a si mismo cuidarlo toda su vida y,cuando lo sacó de ese incendio, esa promesa se convirtió en realidad y desde ese momento se ocupó de su hermanito con un amor y una abnegación cercanas a las de un padre de verdad.

Por eso nadie ni nada le impediría cumplir con su trabajo de mantener a salvo a su pequeño hermano,ni siquiera su padre.

-¡Hemos estado empujando demasiado duro a Sammy papá! ¡Hace semanas que cazamos sin descanso!-comenzó nuevamente a interceder por su hermanito quien al llegar la noche había caído rendido en cuanto se sentaran junto al fuego-Volvamos a la cabaña y cuando él esté seguro salimos a cazar de nuevo.


-¿Y dejarlo solo ahí? ¿Sin protección? ¡No sabes lo que dices!-replicó enojado con la situación que se había presentado de improviso. No quería dejar la caza pero tampoco quería exponer más a sus hijos. Se daba cuenta que los dos corrían peligro si continuaban, el menor por su fiebre y debilidad y el mayor por su constante preocupación y el hecho de que estar completamente pendiente de su hermano constituía una distracción.

Y eso era demasiado arriesgado. Tenían que concentrarse en la caza, estar atentos, alertas, sino todo podría terminar muy mal.

Lo sacó de sus pensamientos su hijo mayor que habiéndose sentado a su lado le dijo suavemente, casi como una súplica


-Lo hemos dejado solo otras veces. No quiero que sigas cazando sin apoyo pero tampoco quiero arriesgarlo más. A veces olvidamos que él sólo tiene dieciséis años, papá.

-Tú ya cazabas conmigo a esa edad Dean. Que a él no le guste cazar no quiere decir que no esté preparado para eso-porfió el patriarca de la familia-Lo entrenamos desde hace tiempo, no lo olvides.

-Él es diferente papá-replicó de inmediato el rubio-Le dimos su primer arma cuando tenía apenas trece años y yo las usaba desde los nueve o antes. Además, pasa más tiempo estudiando del que pasamos cazando y las dos cosas trata de hacerlas bien-continuó Dean decidido a no cejar en su empeño de proteger a su hermano por encima de todas las cosas-Se está exigiendo demasiado, duerme poco, come
poco y para colmo son esas cosas raras, según él saludables-dijo poniendo una cara de asco que hizo sonreír al duro John que lo escuchaba impertérrito,tratando de dominar el mal humor que le estaban provocando los constantes intentos de su hijo mayor en pos de convencerlo, sobre todo porque él era quien siempre obedecía sus órdenes sin chistar y se dedicaba a la cacería con la misma pasión que él, considerando la caza como su negocio familiar y no la búsqueda de
venganza y respuestas que tanto lo atormentaran desde que viera a Mary arder sobre la cuna de Sam.




Cuando esperaba que su hijo continuara con su charla debido a que él no le había contestado nada y sólo dirigía su mirada al bosque, arma en mano, ceñudo y vigilante, atento al menor cambio en el sonido de las hojas lo sorprendió la rapidez con la que Dean se dirigió hacia su hermano ante un inaudible quejido que escapara de los labios del menor al tratar de acurrucarse más cerca del fuego que danzaba al
compás del frío viento. Ver la mirada preocupada con la que su hijo mayor observaba a Sam, la ternura con la que tocó su frente para, luego de fruncir el ceño con disgusto, quitarse su chaqueta y arropar con cuidado al chico hizo que la imagen que viera le provocara un nudo de emoción en la garganta.


-“Al menos hice bien en dejar a Sammy al cuidado de Dean-reflexionó tratando de manejar la emoción que se asomaba al brillo de sus ojos-Él le da todo lo que yo quisiera darle y quizás eso sea lo mejor. No puedo ser el padre que necesitan pero al menos se tienen el uno al otro y sé que Dean haría lo que fuera por él”-y con ese pensamiento apenas reconfortante dentro de la vida inapropiada que le estaba dando a sus hijos dio media vuelta y continuó con la vigilancia sintiendo que al menos de esa forma protegía a sus muchachos como un padre lo haría. Para cuidar a Sam confiaba plenamente en su mejor soldado.



Finalmente, casi era mediodía cuando al menos por una vez la suerte no le fue esquiva a la familia Winchester y, cuando la situación se tornaba más tensa, las miradas más duras y acusadoras del mayor
hacia su padre y aumentaba la expresión perdida y cansada del menor, se escucharon en el bosque los sonidos de hombres avanzando con pasos cautelosos de cazadores expertos. Luego de uno minutos de tensión aparecieron en el claro donde la familia estaba esperando con las armas listas dos hombres que de inmediato John reconociera ordenándoles a sus hijos bajar las armas.
Caleb y Joshua se habían unido a la cacería a petición de Bobby que estaba preocupado por los muchachos a los que quería como si fueran propios, considerándolos demasiado jóvenes, especialmente Sam, para estar en su cacería tan peligrosa y larga, conminándolos a unirse a John para proteger mejor a los chicos. Por supuesto que les ordenó que no dijeran una sola palabra de su intervención por lo que
los cazadores se unieron al grupo y John encontró la excusa perfecta para enviar a Sam a la cabaña sin tener que obligar a Dean a pedírselo. Obviamente le había ordenado que no le dejara solo así que luego de las recomendaciones de rigor para emprender el regreso los jóvenes hermanos estaban en camino en ese Impala que les cobijara desde su más tierna infancia en las rutas solitarias
que recorrían en la itinerante vida junto a su padre…


/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] ¿Y bien? ¿Les ha gustado? Please dejarme un lindo comentario si es así yo me despido teniendo que cocinar urgentemente ya que mi hijo me reclama que me ocupo más de Sam y Dean que de él,jajajaj [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Besos a todas!!

Esperando que les haya gustado me despido esperando ansiosamente sus comentarios [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



Gracias por leer!!!
Besos
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por sammynanci el 10/01/11, 09:01 pm, editado 2 veces (Razón : No sé porque me separa las oraciones donde yo no las separé,jsdhsjdhhsfskd)
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por patriciamv3 el 10/01/11, 09:17 pm

Ay ((awwww)) mi Dean es todo una ternura, como protege a su hermanito, hasta le lleva la contra a su padre por defenderlo, ay como lo amo Amor
Nanci, que divertido tu comentario sobre tu hijo, a mi, mi hija me dice "claro cuando estas viendo Supernatural, no te importa nada más", jajaja, y me reclama de verdad, y nunca ve la serie conmigo por más que se lo pido, creo que realmente siente celos.
Bueno volviendo a la historia, me encanta imaginar a los hermanos Winchester siendo adolescentes y tan tiernos entre los dos, cosa que nos han dado mucho en la serie ((iiii))
Pero no importa mientras tenga a mis amigas que escriben fics llenos de amor entre los hermanos, no hay problema, mi mente fabrica las imagenes ((grr))
Besos!
Ah se me olvidaba ojitos continuación pronto please!!
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por cassandra_2010 el 10/01/11, 10:17 pm

SIIIII !!!!! wiiiiiiiii Wiiiiiiiiiii Dean discutiendo con el padre por el little broooo. Pero si es un amor mi Deannie!!! Quien pudiera tener a su lado a un tipo así ¿no? a[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] En fin, mejor dejo de delirar y sigo leyendo... continua pronto, por favor. No te demores que estamos enganchadas con este fic..... triste..
avatar
cassandra_2010
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 393
Edad : 47
Localización : con Sam y con Dean, dondequiera que vayan...
Fecha de inscripción : 03/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por sammynanci el 13/01/11, 11:18 pm

Holaaaa!!!Acá llegué a dejarles lo que sigue,no recuerdo para cuando lo había prometido pero como mis vacaciones transcurren sin horarios ni días(sólo con despelotes de pintor,niño que quiere salir,visitas,limpiezas generales,mudanzas,etc sólo me mantiene cuerda [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] mantenerme con ustedes!!!! (otras locas(con cariño) como yo

Patricia:Me alegro que me consideres (y a mi amiga)tu amiga,nosotras igual,entre madres nos entendemos,jajaja,también me causó gracia que tu nena no lo quiera ver,el mío si lo ve a veces pero se queja de mis exclamaciones( [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] ) y se va a la mitad,jajajjaja!!!!!
Me alegro mucho que te encante tu Dean y como cuida a su hermanito(espero que esto dure,xd [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] ) Besos
Hermanita:No delires tanto y además de leer dejame un comentario más largo,xd,que por algo sos mi beta,jajajaja
Muchos besotes y ya nos leemos

Ahora si acá vaaaaaa!!!!!

Recuerden que no son numerados los capis y que cada uno continua desde el anterior,en este caso desde acá...


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
...los cazadores se unieron al grupo y John encontró la excusa perfecta para enviar a Sam a la cabaña sin tener que obligar a Dean a pedírselo. Obviamente le había ordenado que no le dejara solo así que luego de las recomendaciones de rigor para emprender el regreso los jóvenes hermanos estaban en camino en ese Impala que les cobijara desde su más tierna infancia en las rutas solitarias que recorrían en la itinerante vida junto a su padre...

Supernatural

-¿Estás enojado conmigo?-la voz de Sam era casi un susurro pero de inmediato la mirada preocupada y sorprendida de Dean se posó en él quien alejando en un rincón de su mente los recientes recuerdos se obligó a mostrar su mejor sonrisa para no cargar al menor con la frustración y el enojo que todo lo acontecido le había causado.

-¿Por qué dices eso? No tienes la culpa de tener fiebre Sammy. Si no fueras tan niñita no te enfermerías tan seguido, esas porquerías que comes no te alimentan por eso eres más flaco que una espiga-bromeó el rubio, especialista en ocultar sus emociones bajo la máscara del bromista.

El más joven miró al mayor con una leve sonrisa, lo conocía demasiado bien y esa faceta de Dean era una de las que más amaba de su hermano. A pesar de que la mayoría de las veces el objetivo de sus bromas era él mismo que el rubio mantuviera el humor aún en las peores situaciones le permitía descubrir hasta que punto estaba preocupado.
Mientras más arriesgado era el momento y más inadecuada fuera la broma sabría que era cuando el miedo era mayor en él. No importa cuan mal fueran las cosas, siempre tenía humor. Inapropiado, sí, pero sin embargo humor
Podía leer la preocupación de Dean en el brillo de sus intensos ojos verdes, aún cuando se esforzaba en ocultarse bajo esa fachada recia de la que hacía tanto alarde y, aunque se sintió culpable por causar ese sentimiento, creció dentro de él la gratitud y el alivio que le daba saber que al menos su hermano estaba a su lado.

-Gracias Dean, y no por lo de espiga, idiota-le respondió luego de que esos pensamientos llenaron su interior de una calidez ajena a la fiebre que acosaba a su cuerpo-Yo también te quiero-dijo finalmente sorprendiendo al rubio que miró al camino fingiendo no haberlo escuchado al sentir una emoción que lo ablandara como una goma en el momento que vio en los ojos de su hermano una humedad que reflejaba con intensidad que lo que el chico le dijera era totalmente cierto.

-“No es bueno para mi hombría estar cerca de este chico por todos los santos, ya estoy ablandándome como una nenaza”-se dijo el mayor mientras subía la música para entonar Higway to hell mientras Sam recibió la reacción de su hermano mayor, no muy afecto a los momentos sentimentales, arqueando las cejas en expresión resignada. Luego se acomodó para apoyarse en el vidrio y sentir que el frío de éste le traía algo de alivio a su mejilla ardiente y, aunque el cambio de esa temperatura le provocó un escalofrío que hizo que se su cuerpo temblara con fuerza, se mantuvo en esa posición deseoso de llegar a su lugar de destino.
Afortunadamente estaban más cerca de lo que imaginaran de la cabaña y si Dean seguía conduciendo a la velocidad que llevaba en ese momento en unos cuarenta minutos llegarían ahí. Imaginando su pronto descanso en una cama junto al fuego el chico cerró los ojos y exhaló un pequeño suspiro al tiempo que se estiraba todo lo que su cuerpo le permitía en su asiento de acompañante. Y eso no fue mucho ya que en el último año el adolescente había crecido tanto que ya casi alcanzaba a Dean quien comenzaba a alarmarse de perder esa ventaja de hermano mayor, aunque enmascaraba esa preocupación llamándolo Sasquatch y burlándose de que ahora no sólo por el cabello largo sino por la altura en cualquier momento lo confundirían con uno.

-¿Estás bien Sammy? ¿Cómo te sientes?-le preguntó el rubio preocupado en cuanto lo escuchó suspirar.

-Mejor que antes que me estaba muriendo de frío en ese bosque. Fue una suerte que llegaran Caleb y Joshua sino ya estaría congelado-replicó un tanto molesto con el recuerdo del malestar que sintiera cuando su estado empeoraba con el paso de las horas y su padre no hacía nada por aliviarlo. Frunció el ceño ante las emociones que se agolparon en su interior ante ese hecho. Seguramente ahora estaría decepcionado con él porque por su culpa Dean tuvo que dejar la cacería y sin su mejor soldado le iba a costar más tiempo eliminar a la criatura pero no podía evitar sentir que también les estaba fallando a los dos y que si fuera fuerte, duro y le gustara tanto cazar como a su hermano tendrían menos discusiones. A veces deseaba escapar bien lejos para no tener que seguir siendo una carga para su familia y, sino fuera por Dean que siempre intercedía a su favor, quizás ni siquiera tendría en cuenta lo mucho que él quería estudiar y forjarse un futuro lejos de esa vida obligándolo así a estudiar menos y cazar más.

El mayor lo observó de reojo y se dio cuenta inmediatamente que su hermanito había comenzado a transitar nuevamente por esos pensamientos que lo conducían a fomentar esa rebeldía que se había hecho cada vez más frecuente desde que la niñez diera paso a ese joven decidido, tenaz, testarudo, con una inteligencia que asombraba cada vez más a quienes lo habían visto crecer así como a sus maestros y profesores. Pero, a pesar de los años que pasaron, él seguía reconociendo en el chico las claras señales de sus tormentas internas y si había alguien que sabía que detrás de esa postura rebelde se escondía un alma pura plena de fuertes sentimientos y tan noble e inocente aún después de toda la maldad que habían visto y vivido ese era Dean Winchester quien no iba a permitir que el dolor que vislumbró en el brillo de unas lágrimas que se formaran con los pensamientos que Sam podía estar teniendo contribuyeran aumentar el débil estado en el que estaba.
Por ello intentando animarlo y recordando que hacía unos meses al fin el menor obtuvo su carnet de conducir decidió prestarle el auto hasta que llegaran a la cabaña ya que el camino por el que venían era poco transitado y no creía que hubiera un auto o camión en millas a la redonda.

-¿Quieres conducir Sammy?-le preguntó entonces después de haber analizado los posibles riesgos para ellos y su nena. No era que el chico no supiera conducir ya que le había enseñado a los doce años pero, prestar su amado Impala, era algo que no sucedía con frecuencia por lo que la expresión sorprendida e ilusionada con la que reaccionó su hermano pequeño le hizo pensar cuanto tiempo había pasado desde que se lo prestara por última vez.
Desde que su padre se lo regalara al cumplir los dieciocho años la obsesión que desarrollara con su coche se comparaba casi a la sobreprotección con la se hacía cargo de su hermano y tener ese gesto con él era su forma de decirle cuanto lo quería.

-¿Estoy delirando?-preguntó Sam tocándose inmediatamente la frente-O mucho peor ¡Me estoy muriendo?-bromeó el joven sin creer aún que lo que escuchara fuera verdad.

-¡Deja las bromas mocoso sabelotodo, que te lo estoy diciendo en serio!-saltó Dean un poco molesto-Si no quieres sólo dilo y no te hagas el irónico-continuó el rubio frunciendo las cejas y volteando la cara para mirar a su hermano. De inmediato pudo ver como la expresión del menor cambió de un sarcasmo sorprendido a una vulnerabilidad y emoción que sólo él podía poner. Esos ojos que Dean había bautizado como ojos de cachorro lo miraban ahora con una intensidad, un agradecimiento y un cariño que estremeció el alma del rubio haciéndolo olvidar de inmediato el repentino mal humor que esas palabras le causaran.

-Lo siento Dean-murmuró el menor compungido-Por supuesto que me gustaría manejar si todavía me dejas-agregó mirándolo nuevamente con esa expresión ilusionada que Dean nunca fue capaz de resistir desde que el pequeñito Sammy comenzara a usar su mirada, la que él pensaba deberían catalogar como arma peligrosa, para pedirle helados, golosinas o un paseo a la plaza.

-Está bien, chico-cedió el rubio deteniendo el auto a la vera del camino-¿Pero me aseguras que te sientes mejor?-preguntó aún preocupado. La rapidez con la que su hermano salió del auto para correr hacia la puerta del conductor debió darle la respuesta pero cuando Sam abrió y, el sorprendido ante tamaño entusiasmo se hiciera a un lado para dejarle el asiento del piloto lo vio sentarse en él y dedicarle la sonrisa más luminosa que hubiera visto en bastante tiempo.

-Estoy mejor, gracias Dean-le respondió con entusiasmo- ¿Puedo acelerar ya?-preguntó luego mientras su hermano lo miraba sonriente. Si hubiera sabido que lo entusiasmaba tanto manejar el Impala se lo habría ofrecido antes de que sus pensamientos lo condujeran a emociones menos felices.

-Si quieres que lleguemos a la cabaña entonces arranca-dijo Dean-¡Pero maneja con cuidado!-recomendó por último.

Cuando su hermano aceleró y con un movimiento ágil giró el volante para volver al camino haciendo rugir el motor de su nena y salir velozmente hacia el horizonte lejano se relajó en el asiento y con una sonrisa miró a su hermano para palmearle el hombro con un orgullo
-“Éste es mi muchacho” –pensó y en seguida sintió como el arrullo del motor y el alivio de ver como Sam parecía mejorar del malestar que lo había estado acosando lo llevaban a un sueño reparador que no disfrutara desde que esa maldita cacería había comenzado.
_______________________________________________

Awwww!!! ¿No son un amor? En fin,mejor no les doy ideas que seguramente sus comentarios hablarán por si solos ¿O no?
Nos leemos prontooooo!!!! Besotes


Última edición por sammynanci el 23/01/11, 11:22 pm, editado 1 vez
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por cassandra_2010 el 13/01/11, 11:36 pm

Lo subisteee!!! Lo subisteee!!! Vivaaaa!!! Me encanta esta historiaaa. No me canso de leer esos momentos brotherly love que tanto necesitamos y que tan escasos son. Si no fuera por los fics tuyos y de otras escritoras, ya habría muerto de necesidad de amor fraternal. Espero que sigas escribiendo como hasta ahora y que te mantengas fiel al team brotherly love!!! Yo te apoyo!!!
Y en cuanto al capi....

El más joven miró al mayor con una leve sonrisa, lo conocía demasiado bien y esa faceta de Dean era una de las que más amaba de su hermano. A pesar de que la mayoría de las veces el objetivo de sus bromas era él mismo que el rubio mantuviera el humor aún en las peores situaciones le permitía descubrir hasta que punto estaba preocupado.
Mientras más arriesgado era el momento y más inadecuada fuera la broma sabría que era cuando el miedo era mayor en él. No importa cuan mal fueran las cosas, siempre tenía humor. Inapropiado, sí, pero sin embargo humor
Podía leer la preocupación de Dean en el brillo de sus intensos ojos verdes, aún cuando se esforzaba en ocultarse bajo esa fachada recia de la que hacía tanto alarde y, aunque se sintió culpable por causar ese sentimiento, creció dentro de él la gratitud y el alivio que le daba saber que al menos su hermano estaba a su lado.


Awww!!!! Qué lindo como lo conoce a su big broooo. Y de verdad adoro que Dean tenga tan buen humor (al menos con su flia) y aunque es parte de su máscara, ya que en realidad el pobre tiene los ojos más tristes (pero bellos) que he visto, le sirve para ayudar al chico a sobrellevar momentos como este.

-“No es bueno para mi hombría estar cerca de este chico por todos los santos, ya estoy ablandándome como una nenaza”- jajajajajajajajajajaja Me encantó la fraseeee. Genial!!!!

Pero, a pesar de los años que pasaron, él seguía reconociendo en el chico las claras señales de sus tormentas internas y si había alguien que sabía que detrás de esa postura rebelde se escondía un alma pura plena de fuertes sentimientos y tan noble e inocente aún después de toda la maldad que habían visto y vivido ese era Dean Winchester quien no iba a permitir que el dolor que vislumbró en el brillo de unas lágrimas que se formaran con los pensamientos que Sam podía estar teniendo contribuyeran aumentar el débil estado en el que estaba.Mamá gallina al ataqueeee!!!! Es un padrazoooo, mi amorrr. En fin, volviendo al tema: me encantó.

Está bien, chico-cedió el rubio deteniendo el auto a la vera del camino-¿Pero me aseguras que te sientes mejor?-preguntó aún preocupado. La rapidez con la que su hermano salió del auto para correr hacia la puerta del conductor debió darle la respuesta pero cuando Sam abrió y, el sorprendido ante tamaño entusiasmo se hiciera a un lado para dejarle el asiento del piloto lo vio sentarse en él y dedicarle la sonrisa más luminosa que hubiera visto en bastante tiempo.
típico entusiamo del adolescenteee! Me encantó eso de la sonrisa más luminos en bastante tiempo.. Es que me lo imagino.

Y finalmente ¿DEAN SE DURMIÓ MIENTRAS SAM CONDUCE??? Eso me lleva a pensar muchas cosas... pero mejor me las guardo y no conjeturo inútilmente....

Nan, en serio, me encantó. Está escrito maravillosamente bien y ellos están tan caracterizados que es como estar viéndolos. Sigue así, pero pronto, ¿eh?
avatar
cassandra_2010
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 393
Edad : 47
Localización : con Sam y con Dean, dondequiera que vayan...
Fecha de inscripción : 03/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por patriciamv3 el 14/01/11, 06:43 pm

Después del tremendo comentario de Cassandra ¿qué me queda por decir?, además de que estoy absolutamente de acuerdo con ella, son hermosas estas historias, que nos llenan el vacio que tenemos sobre la infancia y adolescencia de los bro, debido a que en la serie han sido pocos los flashback que han mostrado.
Dejo hasta aquí mi comentario porque estoy extremadamente cansada, porque hoy salí con vacaciones, por lo que tuve que dejar todo en orden en el trabajo ((ii)) .
Besitos y gracias por las historias!
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por sammynanci el 23/01/11, 11:33 pm

Awww!!!Perdón por la demora en postear un nuevo capi,ya es muy tarde ahora pero como no quiero dejar pasar un día más(ya que estas vacaciones con mucho calor y sin horarios me dejan más agotada que cuando trabajo,jajajaj) En fin,por eso dejo el capi y mañana cuando pueda [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] edito y agradezco semejantes comentarios (los que me ocasionan más vergüenza por haberme retrasado,xd!!! [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] ¡¡¡¡Es que están tan lindos!!!!


Bueno sin más acá está lo que sigue



Supernatural

-“Éste es mi muchacho” –pensó y en seguida sintió como el arrullo del motor y el alivio de ver como Sam parecía mejorar del malestar que lo había estado acosando lo llevaban a un sueño reparador que no disfrutara desde que esa maldita cacería había comenzado…


Supernatural

Cuarenta minutos después lo despertó el motor deteniéndose lentamente hasta apagarse con un ronroneo grave. Al abrir los ojos el sol resplandeciente del mediodía le hizo volver a cerrarlos con una maldición en los labios. Se habían detenido justo al lado de un claro libre de árboles, con lagunas de nieve aún sin derretir dispersas en distintos lugares de los alrededores de una cabaña de troncos flanqueada por unos leños apilados a la derecha y unos cuantos bártulos y herramientas desperdigadas por el sector de ingreso a la cabaña por lo que daba todo el aspecto de haber sido utilizada recientemente.

-¡Llegamos!-anunció Sam aún con una sonrisa en los labios.

-Me di cuenta, chico-respondió sarcástico-¿Pero tenías que estacionar justo donde no hay ningún árbol que proteja a mi nena de los rayos del sol?-preguntó molesto mientras miraba alrededor buscando un lugar adecuado. No podían acercar el Impala a la cabaña porque el claro donde la habían construido estaba en un terreno más elevado a treinta o cuarenta metros del camino, rodeada de enormes piedras y sin un pino o álamo que pudiera darle la sombra que él pretendía para proteger el auto los días que allí pasaran.

-Puedo llevarlo hasta allá si quieres-sugirió el menor apuntando a un recodo del camino en dónde un enorme álamo cubría con su sombra hasta el otro lado del sendero-Estará protegido todo el día y fuera del paso de los posibles vehículos que aparezcan por acá-Dean analizaba el lugar en silencio midiendo la distancia entre la cabaña y el lugar que su hermano le señalaba-No te preocupes Dean, aunque no lo veas desde la casa estará seguro y quizás cuando el primer auto pase ya nos habremos ido-agregó Sam seguro de que el silencio de su hermano tenía que ver con eso.

El rubio lo miró un poco sorprendido, no entendía como se había dado cuenta de lo que estaba pensando -“Éste chico a veces parece psíquico”-pensó algo inquieto pero de inmediato lo sacó de sus pensamientos la voz de su hermano

-Confía en mi Dean, estoy seguro, ya verás que no le pasará nada a tu “nena”-remarcó sarcástico pero sin ocultar la risa que le causaba que Dean fuera tan sobre protector, casi tanto como con él, con un auto que si bien era casi como su hogar era sólo un auto, no una persona como a veces el rubio lo trataba y hasta le hablaba.

Su hermano mayor lo miró fijamente, quizás algo molesto por la ironía del chico pero detrás de esas palabras pudo entrever una necesidad intensa que desde hacía mucho tiempo era escondida por él.

Sabía que Sam se sentía arrastrado a cada lugar a donde iban, sin que consideraran sus pensamientos, sin que le pidieran opinión, sin encargarle responsabilidades ni dejarle demostrar que podían confiar en él, protegiéndolo constantemente en cuanto salían de cacería y nunca considerando la idea de dejarlo cazar solo. No es que Sammy lo quisiera, ya que cazar no era su idea de un estilo de vida, pero si quería demostrar que él también era todo un Winchester. Por supuesto que Dean no estaba dispuesto a arriesgarlo en una cacería solitaria sólo para que pudiera probar que era un cazador entrenado para cualquier cosa, eso no estaba seguro si alguna vez iba a poder tolerarlo ya que sólo imaginar que pudiera estar lejos de su vista le helaba la sangre, pero sí estaba dispuesto a demostrarle que no sólo lo consideraba su hermanito sino que además era su mejor amigo y compañero.

-Confío en ti Sammy-le respondió suavemente y la sonrisa que apareció en el rostro de su hermano lo llenó de una tibia sensación por lo que a riesgo de ponerse sentimental carraspeó un poco y abriendo la puerta le dijo mientras salía-Voy a la cabaña a encender el fuego y preparar todo para cuando llegues-palabras que fueron recibidas por una expresión cada vez más sonriente de su hermano menor.

-¿Puedo estacionarlo yo solo?-preguntó asombrado

-Claro genio ¿O ves a alguien más que lo haga por ti?-le contestó burlón mientras con una sonrisa más cercana a la satisfacción que a la burla cerró la puerta y agregó-Sólo asegúrate de cerrarlo bien-y sin más comenzó a caminar hacia la cabaña dejando a su muy contento hermano menor encender nuevamente el potente motor para hacerse cargo otra vez del imponente auto negro.

Cuando al poco tiempo ingresó a la cabaña Dean lo estaba esperando con el fuego encendido y una de las camas preparadas indicándole de inmediato que se acostara y, aunque intentó protestar asegurando que se sentía mejor, no pudo contra la voluntad férrea de Dean quien de nuevo había entrado por completo en su modo de hermano mayor protector al mirarlo atentamente cuando regresara para descubrir, detrás de esa expresión satisfecha por el acontecimiento reciente, una palidez que no le gustó nada.

-Descansa Sammy, vinimos para eso así que no pongas excusas y métete en la cama-insistió Dean por tercera vez-Voy a preparar algo para comer ¿O no tienes hambre?

El menor asintió levemente y fue cuando movió la cabeza que descubrió que eso no había sido buena idea. Un mareo repentino lo invadió haciendo que cerrara los ojos con un leve quejido que de inmediato catapultó a Dean a su lado sentándose en la cama para sujetarlo de sus hombros ayudándolo a recostarse, evitando así que cayera al suelo.

-¿Qué te pasa Sammy?-preguntó alarmado mientras llevaba una mano a su frente apartando ese flequillo rebelde que casi llegaba hasta sus ojos-¡Dime algo!-le exigió el rubio intentando que su voz no demostrara lo asustado que se estaba sintiendo él.

Oír esa pequeña nota de pánico en la voz de su hermano mayor fue suficiente para que los párpados del joven temblaran levemente dejando una hendidura por la que el brillo de sus ojos verdes envió un mensaje de alivio al rostro preocupado que en forma borrosa distinguió por encima de él.

-¿Estás conmigo chico? ¿Me escuchas? ¡Sam, dime algo!-exigió finalmente el rubio exasperándose más a cada segundo que pasaba sin oír su voz.

Aunque sentía que le costaba respirar, que el aire se había tornado pesado y que su entorno giraba lentamente a su alrededor haciéndole sentir como si estuviera flotando en un precario bote en medio del océano el menor abrió la boca y se esforzó en responderle a su hermano antes que la preocupación de él se transformara en pánico.

-Dean…tranquilo…es sólo un…mareo-dijo finalmente con la voz entrecortada-Tengo…frío-agregó luego haciendo que Dean se levantara rápidamente a traer una manta extra con la que cubrió a su hermano para después comprobar nuevamente su frente, arrugando el ceño contrariado, cuando la sintió demasiado caliente para su gusto.

-Tienes fiebre de nuevo Sammy-afirmó mientras retiraba la mano llevándola hasta su cuello para comprobar el pulso-Me diste un susto de infierno-le dijo algo aliviado al sentir como latía algo inestable pero fuerte- Casi te desmayas como una niñita-agregó tratando de bromear para alejar la preocupación que se hacía un espacio cada vez más grande en su pecho –“¿Qué te está pasando hermanito?”-pensó angustiado ya que a pesar de que parecía haber mejorado en el trayecto hacia la cabaña el malestar había regresado de repente y con más intensidad que antes “Quizás sea sólo una gripe”-se dijo aunque la ausencia de tos o resfrío le hizo dudar de ese hecho.
Sam había tenido gripe otras veces pero siempre tuvo tos y estornudos un par de días antes que la fiebre apareciera, cosa que no había pasado en este caso, por lo que sintiendo la inquietud crecer en su interior se pasó con fuerza una mano por su cabello corto como hacía cada vez que estaba preocupado o molesto por algo. Lo sacó de sus pensamientos la voz suave de su hermano que le contestó algo molesto.

-No soy una…niñita-le dijo arropándose más en las mantas que lo cubrían-Estaré…bien Dean, no te…preocupes…sólo quiero…dormir-agregó con esfuerzo a medida que sus ojos se cerraban como afirmando ese hecho.

-Lo sé, Sammy, lo sé. Descansa ahora que tu hermano mayor se hará cargo-le respondió suavemente mientras lo ayudaba a arroparse-Voy a bajarte esa fiebre y muy pronto estarás bien-agregó luego mientras se puso de pie para buscar agua y unos paños los que comenzó a aplicarlos con cuidado en la frente de su hermano que encontró dormido en cuanto regresó con las cosas y se sentó nuevamente a su lado.

Luego de unas cuantas horas vio sus esfuerzos recompensados cuando la fiebre cedió y el menor despertó con algo de hambre y mucha sed. Enseguida el rubio se hizo cargo de los pedidos de su hermano, atento como estaba para cuidar que las necesidades mínimas del chico estuvieran cubiertas, por lo que le sirvió algo de sopa y pan además de un gran vaso de agua.
Satisfecho con la mejoría y el leve color sonrosado de sus mejillas Dean lo instó a continuar durmiendo, lo que provocó pocas protestas del castaño quien, a pesar del anterior descanso sentía sus párpados pesados y una sensación de debilidad contraria a su ánimo. El cuerpo tibio y el calor del fuego cercano lo invitaban a seguir con el sueño y más que ninguna otra cosa el encontrar cada vez que abría sus ojos verdes el rostro de Dean mirándolo atentamente, la calidez y el cariño reflejados en la mirada, fue lo que finalmente lo hizo caer en las redes del sueño.

Cálido, protegido y querido era todo lo que Sam Winchester necesitaba en ese momento para sentirse feliz y todo bajo control, Sam a su lado y a salvo y su nena esperándolo afuera era todo lo que Dean Winchester necesitaba para respirar satisfecho y entregarse él también a las redes del sueño en cuanto la noche llegó oscura, la fiebre no reapareció y pudo sentir de nuevo lo que pocas veces pudo vivir: la calidez de la palabra hogar. Transitorio pero hogar al fin. Después de todo Sam estaba con él y eso era todo lo necesitaba para ser feliz.

--------------------------------------------------------------------------

ojitos ¿Comentarios? ¿Me perdonan? Las quiero patri y cass mañana les comento algo más cuando edite(miren la hora que es ya,xd!!!) rene
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por patriciamv3 el 24/01/11, 12:28 pm

((awwww))
Cálido, protegido y querido era todo lo que Sam Winchester necesitaba en ese momento para sentirse feliz y todo bajo control, Sam a su lado y a salvo y su nena esperándolo afuera era todo lo que Dean Winchester necesitaba para respirar satisfecho y entregarse él también a las redes del sueño en cuanto la noche llegó oscura, la fiebre no reapareció y pudo sentir de nuevo lo que pocas veces pudo vivir: la calidez de la palabra hogar. Transitorio pero hogar al fin. Después de todo Sam estaba con él y eso era todo lo necesitaba para ser feliz.
Que lindo!!!!
Me encantan estas historias de los bros, mi adorado Dean cuidando de su hermanito lo hace más sexy aún !!! Baba2
Gracias Nanci por publicar!!
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por cassandra_2010 el 24/01/11, 10:50 pm

QUOTE
...-“Éste es mi muchacho” –pensó y en seguida sintió como el arrullo del motor y el alivio de ver como Sam parecía mejorar del malestar que lo había estado acosando lo llevaban a un suelo reparador que no disfrutara desde que esa maldita cacería había comenzado

Qué lindo cuadro, ambos hermanitos en el Impala, felices, tranquilos. Me encantaaaa :wub:



QUOTE
-Confío en ti Sammy-le respondió suavemente y la sonrisa que apareció en el rostro de su hermano lo llenó de una tibia sensación, por lo que a riesgo de ponerse sentimental carraspeó un poco y abriendo la puerta le dijo mientras salía-Voy a la cabaña a encender el fuego y preparar todo para cuando llegues-palabras que fueron recibidas por una expresión cada vez más sonriente de su hermano menor.



Y acá.... toda una mamá gallina mi Deannie... preparar el fuego, la comida... awwww :icecream:


QUOTE
Aunque sentía que le costaba respirar, que el aire se había tornado pesado y que su entorno giraba lentamente a su alrededor, haciéndole sentir como si estuviera flotando en un precario bote en medio del océano, el menor abrió la boca y se esforzó en responderle a su hermano antes que la preocupación de él se transformara en pánico.



Bueno, bueno... Sammy tenía que enfermarse... ¿o acaso no estamos en un fic de roxan??? Es hurt Sam si o sí....jajajajajaja Pero se ha enfermado encantadoramente y Dean es un mar de preocupaciones.... poshitoooo. :mf_dribble:




QUOTE
“Quizás sea sólo una gripe”-se dijo aunque la ausencia de tos o resfrío le hizo dudar de ese hecho.

Sam había tenido gripe otras veces pero siempre tuvo tos y estornudos un par de días antes que la fiebre apareciera. cosa que no había pasado en este caso. por lo que sintiendo la inquietud crecer en su interior se pasó con fuerza una mano por su cabello como hacía cada vez que estaba preocupado o molesto por algo. Lo sacó de sus pensamientos la voz suave de su hermano que le contestó algo molesto.



Esta parte me da mala espina... que no sea una gripe significa que es algún virus demoníaco o algo similar ¿o no, niña? Hmm?? Tengo miedo, en realidad TE TENGO MIEDO....




QUOTE
El cuerpo tibio y el calor del fuego cercano lo invitaban a seguir durmiendo y, más que ninguna otra cosa, el encontrar cada vez que abría sus ojos verdes el rostro de Dean mirándolo atentamente, la calidez y el cariño reflejados en la mirada, fue lo que finalmente lo hizo caer en las redes del sueño. Cálido, protegido y querido era todo lo que Sam Winchester necesitaba en ese momento para sentirse feliz y, todo bajo control, Sam a su lado y a salvo, y su nena esperándolo afuera, era todo lo que Dean Winchester necesitaba para respirar satisfecho y entregarse él también a las redes del sueño en cuanto la noche llegó oscura, la fiebre no reapareció y pudo sentir de nuevo lo que pocas veces pudo vivir: la calidez de la palabra hogar. Transitorio pero hogar al fin. Después de todo Sam estaba con él y eso era todo lo necesitaba para ser feliz.



Esta última escena es tan cálida que no se puede leer con los calores que están haciendo por aquí en Córdoba...De todos modos como la leí, estoy a medio derretir de tanto brotherly love y además ¡AMO A DEANNIEEEEE! ¿se notaaaa? :mf_dribble: :mf_dribble:




En fin, muy buen capi, me ha encantado todo, todito... ¿cuándo sigues??? No demores, eh??? Demasiado río y sol te harán mal... muhahahahahaha


PS: ME SALIÓ EL QUOTEEEEE :par:

avatar
cassandra_2010
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 393
Edad : 47
Localización : con Sam y con Dean, dondequiera que vayan...
Fecha de inscripción : 03/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por sammynanci el 01/02/11, 04:47 pm

Chicas,chicas ((awwww)) ustedes que me dejan tan lindos comentarios llenos de quotes y expresiones de gusto y de halago y yo que me demoro y me demoro ¡¡¡Perdón,lo sé, lo mio no tiene nombre triste.. !!!(aunque algunos lo llaman vacaciones,jajajjaja) ((rr))
En fin,espero que las compense con la tierna y triste historia de dos capis que estoy dejando en el día de hoy (aclaro que hoy dejo el capi 1)
Por eso y porque lo que se viene ahora quizás no lo esperen ya que están disfrutando de un Dean tierno y protector,de un Sammy dulce y enfermucho,les dejo el capi y me retiro sin más a esconderme en las playas rosarinas (Cassandra me conoce MUCHO,xd,hace bien en tenerme miedo,muhahahhahah Twisted Evil

Las quiero y no se me enojen mucho,xd,recuerden que todo pasa por algo y que por el subidón de azúcar que van a tener al final habrá valido la pena el sufrimiento Shocked (entendieron algo?,jajajaj,yo no así que mejor lean

Supernatural

....Cálido, protegido y querido era todo lo que Sam Winchester necesitaba en ese momento para sentirse feliz y seguridad, Sam a su lado y a salvo y su nena esperándolo afuera era todo lo que Dean Winchester necesitaba para respirar satisfecho y entregarse él también a las redes del sueño en cuanto la noche llegó oscura, la fiebre no reapareció y pudo sentir de nuevo lo que pocas veces pudo vivir: la calidez de la palabra hogar. Transitorio pero hogar al fin. Después de todo Sam estaba con él y eso era todo lo necesitaba para ser feliz...

Supernatural

Y así las horas fueron pasando lentamente, la relativa calma fue brevemente interrumpida en las contadas ocasiones en las que Dean despertaba para controlar si su hermano volvía a presentar los síntomas febriles suspirando con alivio al encontrarlo simplemente dormido o a veces con un sueño inquieto que se detenía en cuanto le susurraba las palabras reconfortantes que se acostumbrara a decirle desde que las pesadillas comenzaran a hacerse costumbre cada noche siguiente a una cacería.
Alrededor de las cuatro de la madrugada finalmente ambos hermanos entraron en un sueño profundo y reparador los dos necesitando recuperar las fuerzas y energías que estuvieron desgastando en semanas de una cacería tras otra.
Finalmente, ya había amanecido cuando el mayor de los Winchester abrió sus ojos al recibir los rayos del sol que reflejaron su luz en el vidrio de la ventana iluminándole el rostro con sus tibios rayos dorados. Se desperezó lentamente mientras daba un vistazo a su hermano quien dormía tranquilamente, su largo cabello revuelto cayendo hacia un lado tapaba la mitad de sus ojos. El rubio sonrió ante la imagen y por un momento pensó que si tuviera una hebilla y una cámara tendría la foto ideal para hacerle bromas al menos durante bastante tiempo pero, a falta de los dos elementos, sólo sonrió ante la idea y se levantó a preparar café. Cuando éste ya estuvo listo decidió que ya era hora de que su hermanito hiciera su aparición en el mundo real. A pesar de que el chico necesitaba sobre todo descanso para avanzar en su recuperación también era necesario hidratarlo y alimentarlo ya que la fiebre había sido bastante alta por varias horas.

-¡Hey Sammy! ¡Despierta!-lo llamó Dean desde la mesa situada en una de las esquinas de la cabaña y que hacía las veces de cocina-¡¡Saaaaaaaaaaammmmmm!!-canturreó bromista

-¿Mnnngrrqué?-fue la respuesta casi inteligible del menor quien se movió cansinamente y se tapó la cabeza con la almohada y las mantas.

Un Dean sonriente ante el recuerdo de un pequeñito Sammy tironeando de su cobertor cuando el que no quería despertarse ante la costumbre madrugadora del chiquillo pidiendo una mamadera era él, se levantó y caminó hasta los pies de su cama para tironear de las mullidas telas hasta que estas cayeron al suelo.

-¡Vamos Bella Durmiente! ¡Arriba! ¿O piensas que debes tomar el desayuno en la cama como la princesa que eres?-bromeó el mayor seguro que con eso terminaría por despertarlo. Siempre era fácil molestar a su hermanito cuando lo comparaba con una delicada niñita.

-¡No soy princesa, idiota!-le respondió en el acto asomándose desde abajo de la almohada.

-Pues con ese pelo de nenita lo pareces-le contestó el rubio aún bromista riendo satisfecho cuando esquivó la almohada que su hermano le lanzó por toda respuesta-¿Cómo te sientes?-le preguntó de inmediato al ver al chico sentarse en su cama.

El cambio repentino en el tono de su voz le demostró nuevamente cuan fácil su hermano mayor podía pasar del modo bromista al modo protector lo que disipó cualquier rastro de mal humor que esas bromas pudieron provocar en él y lo miró sonriéndole levemente

-Estoy mejor, Dean. Ya no te preocupes.

-Entonces arriba y ve a tomar tu café-replicó aliviado al tiempo que señalaba hacia la mesa donde una taza esperaba con su humeante contenido-Mientras desayunas voy a buscar algunas cosas a mi nena-y sin decir más salió esquivando la almohada que Sam había lanzado y que yacía caída cerca de la puerta pasando sobre ella sin prestar atención por lo que no pudo ver que debajo, apenas asomándose en un lado, un pedazo de papel esperaba misterioso.

Sam se levantó enseguida poniéndose rápidamente los jeans y la campera con capucha, que siempre usaba sobre su suéter azul e iba a caminar hacia la mesa cuando se sobresaltó terriblemente al oír la voz de su hermano mayor llamarlo frenéticamente

-¡SAM! ¡SAM!-gritó Dean por segunda vez y él ya estaba corriendo hacia fuera atropellando la almohada a la que pateó molesto. Su corazón palpitando enloquecido imaginando a su hermano en peligro, sin detenerse a pensar que él salía desarmado, salió raudo hacia la puerta. Sólo tenía en mente llegar lo más rápido posible a su lado. Grande fue su sorpresa cuando a los pocos metros casi es tirado al suelo por el mayor quien regresaba a la cabaña con una expresión furiosa e inquieta en su mirada.

-¡Dean! ¿Qué pasa? ¿Qué tienes?-preguntó el chico preocupado. La respiración agitada y el ceño fruncido de su hermano lo estaban asustando a pesar del breve alivio que sintió al encontrarlo sano y salvo.

-¿Dónde está mi auto, Sam?-fue la respuesta susurrada entre dientes con ese tono y esa mirada que el chico sabía que Dean usaba cuando estaba realmente furioso para amenazar a quien se atreviera a molestarlo, casi siempre no a él mismo sino a su hermano menor quien ahora comprobaba en carne propia el hecho de sentirse asustado ante la presencia amenazante que imponía el joven cazador.

-¿Es…una…broma?-apenas se atrevió a preguntar y las manos fuertes del rubio tomándolo de la campera acercándolo a su rostro, la mirada de hielo fija en él le dieron la respuesta-No sé de que me hablas Dean, yo estacioné tu auto ahí-trató de explicarse el más joven de los Winchester a pesar de lo aturdido que la situación lo había dejado. Ni siquiera intentó soltarse del agarre del mayor tratando de evitar cualquier confrontación física que empeorara las cosas que aún no entendía como era que se habían complicado.

-¿Y lo cerraste?-inquirió con recelo. La vena de su frente latiendo al unísono con la respiración entrecortada con la que el rubio parecía querer controlar una próxima explosión de furia eran claras señales para el menor que las cosas se estaban poniendo muy peligrosas. Nunca había visto a su hermano tan enojado con él y eso le dolió aún más que lo que sugería con sus palabras.

-¡Claro que lo cerré Dean! ¿Por quién me tomas?-respondió finalmente sonando más molesto de lo que realmente quería, su temperamento haciéndose un lugar en medio del dolor y la sorpresa.

-¡Por un mocoso malcriado incapaz de cumplir con un pequeño trabajo!-le gritó Dean finalmente sobrepasado por el shock que le causara no encontrar a su amado auto en el lugar donde lo dejaran-¡No está! ¿Entiendes? ¡Mi auto no está!-le rugió mientras lo soltaba brusco dejando al chico tambalearse brevemente, aún impactado por esas palabras. Pálido, intentó decir algo, pero Dean sólo lo miró fríamente mientras comenzaba a caminar para volver dentro de la cabaña.

Después de unos segundos, reaccionando, Sam corrió para pararse delante de él sujetándolo de un brazo, su mente funcionando a una velocidad imparable recorría las opciones que pudieran haber ocurrido para que la desaparición del auto se hiciera un hecho.

-¡Dean! ¡Cálmate por favor!-le pidió ansioso-¡Llama a papá, quizás él se lo llevó, sabes que preparó el auto como para que sea imposible abrirlo por la fuerza!-explicó creyendo que quizás así su hermano se calmaría y pensarían juntos como solucionar el problema.

Lo que debía haber tenido en cuenta fue que la sola mención de su padre enojó aún más a Dean porque, si ese hecho fuera realmente posible, no concebía de ninguna manera que se lo hubiera llevado sin decirle nada a él. Es más, que hubiera abandonado una cacería y hubiera llegado hasta la cabaña sin despertar a sus muchachos, era algo que no creería bajo ningún pretexto por lo que, tomando nuevamente a su hermano por la tela ya arrugada de su campera, lo empujó contra la pared de troncos de la cabaña y con una mirada que helaba la sangre le dijo en un susurro, casi como un soplo de calma controlada.

-¡No mientas Sam! ¡Asume que no lo cerraste, que no tuviste cuidado y no voy a golpearte!

Esa amenaza nunca antes recibida golpeó duramente al chico quien sintió sus ojos llenarse de lágrimas.
Como si hubiera sido empujado en un pozo sin fondo, todo su entornó se desdibujó y sólo tenía ojos para la verde mirada de su hermano, fría, acusadora y, lo que era peor para él, carente de todo sentimiento.
Un nudo en su pecho creció tanto que creyó iba a aplastar a sus pulmones, sintiendo como si todo el aire hubiera sido aspirado alrededor de él incluso no se dio cuenta cuando su hermano lo soltó y su espalda se reunió con la madera casi crujiendo al contacto del peso de su cuerpo. Mirándose fijamente por lo que pareció una eternidad los dos hermanos eran un torbellino de emociones encontradas.
Sam respiró hondo, casi ahogado por el peso de la desconfianza y el recelo que brillaban en la mirada de Dean casi no pudo creerlo cuando, después de alejarse unos pasos su hermano se volviera para decirle con determinación-¡Nunca más confiaré en ti!

Los ojos verdes de Sam se nublaron con ardientes humedades, su pecho agitado ya no pudo soportar el peso de ese dolor y, dejando escapar un sollozo ahogado, él ya no luchó contra la caída de sus lágrimas que comenzaron a derramarse impiadosas haciéndolo sentir que era increíblemente pequeño ante el escrutinio de la mirada de Dean quien no pareció ceder un ápice ante la expresión angustiada con la que su hermano recibió su sentencia.

Emitiendo un suspiro enojado que sonó más como un gruñido, el mayor dio media vuelta para ingresar a la cabaña dejando al jovencito sintiéndose solo y miserable, su mente repitiendo “Dean no confía en mi…Dean no confía en mi…”, esas palabras hundiéndose como una daga en medio de su pecho, erosionando profundo dentro y, aún sin poder hablar, su shock transformándose solamente en dolor, sólo atinó a girar y salir corriendo hacia el bosque.

En ese mismo instante el mayor de los Winchester ingresaba a la cabaña, su frente surcada de arrugas que no existían ahí antes de ese momento recorrieron el lugar en busca del bolso que tenía el teléfono. Todo lo que podía pensar era cuanto se había arruinado todo e, intentando olvidar la expresión de dolor con la que su hermano lo mirara, se concentró en qué decirle a su padre. No sólo había perdido a su auto, ahora le tocaba lo peor a él teniéndole que explicar a John lo que había sucedido y seguramente tener que soportar una conferencia de porque no prestó más atención en lo que hacía y, sobre todo, porque no fue capaz de cuidar a su hermano dejándolo solo ese tiempo. Si él hubiera estado a su lado mientras estacionaba el auto nada de esto hubiera pasado.
Lo distrajo de sus pensamientos una hoja de papel al parecer arrancada de algún cuaderno o diario. Estaba seguro que él no la había visto antes por lo que su instinto le advirtió que algo malo significaba, presuroso caminó hacia ella y la levantó reconociéndola de inmediato. Con manos temblorosas la sostuvo y, al mirarla, una palidez mortal acompañó el escalofrío que le recorriera la columna dejándolo casi sin aliento.
Sintiendo como una garra atenazaba su pecho con angustia y dolor, sintiendo como la piel se le erizaba ante la presencia de un miedo que lo paralizara hasta dejarlo sin aliento dejó caer la hoja al tiempo que con un susurro ahogado, sofocado por la culpa, repetía el nombre de su hermano.

------------------------------------------------
Embarassed triste.. No me odien,please!!!

Volveré y ((ggg)) ((hero))

Bye!!!!
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por patriciamv3 el 01/02/11, 11:14 pm

Bueno aunque te deje coments del capi el fanfiction igual comento acá ....¿POR QUÉeeeeeeeeee????? triste.. , por qué si todo iba tan bien, por qué se tenian que pelear???????.... triste.. triste..
Sintiendo como una garra atenazaba su pecho con angustia y dolor, sintiendo como la piel se le erizaba ante la presencia de un miedo que lo paralizara hasta dejarlo sin aliento dejó caer la hoja al tiempo que con un susurro ahogado, sofocado por la culpa, repetía el nombre de su hermano.
Acá también estas haciendo sufrir a mi bebe, y más encima me dejas con la intriga de que dice la hoja ((nuse)) ....Pero te sigo queriendo !!!
Aunque no demores mucho en la actualización, mira que cada vez tengo que leerme el capí anterior para saber en que iba ...ajajajaja ..
Besos!! ojitos

Me falto algo, ¿sabias que te odio solo un poquito por tener más vacaciones que yo? Yo tengo que volver mañana al trabajo ((tic)) ((eew))
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por cassandra_2010 el 03/02/11, 08:16 am

¿Por un auto??? ¿En serio??? NO-LO-PUE-DO-CRE-ER!!!! Eso no se hace, chiquito mío, no, no, no!!!!! No te puedes enojar con sam por un automóvil, por más que sea tu "nena", tu hogar, etc, etc. Me gustó pero me enojé y no quiero que se ponga así de loco con el peque por este motivo, y me temo que va a tener que hacer mucho para arreglar semejante metedura de pata....
Y encima ahora encuentra la nota que seguro es de John y que le avisa que se llevó el Impala porque lo necesitaba para la cacería y va a tener remordimientos y sentimientos de culpa por meses el pobre deannie jajajajajajajajaa
Y ahora Sam se metió en el bosque y seguro que se vuelve a enfermar y no lo encuentran o peor aún lo encuentra el monstruo de turno primero y el deannie llega apenas a tiempo de salvarlo o llegan los cazadores adultos, o ..... ayyyyyy ya me puse locaaaaaaaaa
¿Por qué hacés esto??? Y encima ahora hay que esperar quien sabe hasta cuándo para que nos traigas el próximo capiiiiiii!!!!!!!!! ((Pd))
avatar
cassandra_2010
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 393
Edad : 47
Localización : con Sam y con Dean, dondequiera que vayan...
Fecha de inscripción : 03/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por sammynanci el 25/06/11, 01:29 am

Ayyy,xd!!!Desde Febrero que no aparezco????? ((Pd)) Menos mal que mis dos amigas que podrían enviarme el correo bomba lo siguen por el otro lado porque si no Insulto

Pero, como soy partidaria de la Peace y ahora que ya se acerca el final (o sea están esperando el último capítulo) sigo desde donde dejé para refrescarles la memoria,xd
Y quisiera saber si yo voy a encontrar rápido el archivo word (me desmayooooo)


Bueeee,espero que si ahí voy en su búsqueda ((liiii))
5 minutos después......

((qqq)) hasta ahora encontré esto, xd, ahí vaaaaaa

***********************************************
Sintiendo como una garra atenazaba su pecho con angustia y dolor, sintiendo como la piel se le erizaba ante la presencia de un miedo que lo paralizara hasta dejarlo sin aliento dejó caer la hoja al tiempo que con un susurro ahogado, sofocado por la culpa, repetía el nombre de su hermano.

“…Nunca más confiaré en ti” “…Nunca más confiaré en ti”…las palabras de Dean resonaban en sus oídos con la misma fuerza que los latidos acelerados de su corazón a medida que ganaba velocidad y aumentaba la distancia que lo separaba de ese hermano mayor que lastimara tan profundamente su alma.

Esta vez Dean había sido tan diferente, tan distante con él, que no se detuvo a pensar si su reacción no había sido demasiado precipitada, no pudo pensar si realmente las palabras de su hermano habían sido dichas como una verdad o sólo fueron dichas por culpa del dolor y la sorpresa que le causara la pérdida del Impala sólo podía sentir como si un gran peso lo aplastara en medio de su pecho y no podía quitar de su memoria la expresión fría, la mirada firme y el tono duro con que pronunció esas palabras.

Dean no era así con él, nunca lo había sido a pesar de que a veces se enojara, especialmente cuando tenía que interceder en las discusiones con su padre, nunca pero nunca lo había mirado como si no sintiera nada. Esa expresión en sus ojos verdes, siempre tan vibrantes y cálidos, pero en ese horrible momento tan carente de sentimiento, hizo más daño a Sam que las palabras que pronunciara. Porque nadie era tan importante para él como lo era Dean Winchester, nadie.

Desde sus primeros recuerdos el único que siempre estaba a su lado, sólido y reconfortante, brindándole todo lo que no pudo recibir de su madre y todo lo que su padre no era capaz de darle, era él. Cuando estaba enfermo, herido o asustado, sea cual sea la edad que tuviera el que hacía hasta lo imposible por confortarlo, cuidarlo y brindarle seguridad en un mundo que le había negado todo era siempre su hermano mayor al que el chico miraba con adoración desde que tenía memoria, tratando de ser al menos un poco como él, el gran hermano que todo lo puede, su fortaleza, su héroe.
Por eso pensar que Dean sintiera que lo había defraudado, que le había fallado y. peor aún, que quizás ya no sintiera lo mismo por él le causaba un dolor tan profundo que ni las lágrimas que nublaban sus ojos traían alivio a las tinieblas con las que esas palabras inundaron su alma.

Pero, así como su impulsiva carrera devoraba el camino, la distancia fue robándole el aliento y de repente fue consciente de que sus pulmones ardientes luchaban por aspirar refrescantes bocanadas de aire. Sofocado, se detuvo junto a un gran pino sosteniéndose del rugoso tronco e, inclinándose lentamente, trató de respirar profundo para aliviar la intensa sensación de asfixia que cerró su pecho. Su espalda apoyada en la dura madera sirvió de sostén a su tembloroso cuerpo y cuando, al cabo de unos minutos, elevó sus ojos al cielo el verde brumoso de las hojas giraron a su alrededor como si estuvieran atrapadas en un violento remolino.

Lentamente, guiándose por lo único firme que sentía a su alrededor, apretó su espalda contra el árbol para resbalar hacia el suelo y, sentándose en él, bajó la cabeza entre sus rodillas respirando lenta y profundamente, así como su hermano le había enseñado cuando a veces lo acosaban los mareos después de las largas sesiones de entrenamiento de su padre porque en esas prácticas, aunque lo intentaba, le costaba seguir el ritmo que muchas veces llevaban ya que así como su papá y Dean ponían todo su interés y esfuerzos en la cacería, él nunca dejaba los estudios de lado quedándose a veces hasta tarde, cuando los dos mayores ya se habían dormido, para estudiar o realizar alguna investigación.
Pero, al mismo tiempo, terco y orgulloso como el Winchester que era, se esforzaba por ser un cazador en el que su padre y, sobre todo su hermano, pudieran confiar.

Luego de algunos minutos en los que tuvo que esforzarse para hacer retroceder la bilis que había amenazado con hacer su aparición a través de su garganta los manchones marrones verdosos que veía a su alrededor comenzaron a tomar forma y los árboles que lo rodeaban se ubicaron en su lugar, su respiración comenzó a estabilizarse, su corazón en empatía con ella se suavizó no obstante el nudo de dolor que todavía sentía arraigado en el pecho.
Pero fue cuando su frente se llenó de un sudor frío y un escalofrío recorrió su cuerpo que se dio cuenta de lo arriesgado de su situación. Solo, con frío, descalzo y con algo sobrenatural suelto en ese bosque no era su mejor idea para unas vacaciones por lo que se obligó a concentrar sus sentidos tratando al menos de encontrar la calma que le había impedido reflexionar sobre lo que estaba haciendo y, más que nada, en lo que había pasado.
Fue entonces cuando su mirada ya más clara recorrió su entorno, la soledad, el silencio, el viento susurrando entre las hojas y una amenaza latente en el aire, invisible a sus ojos pero percibida en su piel, instalaron una garra de miedo en su pecho y deseando más que nunca que su hermano estuviera con él sintió como el sólo hecho de pensar en Dean llenaban sus ojos de lágrimas.

-Dean-murmuró-Tengo que volver… con Dean-agregó mientras se esforzaba en ponerse de pie. Al lograrlo el mundo giró nuevamente a su alrededor pero fue capaz de controlar ese mareo con una respiración profunda mientras mantenía su posición aferrado al tronco del árbol como un náufrago a su tabla de salvación-Dean-repitió como si el sólo hecho de pronunciar su nombre le dieran las fuerzas que necesitaba. No le importaban ya las cosas que le había dicho y, conociéndolo, estaba seguro que ya estaba arrepentido de lo que había pasado. Aunque era más probable que la preocupación por él ya le hubiera ganado a la reflexión y, en este momento su hermano mayor sería un manojo de nervios ya cercano al pánico que, cuando lo viera de nuevo al regresar a la cabaña, si es que él no lo encontraba primero como era casi seguro que pasaría, lo primero que iba a hacer después de abrazarlo sería matarlo-Dean va a matarme… si no vuelvo… a salvo-se dijo con una leve sonrisa en los labios necesitando más que nunca la sobreprotección que su hermano mayor destinaba sólo para él-Todo va…a estar…bien-repitió como un aliciente a su cuerpo debilitado al dar apenas unos cuantos pasos y que todo pareciera difuminarse de nuevo-Vamos a…hablar…y todo estará…bien.

La esperanza de que Dean estuviera ya buscándolo se afirmó en sus pensamientos borrando un poco el dolor que la confrontación que tuvieran le había dejado en el corazón.
Ya más tranquilo y, sobre todo cuando el miedo de su precaria situación lo trajera a la realidad, se puso a pensar mientras caminaba con cautela para desandar el camino que hiciera desde su loca carrera desde la cabaña, que era imposible que Dean hubiera dejado de quererle por el sólo hecho de perder a su Impala. Sobre todo cuando él no había tenido la culpa de nada ya que estaba seguro de haberlo cerrado así como su hermano le encargara.
Y, así como él había actuado impulsivamente, Dean había hecho lo mismo. Obstinados como eran ninguno de los dos cedió el lugar de la duda al otro llegando a las conclusiones apresuradas que provocaran palabras hirientes y dolores en el alma.
Con esos pensamientos dándole el aliciente para que las crecientes debilidades no se apoderaran de su cuerpo el menor de los Winchester caminaba decidido hacia la cabaña donde esperaba encontrar el apoyo y el confort que sólo su hermano podía darle. Prestando atención a cada sonido de su entorno, mirando con ojo avizor cada rama o tronco que parecía proyectar una amenaza con su sombra oscura caminaba lentamente tratando de atenuar el sonido de sus pies descalzos y de no prestar atención al frío que se le estaba calando por los huesos desde el suelo húmedo.
Subiéndose más el cierre de su campera se maldijo internamente por la locura que había echo al salir a la carrera por el bosque, asombrándose de la distancia que había recorrido sin sentir en sus pies el dolor que el frío o las rocas que encontrara a su paso le ocasionaran

-Al menos tengo…medias-trató de consolarse con un susurro entrecortado por el rechinar de sus dientes e iba a decir algo más cuando un sonido extraño lo paralizó en el lugar donde estaba.

Una nota aguda subió y bajó a corta distancia llenando el aire de tensión. Los latidos de su corazón comenzaron a retumbar con demasiada fuerza y el chico se aplastó contra un árbol deseando que lo que fuera que había hecho ese sonido no pudiera escucharlo. Asustado pero sin embargo decidido a no dejarse sorprender se asomó cautelosamente para mirar el lugar desde donde estaba seguro había llegado esa nota aguda parecida a un aullido y, fue en ese momento cuando este se repitió causándole que un frío lejano a la temperatura de su entorno le recorriera la columna vertebral.

Sin embargo, algo hizo que frunciera el ceño desconcertado y que se concentrara aún más en escuchar lo que el viento había llevado a sus oídos. Un llanto, eso parecía, el llanto lastimero de algún animal y no el aullido amenazante de una bestia sobrenatural sedienta de sangre por lo que se enderezó desde su precario refugio y caminó hacia la dirección desde donde provenían los gritos aunque por un momento dudó en continuar mirando detrás de sus pasos el camino que estaba dejando.
Si iba hacia el lugar desde donde llegara el grito de ese animal se estaba alejando de la cabaña pero, al escuchar nuevamente y esta vez con más fuerza las notas discordantes de un llanto que subía y bajaba en tonos graves y agudos se decidió a avanzar.

Algo estaba en problemas y si era un animal él no se sentía capaz de dar media vuelta y hacer como que no pasaba nada. Siempre había tenido una especial predilección por los animales, ocultando a duras penas las ganas de tener un perro al menos por un tiempo más largo de lo que lo tuvo en Flagstabb y ese aullido lastimero ya le había conmovido lo suficiente como para arriesgarse a ver que pasaba.
No había recorrido más que unos veinte metros cuando mezclados con el sonido del viento en las hojas y el llanto lastimero que guiara sus pasos escuchó el constante burbujeo de una corriente de agua.

El jovencito no imaginaba que estaba tan cerca del arroyo por lo que cuando apartó unas ramas y delante suyo pudo ver el correntoso caudal de agua la sorpresa dio lugar al desconcierto cuando se dio cuenta que ese sonido lastimero provenía de algo que estaba justo en un tronco que había quedado prisionero por unas rocas en el medio del cauce del pequeño río. Corriendo se acercó a la orilla para ver mejor, no era muy ancho apenas unos cinco metros lo separaban de la otra lo que hacía que este fuera un pequeño río de los muchos que recorrían ese bosque y que, seguramente, estaba aumentando su caudal con los primeros deshielos de la cercana primavera por lo que la corriente llegaba veloz arrastrando a su paso ramas, troncos o quizás pequeños animales a los que tomara desprevenidos.
Y por lo que el menor de los Winchester pudo ver en ese tronco se balanceaba en precario equilibrio un pequeño oso que había sido arrastrado desde algún punto más al norte del bosque frío.

-¡Oh, no!-murmuró Sam en cuanto se dio cuenta del problema. El animalito no iba a resistir mucho más en ese tronco porque la fuerza del agua crecía junto con el caudal a cada minuto que pasaba y en cualquier momento el pedazo de árbol se desviaría de las rocas que lo estaban deteniendo-Dean va a matarme-agregó el menor cuando ya decidido bajó la pequeña barranca con la que el terreno descendía hacia la orilla y metió un pie en el agua mientras se tomaba de unas raíces cercanas para mantenerse estable, mientras comprobaba así la profundidad del angosto río.

Con algo de alivio se dio cuenta que podría apoyarse en el lecho y mantenerse de pie hasta llegar al animal que cada vez más asustado gemía lastimeramente

-Ya voy…pequeño-le dijo el joven Winchester luchando contra el frío líquido que clavaba invisibles agujas de hielo en su piel. El agua llegaba hasta sus muslos ejerciendo bastante presión con la velocidad de su corriente pero Sam se mantuvo estable y lentamente avanzó hacia el tronco que afortunadamente estaba a poco más de un metro de la barranca por la que él había descendido-Ya estoy…aquí-le dijo suavemente al pequeño animal que mirándolo con recelo se acurrucaba tembloroso sobre el tronco-Voy a levantarte ¿De acuerdo?-el chico seguía hablando tratando de ganarse la confianza del osezno que parecía entender que él no estaba ahí para hacerle daño mirándolo con grandes ojos marrones llenos de miedo.

Luchando para mantener su precario equilibrio Sam se apoyó en las rocas y se quitó la campera, con cuidado envolvió al animalito que no opuso resistencia y lo estrechó en sus brazos con alivio.

-Eso es…tranquilo-dijo pronunciando esas palabras con esfuerzo debido al frío que castañeaba sus dientes-Vámonos… de…aquí-agregó al tiempo que se enderezaba de la roca que le servía de sostén para comenzar a avanzar de nuevo.

Iba a dar el primer e inseguro paso cuando, sin saber porque, algo le dijo que mirara más allá de donde estaba y cuando levantó la vista sus instintos reaccionaron alarmados al ver como venía a gran velocidad otro tronco enorme que parecía ir directo hacia ellos.

En el acto se dio cuenta que iba golpearlo mucho antes de que pudiera alejarse rumbo a la orilla por lo que casi sin pensarlo envolvió más al animalito en su campera y con todas sus fuerzas lo arrojó hacia la orilla alcanzando a ver, justo antes de que un fuerte impacto en sus rodillas lo empujara hacia las rocas, como el osezno llegó sano y salvo a su destino.

Dolorido, aterido de frío y casi al borde de la inconsciencia se aferró con fuerza al tronco que lo había aprisionado entre las rocas y, asustado, con las pocas fuerzas que le quedaban gritó el nombre de su hermano.

*************************************************
Dean
Tuvimos una emergencia por lo que tuve que llevarme el auto. Llegué a mitad de la noche junto con Caleb mientras Joshua se quedó a cuidar al guardaparque que encontramos malherido. Alcanzó a decirnos que el maldito Wendigo lo había atacado en su cabaña sorprendiéndolo mientras cortaba leña y que pudo escapar de la guarida donde lo había llevado. El desgraciado está cerca de la cabaña, Dean, pero no pudimos encontrarlo. Debemos llevar al guardabosque al pueblo o no se salvará. NO salgan de ahí por ningún motivo hasta que yo regrese y cuida bien a tu hermano.



-Sam-dijo el rubio con un susurro angustiado, sintiéndose por unos segundos paralizado ante la nota que sostenía en sus manos. La culpa carcomiéndole por dentro dio lugar a una alarmante sensación de peligro por lo que de inmediato arrojó la nota para girar con rapidez hacia la puerta para llamar a su hermano-¡Sam!-gritó mientras salía a la deslumbrante luz del mediodía. Entrecerró los ojos molesto por el brillante sol pero eso no evitó que notara que el menor no estaba parado donde lo dejara por lo que sintió que un frío helado le recorrió las venas-No…no… Sam… ¿Dónde estás?-preguntó al silencioso viento mientras, frenético, corrió alrededor de la cabaña deseando encontrarlo en uno de sus momentos emocionales sentado mirando hacia la nada, consciente de que el chico a veces se ponía melancólico y gustaba alejarse para pensar tranquilo-¡SAM!-gritó de nuevo y el silencio sólo interrumpido por el gorjeo de algunos pájaros le llegó como respuesta haciendo que su preocupación y su sorpresa inicial fueran haciéndole un lugar cada vez más grande en su pecho al pánico.

Por unos segundos contuvo la respiración tratando de equilibrar los latidos de su corazón que retumbaban frenéticos en sus oídos-¡Cálmate Dean! ¡No te asustes!-se dijo exhalando el aire retenido con un largo suspiro-Tengo que estar tranquilo... y encontrarlo... ¡Y cuando lo haga me va a escuchar por darme este susto!-mientras hablaba entró a la cabaña y con celeridad tomó uno de los bolsos para sacar de él dos de sus armas cargadas con bengalas pero, después de pensarlo un segundo, dejó una dentro y la otra la ajustó al cinturón de sus jeans.

Iba a cerrar el cierre de la bolsa de lona cuando sus ojos se posaron en una de las mantas que él antes había tirado al suelo en el momento que molestaba a su hermano para despertarlo. Ese recuerdo angustió su corazón por lo unidos que habían estado hasta ese malentendido terrible en el que la desaparición de su nena los desuniera pero, también, le recordó que el chico había estado enfermo.

Pensar que ahora estaba solo en el bosque, que podía estar congelándose de frío, que la fiebre podría estar debilitándolo de nuevo o, lo que era mucho peor, quizás estuviera herido o atrapado por ese Wendigo que estaba asolando el lugar casi hace que una expresión horrorizada surgiera a través de sus rasgos.

Sintiendo en su corazón la necesidad de tener a su hermano seguro, sano y salvo a su lado pasó una mano sobre su rostro deteniéndola brevemente sobre su boca para sofocar la intensa sensación de horror que intentó opacar su mirada.

Y, cuando al fin la alejó de sus labios, su mandíbula firme, los dientes apretados y el brillo de su mirada dieron espacio al hermano mayor valiente y decidido que estaba resuelto a proteger y cuidar a Sam por encima de todas las cosas.

-¡Voy por ti hermanito, no te preocupes!-con gran determinación en la voz y su instinto protector activado a la máxima potencia guardó una manta en su bolso y salió corriendo de la cabaña hacia el bosque guiado por ese extraño sexto sentido que siempre hacía que supiera donde, como y cuando Sam lo necesitaba.

***********************************************
Mañana vuelvooooo!!!! ((liiii)) Es que tengo sueño, sorry,viernes + 32 chicos que gritaron toda la tarde= estoy hecha pelotaaaaa


Última edición por sammynanci el 25/06/11, 01:36 am, editado 1 vez (Razón : 1ra razón:LLEGUÉ A LOS 800 POST!!!2da razón:se me dio la gana,jajajaja)
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por patriciamv3 el 25/06/11, 02:20 am

((awwww)) volviste amiga por aquí, la emoción me embarga ((awwww)) Jamás te enviaria un correo bomba, no vez que si hago eso me quedo sin el final de la historia ((ggg)) y sin mi amiga querida ((rr)) que me hace sufrir con sus historias, y sufro más cuando no actualiza las mismas, pero sabes que te adoro ¿cierto?
Bueno con respecto al fic, ya sabes que me encanta, si son lo más tiernos estos Winchis adolescentes. Mi Amor Dean metiendo la pata pero arrepintiendose después, reconociendo su error e intentando corregirlo, que eso es lo que importa (deangirl) y Sam tan preocupado por el osito, ay ¿acaso puede ser más tierno? (s&dgirl)
Por cierto no se que haces posteando tan tarde y ¿qué hago yo leyendo tan tarde? ((tic)) debe ser la abstinencia de Supernatural
bubu
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por verobian el 29/06/11, 08:22 am

Que lindo me encanta y estoy re ansiosa por saber como sigue. Cuando publicas mas!!!! ((ñaca))
avatar
verobian
En su primer caceria...

Femenino
Cantidad de envíos : 48
Edad : 47
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 24/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por sammynanci el 15/08/11, 04:01 pm

]quote="patriciamv3"] ((awwww)) volviste amiga por aquí, la emoción me embarga ((awwww)) Jamás te enviaria un correo bomba, no vez que si hago eso me quedo sin el final de la historia ((ggg)) y sin mi amiga querida ((rr)) que me hace sufrir con sus historias, y sufro más cuando no actualiza las mismas, pero sabes que te adoro ¿cierto?

Awww,gracias amiga y yo a vos!!! (Aunque te haga sufrir me alegra que me quieras!!! ((awwww)) )


Bueno con respecto al fic, ya sabes que me encanta, si son lo más tiernos estos Winchis adolescentes. Mi Amor Dean metiendo la pata pero arrepintiendose después, reconociendo su error e intentando corregirlo, que eso es lo que importa (deangirl) y Sam tan preocupado por el osito, ay ¿acaso puede ser más tierno? (s&dgirl)
Por cierto no se que haces posteando tan tarde y ¿qué hago yo leyendo tan tarde? ((tic)) debe ser la abstinencia de Supernatural
bubu
[/quote]

Qué barbaridad amiga,las dos nos acostamos re tarde ese dìa coincidiendo las dos en el mismo problema,a mi la abstinencia me está volviendo ((tic)) autista! obsesiva dirìa (màs de lo que soy.jajajaj,posesa diría mi amiga Ari)por lo que me puse a mirar todas las temporadas(Otra vez) y voy por la segunda capi 20,xd ((Pd)) ((awwww)) y como despuès leo fics y me ponìa a escribir como loca me olvide completamente de seguir por acá la historia (Tienes que mandarme un mensaje,tomate,bomba,algo que me haga acordar de seguir,xd,porque aunque sè que lo lees por F.F (por cierto ya publiquè el casi último,jajaja) a mi no me gusta dejar las cosas sin terminar v ((hero)) así que por eso estoy aquì,ademàs de que (y no lo puedo creer!!! Yes! )hay otra lectora màs,xd!!!

Gracias verobian!!!(espero que me disculpes la demora)

Bueno,esta vez si prometo no tardar en dejar el otro capi,màximo dos dìas,asì no se cansan de leer porque desde ya les aviso que mis capis son cada vez màs largos ((tic)) (inspiración que le dicen,jajajaj)

Cassandra/Sil: no te olvides de dejar el comentario asì sigo eh? Sabés que sos mi apoyo y mi hermanita no me puede fallar aunque este foro te desmotive,xd,somos pocas pero haremos ruido en este topic,jajajja!!!! ((ggg))

Ahora si.lo que sigue.... ((tic)) (luego de una bùsqueda de 5 minutos encontré por donde iba,xd,cuánto hacía que no publicaba(se esconde con vergüenza)

Supernatural

…-¡Voy por ti hermanito, no te preocupes!-con gran determinación en la voz y su instinto protector activado a la máxima potencia guardó una manta en su bolso y salió corriendo de la cabaña hacia el bosque guiado por ese extraño sexto sentido que siempre hacía que supiera donde, como y cuando Sam lo necesitaba…

Supernatural

Cuando el mayor de los hermanos Winchester llegó al límite del claro en donde estaba ubicada la cabaña del guardabosque detuvo su veloz carrera momentáneamente desorientado, mirando a su alrededor escudriñaba cada rama, hoja y suelo en busca de alguna huella que le indique si el chico había corrido en esa dirección. Por unos segundos sus ojos entrenados trataron de encontrar la concentración que se le escapaba por culpa de los angustiosos latidos de su corazón. Sam podría haber corrido hacia cualquier parte del bosque y cada minuto que pasaba sin encontrar alguna pista que le indicara el camino a seguir hacía que su pecho se cerrara con una sensación sofocante que nunca antes había sentido. Si lo perdía para siempre el último recuerdo que iba a tener de ellos juntos iba a ser el momento en que él le escupiera despectivamente tan duras palabras y, la culpa que eso le ocasionaba, más la desesperación que la desaparición de su hermano le provocaba, hacían que pensar que hacer para encontrarlo le resultara cada vez más difícil.

Luchando contra las lágrimas que nublaron sus ojos verdes se pasó una mano con fuerza por su corto cabello rubio, como hacía siempre que estaba preocupado o asustado y se maldijo a sí mismo por lo que había pasado. Si algo malo le pasaba a Sam nunca iba a poder perdonárselo.

-¡Si al menos hubiera pensado antes de abrir mi jodida boca esto no hubiera pasado!-se dijo recordando la ira que había sentido que le había empujado a decir algo que realmente no creía. La expresión de sorpresa y dolor con la que Sam lo mirara se repetía continuamente en su memoria clavándose cada vez más profundo en su alma-Este chico si que sabe como hacer para que uno se sienta triste-murmuró mientras una lágrima solitaria descendía por su mejilla al mismo tiempo que la determinación para encontrarlo y solucionar el dolor que le había causado se afianzaba en su alma-Voy por ti, Sammy pero necesito una pista, algo ¡Vamos, maldita sea!-casi gritó mientras frenético continuaba la búsqueda de una señal que le indicara que camino tomar, buscando un signo externo que justificara lo que su interior le gritaba con alarma.

Ese sentimiento en sus intestinos fue, sin duda, algo más que la razón que le indicaba que él no comía desde hacía un largo rato. Todos sus instintos le gritaban que el menor lo necesitaba y él nunca iba a dejar de cumplir con lo que su corazón le ordenaba.

Proteger y cuidar a Sam estaba por encima de todas las cosas, era su vida y ser hermano mayor era lo único le importaba más que la caza y salvar personas. Amaba al chico, esa era la verdad que le atenazaba el alma ante su ausencia, y no iba a perderlo por culpa de unas malditas palabras o de cualquier fenómeno, ente o criatura que se le ocurriera cruzarse en su camino. Si alguien o algo se atreviera a tocarlo iba a ser lo último que hiciera en su patética vida, eso se lo repetía constantemente y fue esa certeza la que hizo que reaccionara del instante de desesperación que había opacado la fuerza de su mirada y el hermano mayor tomó su lugar nuevamente transformando al joven en el hombre decidido, fuerte y valiente que le había prometido a su hermano pequeño que mientras él estuviera cerca nada malo iba a pasarle, transformando así, las pesadillas y temores del niño en cálidas esperanzas que iluminaban los ojos verdes de Sam con esa claridad que los sentimientos que por él tenía le daban.

Ser testigo de eso era lo que afianzaba con más fuerza en el corazón del mayor la convicción de que sin su hermano pequeño la vida itinerante, plagada de peligros, con el dolor de los recuerdos de su mamá clavados en su alma y la niñez perdida en ese fuego que se la llevara causando que tuvieran un padre ausente cubierto por el estigma de la venganza, no tendría ningún sentido si él no estaba.

Y fue en el instante en que esa certeza llenó su interior con una suave sensación que sus ojos se posaron en una rama rota que para cualquier otra persona hubiera sido insignificante pero que para un cazador entrenado como él se convirtió claramente en la señal que buscaba. Eso y sus fuertes instintos protectores que se dispararon junto a los latidos de su corazón le gritaron que el chico había pasado por ahí por lo que nuevamente retomó la carrera que esos minutos de pensamientos tormentosos había retrasado.

Atento a cada sonido de su entorno, sus ojos recorriendo el verde paisaje iluminado en pequeños claros por el sol que se asomaba en los trozos visibles del celeste cielo del mediodía buscaban cualquier otro rastro de que su hermano hubiera pasado por ahí.

-Sammy ¿Dónde diablos estás?-se preguntó preocupado ante el silencio extraño que había sumido al bosque en una quietud lejana a la febril actividad que había percibido en su carrera por la arboleda que había sido recibida con la asustada huída de ardillas, pájaros y otros pequeños animales que había encontrado a su paso.

Dudoso en levantar la voz para llamar a su hermano, aunque todavía deseaba gritar su nombre con todas sus fuerzas, se detuvo nuevamente detrás de un gran pino que había sido abatido por alguna tormenta pasada mirando un segundo a su tronco viejo y arrugado que estaba poblado de insectos que continuaban su camino ajenos a la tensa inquietud que se había cernido sobre el resto del bosque.

El joven Winchester respiró hondo intentando calmar los latidos intensos de su corazón que retumbaban como un bombo en sus oídos, cerrando su mente a cualquier cosa que no fuera encontrar o escuchar algo que lo llevara a Sam a pesar de que su instinto de cazador le erizaba los vellos de la nuca ante un peligro latente que parecía flotar en el viento frío que susurraba entre las hojas.

Con su mente completamente concentrada en el chico dejó un resquicio de alerta ante la posible presencia del Wendigo que había estado asolando el lugar y, consciente de que estaba en su territorio de caza, sacó la pistola de su cinturón y la tomó con fuerza en su mano derecha recorriendo con su mirada cada rincón que, desde su precaria posición detrás del árbol caído, consiguiera vislumbrar.

Su respiración se atenuó acompañando el retroceso de los latidos de su corazón que disminuyeron en cuanto el cazador experimentado hizo su aparición en él convirtiéndolo en el perfecto soldado que se camufló con el paisaje, acechando atento desde su posición defensiva, a la espera de la señal que lo transformara en lo que estaba destinado a ser.

Día a día el joven Dean Winchester estaba convirtiéndose en un cazador temible, preparado para enfrentarse al peligro con determinación y, aunque la cacería formaba parte de su forma de vida gracias a su padre que lo preparara desde niño para enfrentarse a los males que se habían mantenido ocultos hasta que su inocencia se consumiera junto con las llamas que se llevaran al único ángel en el que creía, él nunca dejaría de responder a la voz de su corazón que repentinamente dio un vuelco ante la llamada de auxilio que atravesó el aire como una flecha llegando para clavarse con un agudo dolor en medio de su pecho en cuanto le pareció escuchar en la distancia el sonido de su nombre pronunciado con desesperación.

Por un segundo hasta su respiración se detuvo escuchando atentamente el susurro del viento que había traído el débil sonido de esa voz. Por un instante creyó que la había imaginado pero su fuerte instinto protector hizo que el hermano mayor desplazara al cazador y, sin importarle otra cosa que no fuera correr al rescate del menor, salió raudo hacia el lugar desde donde estaba casi seguro había llegado el sonido tenue de una voz y, aunque no abandonó por completo al cazador en él ya que dejó un resquicio de atención para la vigilancia del bosque, no podía dejar de sentir en su pecho la ansiedad intensa que le gritaba que debía encontrar a Sammy rápido.

En la helada corriente de agua el jovencito se desesperaba más a cada minuto que pasaba, el frío penetraba por sus poros calándose en sus huesos como finas agujas de hielo, sus dientes castañeaban cada vez con más fuerza lo que impedía por el momento que la inconsciencia lo hundiera en la oscuridad en la que encontraría alivio al dolor que acuciaba su cuerpo. Sabía que si eso pasaba ya nada ni nadie lo arrancaría de las garras de la muerte y sus pensamientos luchaban para alejarse del abismo en el que parecía estar hundiéndose, concentrándose en la única luz de esperanza que veía en su futuro. Dean. Sólo Dean iba a llegar por él, siempre lo hacía, detrás de cada peligro que lo acechara el manto protector que su hermano tendía sobre él alejaba cada veta de miedo que se hubiera instalado en su alma y, aunque a veces renegaba de la sobreprotección que el mayor le dedicaba, en ese momento más que nunca deseó que él llegara.

No se sentía con fuerzas para resistir durante más tiempo, el agua casi le llegaba a los hombros ya que había quedado inclinado contra las rocas y si continuaba creciendo a esa velocidad en unos diez minutos lo cubriría totalmente.

Aunque el enorme tronco que lo había atrapado había aflojado la presión con la que lo aplastaba contra las duras piedras siendo sus brazos los únicos que apenas alejaban el rugoso tronco de su cuerpo, no podía moverlo más sin sentir como la fuerza que usaba se iba diluyendo como la espuma que lo rodeaba y, asustado como pocas veces en su vida, reunió la poca energía que le quedaba y gritó el nombre de quien estaba seguro daría todo por salvarlo.

-¡DEAN-el sonido de su voz se perdió en la distancia al mismo tiempo que una lágrima partía desde sus ojos verdes hasta reunirse con sus labios. No quería morir, no así, dejándole a su hermano como último recuerdo el momento de dolor por el que habían pasado, sin verlo por última vez, sin despedidas, sin decirle lo mucho que lo quería-Dean-susurró de nuevo sintiendo como el sólo hecho de decir esa palabra casi le quitaba todo el aliento que le quedaba.

Pero, negándose como el Winchester que era a que un maldito arroyo consiguiera lo que multitud de espíritus y criaturas habían intentado en su corta pero intensa vida plagada de peligros, volvió a reunir fuerzas tratando de empujar el tronco que había aprisionado su cuerpo contra las rocas sintiendo una breve esperanza cuando cedió un poco más su posición torciéndose hacia un lado-Si…al menos…pudiera sumergirme…-se dijo el chico preparándose con una respiración profunda para intentar desplazarlo contra la corriente para dejar un espacio que al menos le permitiera hundirse y alejar ese peso que ya lo sofocaba pero, justo en ese momento, el sonido de una voz grave llegó a sus oídos a pesar del constante burbujear de la corriente de agua.

-¡SAM! ¡SAMMY!-exclamó la voz que enseguida reconoció como la de su hermano mayor haciendo que ése fuera el único momento en el día que sintiera una cálida sensación llenando su alma.

-¡Dean! Estoy…aquí-dijo suavemente recorriendo con la mirada la orilla esperanzado con la próxima llegada de su hermano, rogando internamente que lo hubiera escuchado a pesar de la distancia y de la debilidad de su tono de voz-¡Dean!-exclamó de nuevo y una suave sonrisa de alivio se abrió camino en sus labios casi azulados cuando vio aparecer a la carrera al rubio quien, apartando las ramas que bloqueaban su camino, llegaba al río con esa expresión de preocupación cercana al pánico que él tan bien conocía.

-¡Sammy! ¿Qué demonios?-exclamó el joven cambiando brevemente su ceño fruncido en un gesto de sorpresa al encontrarlo en esa extraña situación. Sabía que su hermanito era experto en meterse en problemas pero nunca había imaginado que lo iba a encontrar atrapado por un árbol en el medio de un río. De inmediato el alivio de encontrarlo se convirtió en un miedo punzante que oprimió su pecho al ver la palidez de su rostro y el color azul que comenzaba tornarse más intenso alrededor de sus labios-¡Voy por ti, resiste!-le dijo mientras corría los pocos metros que lo separaban de la barranca pero, en el instante que iba a meterse al agua, lo detuvo el intenso tono de terror con el que el chico exclamara

-¡NO! ¡No…lo…hagas!-sus ojos transmitiéndole con más vehemencia que sus palabras que el chico estaba asustado ante el hecho que él se metiera en el agua lo desconcertó al mismo tiempo que le hizo sentir con más intensidad que antes la necesidad de llegar a él para rodearlo con sus brazos como cuando era un pequeño niño que en las noches tormentosas sólo encontraba consuelo en su regazo.

-¿Qué?... ¿Por qué no?... ¡Sammy! ¿Qué pasa?-insistió Dean luchando en contra de las fuerzas que como un imán lo atraían hacia su hermano sin importarle más nada.

-El…agua…va…a…arrastrarte…es…demasiado…fuerte-explicó el castaño entre respiraciones entrecortadas.

-¿Y piensas que voy a quedarme aquí parado sin hacer nada?-se exasperó el rubio quien, aún con un pie dentro del agua, sintió como las palabras del menor tenían sentido cuando la fuerza de la correntada pugnaba por arrojarlo en sus turbulentas aguas-¿Qué quieres que haga Sammy? ¡Dime algo!-exigió frenético al darse cuenta que si él caía quizás se salvara nadando hacia la orilla pero que lo arrastraría una gran distancia antes de lograrlo y para cuando regresara ya habría perdido para siempre a su hermano.

-Mira allá…Dean…la rama…sobre el…agua-el jovencito giró la cabeza y el rubio siguió la dirección de su mirada. Una gran rama de un tronco caído se adentraba en la corriente de agua a unos seis metros de donde ellos estaban formando como una barrera que detendría el paso de lo que el agua arrastrara si es que podía sujetarse a sus ramas-Voy…a sumergirme…pronto-continuó el menor cuando los ojos desesperados de su hermano se posaron nuevamente en él entendiendo lo que el chico necesitaba –Me atraparás…Dean…confío…en ti-dijo finalmente haciendo que un nudo de emoción le agarrotara la garganta.

Ahí estaba otra vez esa mirada que le llegaba al alma, otra vez esas palabras que antes él le negara y que ahora se sentían tan necesarias. No iba a defraudarlo, nunca se le iba a pasar por la cabeza fallarle cuando más lo necesitaba y con esa convicción creciendo en su pecho le dirigió una sonrisa que camuflaba la ansiedad que dejarlo solo le causaba. Hacer eso iba en contra de todo en lo que Dean Winchester creía y hacía.

-Te atraparé Sammy, lo prometo-le dijo guardando su arma en el cinturón antes de correr hacia la gruesa rama en donde trepó ágilmente para sujetarse con fuerza y mirar hacia el lugar en que dejara al chico luchando con la prisión que lo atrapara.

Seguramente recordaría ese momento como uno de los más difíciles de su vida actuando en contra de todos sus instintos que le gritaban en medio del frenético palpitar de su corazón que protegerlo estaba por encima de todas las cosas. Desde su posición el mayor vio impotente como el agua subía por el cuello de Sam a medida que el chico empujaba el tronco que gracias al aumento del caudal se apartaba de la roca desviándose hacia un lado dejando así un espacio pequeño por donde el menor esperaba sumergirse para escapar de la trampa helada. Ver como su hermanito tomaba aire, su mirada fija en él perdiéndose de a poco bajo la espumosa superficie casi detuvo el ritmo de su respiración haciéndolo aferrarse con tanta fuerza a la rugosa superficie de la rama del árbol que apenas sintió el ardor de las raspaduras que ello le ocasionara, su corazón palpitando frenético retumbaba con fuerza en sus oídos casi opacando el espumoso sonido del fluir del agua, su vista tornándose brumosa por algo más que las gotitas que lo salpicaban no apartaba su atención del chico que en ese momento desaparecía bajo el agua, sus cabellos castaños escondiéndose bajo las burbujas blancas de la espuma por lo que pareció una eternidad para Dean que sentía como la desesperación por la idea de perderlo le atenazaba el alma.

-¡Sal ya, maldita sea, aparece!-murmuró contando los segundos que avanzaban junto a los latidos cada vez más intensos de su corazón-¡SAMMY!-gritó finalmente cuando los segundos avanzaban y de su hermanito no veía absolutamente nada-¡SAMMY!-volvió a gritar con desesperación ya dispuesto a lanzarse al agua soportando apenas ese duro momento de verlo desaparecer bajo las turbulentas aguas que azotaban la superficie con espumosos remolinos-¡Qué demonios!-exclamó cuando ya a punto de arrojarse al río vio en un rápido desenfoque a un par de metros de él la silueta de algo bajo el agua y segundos después la cabeza de su hermano se asomó en la superficie tratando de respirar una bocanada de aire fresco antes que una ola lo cubriera de nuevo-¡Te atraparé Sammy tranquilo!-le gritó el rubio ansiosamente en cuanto lo vio aparecer.

El castaño con esfuerzo se mantuvo a flote, su mirada fija en Dean clamaba silenciosa por su ayuda y protección, sintiendo sus fuerzas cercanas a desvanecerse llegó junto a la rama y tendió su brazo a la mano de su hermano extendida hacia él.

Con los reflejos otorgados por su instinto y su entrenamiento el rubio sujetó el antebrazo del menor con todas sus fuerzas sintiendo como el cimbronazo que la resistencia a la lucha contra el poder de los rápidos le dio casi hace que se suelte de la rama a la que se sujetaba.

-¡Te tengo Sammy! ¡Resiste!-le dijo alentando al jovencito que a cada segundo que pasaba apenas podía mantener sus ojos abiertos mezclándose gotitas de agua puntitos negros que enturbiaban su visión.

Consciente de esto el mayor de los Winchester en un supremo esfuerzo de sus músculos doloridos tensionándole la espalda atrajo al chico hacia él al tiempo que retrocedía por la rama hacia la orilla y, cuando sus pies la tocaron, nunca se sintió más contento de pisar suelo firme en su vida por lo que con energías renovadas usó sus piernas para dar el último envión al cuerpo casi flojo de su hermano atrayéndolo hacia él consiguiendo sacarlo del agua mientras caían agotados en la barrosa arcilla de la ribera. Inmediatamente el rubio se incorporó sin otro pensamiento que no sea verificar el estado del menor que estaba a su lado alarmantemente quieto tendido boca abajo en el lugar donde cayeran no movía un solo músculo y cuando Dean lo volteó con suavidad hacia él la palidez de su rostro en contraste con sus mojados cabellos castaños casi detienen su respiración.

-¡Sammy!-le gritó asustado tomando más fuerte de lo que pretendía su cara entre sus manos. La falta de respuesta y la visión de sus ojos cerrados catapultó al rubio de inmediato al pánico-¡No me hagas esto chico, contéstame!-le pidió mientras con una mano temblorosa recorría su cuello en busca de su pulso-¡Maldición, no puede ser!-murmuró consternado cuando no percibió ningún palpitar bajo sus dedos-¡No te vayas a morir, no te atrevas!-murmuró luchando contra el nudo que le agarrotaba la garganta-¡SAMMY!

El sonido de su voz que se perdió en la distancia fue apenas audible sobre el fuerte arrullo de la turbulenta correntada recibiendo como sola respuesta el aleteo repentino de varios pájaros escapando entre las ramas en medio de gorjeos y trinares que dejaron un vacío angustiante en cuanto desaparecieron en lo profundo del bosque que parecía sombrío y desolado como la mirada del mayor de los Winchester que estrechó a Sam entre sus brazos sin detener ya la caída de sus lágrimas.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Y bueeeee ((ggg)) acá se terminò el capi,no soy mala quiero que lo sepan,no lo hice a poropósito dejarlo ahí con el peque en brazos de su desesperado hermano mayor,de verdad el capìtulo termina así porque lo que se viene ((ggg)) En fin,si quieren saber necesito comentario y estos ojitos que me pueden ¡sépanlo,jajaja!

Saludos a todas y bye!!! ((hero))



Última edición por sammynanci el 15/08/11, 04:05 pm, editado 1 vez (Razón : No veo una merd las letras con este fondo verde así que sorry los errores que encuentren,xd!!(aunque ni se les ocurra fondo negro letras rojas de nuevo eh?))
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por verobian el 20/08/11, 11:33 am

Me queres matar me estoy muriendo no aguanto cuando viene el otro!!!! me encanta veo en mi cabeza las imágenes, lo único que me los imagino como ahora no puedo verlos chiquitos pero me encanta siento el sufrimiento !!!!
Te pregunto no hay un link para que pueda enlasar la pagina y asi lo publico en mi grupo J2 Supernatural en Facebook para que lo puedan leer otros porque es impecable!!! nuevamente me saco el sombrero felicitaciones!!!! rene
avatar
verobian
En su primer caceria...

Femenino
Cantidad de envíos : 48
Edad : 47
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 24/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por sammynanci el 22/09/11, 10:58 pm

Oops! Acá estoy!! Muchas disculpas por la demora a verobian(mi única seguidora ((tic))) Sorry,pero estuve esperando que mis dos amigas se dignen a reaparecer a comentar pero están echas unas vagas(mentira,una está enfermuchis (mejorate pronto Patriiii ((awwww)) tkm) y la otra no quiere reaparecer por el foro,está desanimada con este topic ((Pd)) ) Así que como yo no dejo las cosas inconclusas,no abandono,xd,he regresado aunque sólo me quedes vos (y muy agradecida por ello) Yes! Lo único que puedo contestarte sobre el link que preguntas es que no sé si se puede desviarlos de acá a otra página sin permiso del foro (y obvio de mi que soy la autora) así que deberías preguntar. Yo también tengo facebook pero aún no sé como se publica ahí,necesito las clases de mi amiga Ari(que me enseñó y después me llamó monstruo,jajajaj)Cualquier cosa mandame un MP así me pasás la invitación de tu grupo J2 De acuerdo? ((yyy))
Y agradeciéndote tan lindo comentario sobre mi historia(lo de impecable nunca me lo habían dicho ((awwww)) ,gracias) paso a dejar lo que sigue. Y que conste que no quería matarte eh? Sólo me retrasé un poquito Peace jajajaj(qué caradura!!!) Ya sabés a quién echarle la culpa,jajaja.

Supernatural

…El sonido de su voz que se perdió en la distancia fue apenas audible sobre el fuerte arrullo de la turbulenta correntada, recibiendo como sola respuesta, el aleteo repentino de varios pájaros escapando entre las ramas en medio de gorjeos y trinares que dejaron un vacío angustiante en cuanto desaparecieron en lo profundo del bosque que parecía sombrío y desolado como la mirada del mayor de los Winchester que estrechó a Sam entre sus brazos sin detener ya la caída de sus lágrimas…

Supernatural

-¡Sammy! ¡Respóndeme!-exclamó con voz ronca, un nudo de pánico oprimiendo su pecho le dificultaba el uso de su voz, sintiendo el cuerpo laxo de su hermano entre sus brazos el mayor de los Winchester no pudo menos que sentirse paralizado y aterrado. Los segundos pasaban con opresiva lentitud y todo a su alrededor parecía diluirse en un espiral caótico de borrosas imágenes.

Pero cuando Dean se dio cuenta que eran sus lágrimas la que no le dejaban ver y que era el golpeteo frenético de su corazón el que aturdía sus sentidos apartó en un rincón de su mente el dolor que estaba sintiendo y se concentró en lo único que en ese momento realmente le importaba. No iba a perder a Sam, aunque tuviera que arrancárselo a la misma muerte de sus garras, él no lo perdería por un estúpido río helado de un maldito bosque. Eso no iba a pasar y el hermano mayor retomó su lugar desde el pánico y con todos sus sentidos protectores disparando la adrenalina de su sangre a límites insospechados se dispuso a salvar a su hermano y traerlo a su lado.

-¡Mierda Sammy! ¡No te atrevas a morirte, es una orden!-le dijo recostándolo a su lado mientras presionaba con unos dedos temblorosos y húmedos el cuello del chico en busca de ese latido que a él también le devolvería la vida-¡Joder!-gritó presionando sus dedos con más fuerza en su cuello en un desesperado intento de encontrar un latido-¡No estás muerto! ¿Me oyes? ¡No vas a morir!-el rubio trasladó su mano hacia el pecho de Sam para luego acercarse a él y presionar su oído en busca del rítmico golpetear de su corazón-¡MIERDA! No…no…no…-Dean sacudió su cabeza desesperado, y arrodillándose inmediatamente a su lado, apoyó las manos en el pecho del menor y comenzó a empujar hacia abajo rítmicamente haciendo lo que su padre les había enseñado en caso de que tuvieran que hacer las maniobras de resucitación para salvar a alguna de las potenciales víctimas en sus tantos casos sobrenaturales.

Nunca pensó que iba a tener que practicar esos ejercicios sobre su propio hermano, y la responsabilidad de que ese salvamento sea un éxito sumado a sus sentimientos por él, hacían que el joven cazador sintiera un pánico tan desesperante como nunca había sentido en su corta vida, las lágrimas caían sobre su rostro ligeramente más calientes de lo fría que sentía su piel, sus brazos temblaban y su respiración era dura y agitada por el esfuerzo que estaba haciendo sobre el cuerpo de su hermano aunque poco de eso le importaba concentrado como estaba en contar el ritmo de sus pulsaciones.

Llegó hasta treinta y paró inclinándose para cubrir la boca de Sam con su propia boca para insuflarle el aire que sus pulmones necesitaban.

-¡Qué nadie vaya a enterarse de esto, chico, porque si dices algo voy a patearte el trasero!-murmuró en un intento de calmar la tensión que agarrotaba sus músculos al iniciar nuevamente una ronda de compresiones mientras los minutos parecían estirarse indefinidamente trasladando el fuerte arrullo de la correntada a un segundo plano-¡Por favor… Sammy! ¡Vamos…no me dejes… solo!-rogó en un susurro entrecortado por su respiración cada vez más pesada por esa opresión en el pecho que se hundía cada vez más con cada segundo que pasaba.

Aunque sólo habían pasado un par de minutos desde que comenzara con el masaje cardíaco para Dean pareció una eternidad pero, al observar como el pecho de Sam subía con su segunda respiración, algo de calor fluyó por su sangre acelerada y con más fuerza que antes renovó sus intentos de reanimación.

-¡VAMOS SAMMY! ¡VUELVE!-le gritó mirando el rostro del menor, su piel pálida y cerosa en contraste con su cabello oscuro agarrotaron la garganta de Dean incapaz ya de decir una palabra más sin darse cuenta siquiera de las lágrimas que continuaba derramando y que caían como testigos silenciosos del dolor de su alma.

De repente, cuando menos lo esperaba, sintió un estremecimiento debajo de sus manos y Sam dejó escapar una tos ronca mezclada con el sonido de agua escapando de su boca.

-¡SAM!-exclamó Dean sin poder creerlo soltando el aire que sin darse cuenta había retenido al percibir el leve movimiento de su hermano bajo sus manos.

A pesar de la conmoción que sintió al saber que tenía a su Sammy de regreso, sus instintos protectores retomaron el control de la situación, y de inmediato, levantó al jovencito del suelo barroso inclinándolo hacia un lado para que pudiera expulsar el agua que había quedado atrapada en sus pulmones. Nunca pensó que escuchar a su hermanito toser le iba a traer ese sentimiento de alivio tan profundo a su alma por lo que abrazándolo con fuerza contra su pecho murmuraba sin saber a quién o a qué-¡Gracias, gracias!-mientras trazaba círculos calmantes en la espalda agitada del chico que aún continuaba tosiendo.

Cuando sintió que su respiración se calmaba un poco recostó a Sam en el pliegue de su brazo, y por primera vez en mucho tiempo, miró hacia abajo al rostro joven de su hermano con una sonrisa de alivio surcando sus labios.

-¡Hola Sammy!-susurró mientras tocaba su mejilla suavemente, su tono de voz aún quebrado por la angustia que había atenazado su garganta-¡Vamos chiquillo, vamos, abre los ojos para mi! ¡Vas a estar bien, te tengo, estoy aquí!-le dijo tratando de sonar seguro y reconfortante, su mente alejando a un rincón oscuro los dos minutos más terribles de su vida en cuanto vio el suave parpadeo de los ojos de Sam intentando centrarse en él.

-¿D´n-murmuró, y aunque Dean se preguntó como era posible abreviar un nombre de sólo cuatro letras, nunca estuvo más contento de escucharlo en su vida-Ten…go…frí…o-agregó el chico tiritando constantemente.

-Si, Sammy, lo sé-respondió el rubio pasando una mano por el largo cabello de su hermano en un intento de alejar esas gotas de agua helada que caían sobre su frente-Voy a sacarte de aquí, estarás bien, lo prometo-agregó mientras que, con la mirada, recorría la costa en busca de la bolsa en donde traía la manta y que no recordaba en que momento ni donde la había arrojado. Suspiró aliviado al verla a pocos metros de distancia, cerca del lugar donde él emergiera desde el bosque para encontrarse con su hermano atrapado en las aguas turbulentas.

Al ver la bolsa sobre el terreno lodoso el rubio sonrió satisfecho volteando la cabeza para mirar nuevamente al chico que sostenía en su regazo. Su corazón dio un vuelco cuando lo encontró nuevamente con sus ojos cerrados sintiendo un frío helado recorrerle la espalda independiente su causa de la brisa helada que acariciaba la espesura del bosque haciendo susurrar las hojas.

-¡Hey…hey…no vayas a dormir Sammy!-dijo agitándolo un poco más brusco de lo que hubiera deseado pero, vio recompensado ese movimiento, cuando el menor abrió sus ojos verdosos tratando de enfocarse en él-Eso es chico, tienes que permanecer despierto-lo alentó el rubio-Sé que tienes frío pero si te duermes no podremos salir de aquí ¿Me oyes?-preguntó preocupado mientras apartaba, otra vez, el flequillo mojado de su frente para mirar mejor en sus ojos.

Años de poder leer en su mirada lo que el niño necesitaba le dio la respuesta que buscaba, y cuando Sam le sonrió levemente, una ola de calor lo envolvió ante lo que en silencio le expresaba con su expresiva mirada.

La gratitud, el amor que leyó en el fondo de sus ojos verdes le imprimió más determinación a su voluntad de la que nunca había tenido. Sam confiaba en él, sabía que no iba a dejarlo solo, que lo iba a proteger y él sólo iba a defraudarlo el día en que estuviera muerto. Y ni así estaba seguro de que iba a dejar de protegerlo, quizás volviera desde donde fuera que iban los espíritus para patear el trasero de quien se atreviera a meterse con su hermano.

Dean era el hermano mayor de Sam, era su trabajo. Él siempre lo decía ocultando en esas palabras los sentimientos que reemplazaban la responsabilidad con el amor. Ser su hermano mayor era lo que siempre iba a ser. Y él no hacía nada mejor que eso.

Lo sacó de sus pensamientos la suave voz del castaño, apenas audible sobre el sonido del agua correntosa

-Dean... ¿Dónde… está…el…osito?-preguntó con dificultad mientras intentaba sentarse para mirar más allá de su hermano mayor que abrió los ojos desmesuradamente al escuchar esas palabras.

Lo único que le faltaba era que el chico estuviera delirando pidiendo por ese osito que llevara a dormir durante sus primeros cinco años cuando lo acompañaba hasta su cama en esas noches solitarias en las que se hacía cargo de su pequeño hermano.

-¿Osito? ¿Qué dices Sammy?-aún sintiéndose confuso y preocupado se concentró en ayudar al chico en ponerse de pie sosteniendo su tambaleante peso con la firmeza de sus fuertes brazos. Sabía que algunos de los síntomas de la hipotermia podían ser la confusión y la pérdida de memoria y que ellos podían avanzar a un estado más grave por lo que, de inmediato, al recordar esos síntomas volvió a sentarlo a pesar de la leve protesta del menor. Arrodillándose frente a él, lo tomó de la cabeza apartándole el flequillo, que se negaba a permanecer lejos de su frente, para observar mejor sus pupilas mientras que apoyó su mano libre en su pecho para cerciorarse que los latidos de su corazón aún fueran detectables.

Suspiró aliviado al sentir que estos eran rápidos y bastante fuertes teniendo en cuenta la aparente debilidad del chico quien intentaba apartarse de su hermano mientras repetía algo sobre un osito, lo que Dean no tuvo en cuenta concentrado como estaba en resolver la primera preocupación que tenía en mente y que era conseguir que Sam recuperara un poco de calor por lo que, haciendo caso omiso a sus palabras, se quitó las botas, y mientras se paraba reteniendo en el suelo a su hermano que quería seguirlo con la firmeza de una mano en su hombro, le dijo

-Voy por la bolsa y te traeré una manta Sammy, allá la veo-levantó la cabeza señalándole el lugar con su mirada. Sam no prestó atención a las indicaciones de Dean mirándolo con el ceño fruncido con esa expresión que él tan bien conocía y que indicaba que quería protestar por algo pero que no le alcanzaban las fuerzas para hacerlo dado los temblores que podía ver acuciaban a su pequeño hermano por lo que, sin demora, corrió hacia la bolsa de lona mientras agregaba-¡Y te pones ya mismo mis botas sin decir ni una palabra!

Sam lo miró alejarse con una sonrisa en sus labios haciendo el esfuerzo de levantar sus brazos para tomar las botas y obedecer a su hermano mayor. Sabía que detrás de ese tono de voz duro y cortante los instintos de mamá gallina del rubio estaban en alerta máxima y él no podía dejar de sentir un alivio inmenso que le envió una corriente cálida a su cuerpo que era mucho mejor que cualquier manta. Más que nunca, la sobreprotección que su hermano destinaba sólo para él, era lo único que le daba estabilidad y seguridad, aunque a veces se quejara de ella ya que, desde que tenía memoria, quien siempre acudió a su lado cuando lo necesitaba era él.

Lo distrajo de sus pensamientos y de la ardua tarea de ponerse las botas, a pesar de que en cualquier otro momento eso hubiera sido tarea sencilla, el peso de algo sobre sus hombros y el rostro de Dean que lo miraba con preocupada expresión en sus ojos verdes al ver que sus movimientos al intentar calzarse eran torpes y lentos

-¿Tienes mucho frío todavía Sammy?-le preguntó mientras rodeaba al joven con la manta que había sacado del bolso friccionando sus brazos y su espalda en un intento de darle más calor. Cuando el chico levantó con pesadez la cabeza para mirarlo agradecido la preocupación del mayor creció junto a los latidos de su corazón. Se veía confuso, aturdido, sus ojos poseían un brillo extraño, no el habitual del muchachito lleno de energía que sabía reconocer desde que era un niño, ese brillo era como el de la fiebre que lo había estado persiguiendo desde hacía días y que con los últimos acontecimientos casi había olvidado. Inmediatamente, llevó una mano a su frente frunciendo el ceño al sentir a su contacto que la piel de su hermanito era lo más cercano a un témpano de lo que nunca antes había tocado. Asustado, pero decidido a solucionar lo que le estuviera pasando, lo tomó debajo de los hombros para ayudarlo a pararse-¡Vamos a la cabaña, salgamos de una vez de este maldito bosque!-exclamó con firmeza.

-Pero…Dean…el…osito…espera…un…poco-intentó protestar el menor en un esfuerzo inútil de apartarse del brazo firme de su hermano que lo sostenía de la cintura y del brazo que había pasado sobre su cuello para dar los primeros dos pasos antes de que al fin pudiera articular esas palabras en medio de los temblores que recorrían su cuerpo y de una agobiante y extraña sensación que pesaba sobre su pecho dificultando su respiración.

El mayor de los hermanos, para el cual nada de esto había pasado desapercibido, afianzó su agarre sobre su hermano más que dispuesto a no dejarlo ir a ningún lado fuera de su vista por un largo tiempo frunció el ceño con disgusto ante lo que pensaba eran delirios del chico que empeoraba a cada paso-"En realidad apenas dimos tres pasos y ya tenemos más problemas"-pensó tratando de no entrar en pánico-Vamos Sammy, en la cabaña está el osito-le dijo suavemente pensando que así lo alentaría a caminar más pero, para su sorpresa, recibió un codazo leve en las costillas-¡Auch!-se quejó deteniéndose a mirar al chico quien, con expresión enojada, se plantó en el lugar con la típica postura rebelde y testaruda que caracterizaba a los Winchester.

-No…estoy…deli...rando…Dean-dijo finalmente, al parecer después de un breve intento por mantener a raya lo mal que se estaba sintiendo-Allá…vamos…pa…ra…allá-agregó señalando de nuevo hacia la costa de la que Dean estaba tratando de alejarse por lo que, suspirando con fastidio, intentó responderle con paciencia.

-Sammy, tenemos que volver a la cabaña, tienes que cambiarte de ropa, acostarte, te daré una chocolatada caliente y te pondrás bien, te lo prometo-le dijo intentando nuevamente dar un paso hacia el camino encontrándose de nuevo con la resistencia del castaño quien hizo un sonido gutural de fastidio.

-No…me…trates…como…a…un…niño…Dean-respondió con voz algo ronca lo que hizo que el rubio lo mirara con las cejas arqueadas, no sólo porque se dio cuenta de que el chico ya parecía congestionado, sino que el hecho de pensar que era cierto que Sam estaba creciendo, y para su orgullo al que camuflaba bajo una aparente molestia, crecía varios centímetros por año casi igualando a su padre y a su ,a pesar de eso, el mayor no podía dejar de sentir que no estaba muy contento con ese hecho, y no por perder en la estatura, sino porque no sabía si en algún momento iba a dejar de verlo como a su hermanito pequeño, sea cual sea la edad que tuviera.

Lo abstrajo de sus pensamientos la fría mano de Sam que se apoyó en la piel de su cuello provocándole un involuntario escalofrío-Por…fa…vor…vamos…para…allá-agregó cuando la mirada del rubio se encontró con la suya.

En ese momento Dean apretó las mandíbulas luchando con las emociones encontradas que en su interior provocaron las palabras y la mirada de su joven hermano.

-"Esta vez si que me está mirando como un cachorro mojado"-pensó el cazador con un suspiro frustrado intentando ponerle algo de humor al momento para encontrar la calma que se le estaba escapando al escuchar como Sam continuaba con sus frases entrecortadas, lo que lo estaba poniendo frenético, además de que seguía insistiendo con un osito del que ya no quedaba ni el recuerdo.

En ese momento un sonido gutural se escuchó a corta distancia detrás de unos arbustos, justo en la dirección a la que Sam quería que él lo llevara. Sobresaltado, pero inmediatamente alerta, adoptó una postura defensiva trasladando su cuerpo delante de su hermano que le apretó el brazo en el momento que sacó el arma que llevaba en la cintura para apuntar hacia el lugar desde donde el sonido parecía aumentar junto con el movimiento de la maleza.

-No…dispares…Dean-le susurró el chico con la voz temblorosa.

-No tengas miedo Sammy y quédate muy quieto-le susurró el mayor por sobre su hombro.

-No…es…miedo...

-Shhh, silencio-lo interrumpió el joven apuntando decidido hacia el cada vez más cercano sonido, que intercalaba bufidos con pequeños chillidos parecidos a un llanto, los que hicieron que los vellos de la nuca del mayor se elevaran con un escalofrío. Alejando en un rincón de su mente los nervios que le causaba saber que de él dependía la vida de su hermano se dispuso a disparar a lo que sea que apareciera detrás de ese arbusto desde donde provenían los extraños gritos. Grande fue su sorpresa cuando lo que surgió desde el verde follaje fue la campera de Sam que se movía junto a un bulto ruidoso que tropezaba cada pocos pasos-¿Pero qué demonios?-exclamó el rubio sin dar crédito a lo que veían sus ojos,y aunque estaba acostumbrado desde su más tierna edad a ver cosas raras, nunca imaginó que vería la campera de su hermano moverse por sí sola como si estuviera poseída.

Sentir como su hermano se trasladaba desde atrás, bajando su brazo armado cuando pasó por su lado, lo sacó de su asombro inicial y, de inmediato, el protector retomó su lugar en él para acercarse al chico que en ese momento se agachaba junto a la campera movediza.

-¡Sam! ¡No la toques!-le advirtió aunque se daba cuenta que para eso era tarde. Cuando su hermano levantó en sus brazos la campera, y acomodó sus pliegues para hacer un espacio en la embarrada tela, una cabecita negra con orejas redondas y grandes ojos marrones se asomó al aire libre mientras lamía la mano del chico quien, por primera vez en bastante tiempo, rió con ganas ante la mirada estupefacta del mayor.

-¿Qué diablos hace ese bicho con tu chaqueta?-preguntó el joven bastante molesto. Podía imaginar que el emocional de su hermanito había encontrado al animal y que por eso había terminado en medio de ese río helado priorizándolo sobre su propia seguridad.

-No es…un…bicho…Dean…es un osezno-aclaró el menor aún sonriendo ante las cosquillas que le causaba la lengua áspera del pequeño animal en los dedos de su mano-Lo…rescaté…del río-aclaró luego aunque, por la expresión enojada con la que el mayor lo miraba, podía darse cuenta que su hermano ya se imaginaba lo que había pasado-Por suerte…tú me…rescataste…a…mi. Gracias, hermano-agregó con una sonrisa que reflejó en el brillo de su mirada la gratitud y el amor que sentir que tenía la protección del rubio le daban.

El joven cazador lo miró y la sensación de ternura que le causó más con su expresión que con sus palabras hizo que el enojo se diluyera como la nieve se derrite en los deshielos de la cálida primavera por lo que, relajó el ceño y se acercó a su hermano extendiendo la mano para tocar brevemente la cabeza del pequeño animalito que, al ver su mano cerca de su cabeza, retrajo sus orejas hacia atrás acurrucándose más en el pecho de Sam emitiendo un gutural grito cercano a un gruñido.

-Tranquilo…pequeño…parece malo…pero no…muerde-le dijo el chico acariciando bajo el hocico al osezno que se tranquilizó de inmediato causando que el mayor arqueara las cejas asombrado.

-Muy gracioso Sammy-respondió algo molesto aunque darse cuenta del riesgo que su hermano había pasado sólo por preocuparse en salvar un pequeño animal, más la imagen tierna que veía ante sus ojos, hizo que fuertes sentimientos recorrieran como una brisa cálida su interior llenándole el pecho de una plácida sensación-"Éste es mi muchacho"-pensó con orgullo. Siempre podría decir que ese chico noble y valiente que tenía enfrente era el que él prácticamente había criado por lo que, sintiendo que su amor por él crecía junto con su orgullo, carraspeó intentando evitar el momento sentimental que estaba al borde de causar si hacía efectivos sus pensamientos y le daba al chico el abrazo que en su mente le estaba dando. Él era un Winchester, un cazador peligroso y bajo su coraza iba a mantener su hombría a salvo, con todo lo que había pasado desde que lo sacara del agua y casi lo perdiera había flaqueado bastante -"Suficiente por hoy"-pensó el rubio antes de hablar nuevamente-Tú y tu bola de pelos pueden quedarse aquí si quieren, yo vuelvo a la cabaña.

Comentario que fue recibido por Sam con una sonrisa más que seguro que no hablaba en serio y que no iba a dejarlo solo en el bosque por más que supiera como regresar y que la cabaña no estaba lejos. El chico tomó entonces con más fuerza a la pequeña criatura y caminó unos pocos pasos bajo la mirada atenta de su hermano que vigiló constantemente que no tuviera que atraparlo, si es que la debilidad le ganaba a la obstinada determinación de Sam quien, en ese momento se volvió a mirarlo y le dijo.

-¿No…vienes…con…nosotros?

Dean arqueó las cejas sorprendido ante la palabra nosotros. Al parecer su hermanito pensaba llevar a ese peludo a la cabaña pero, ya cansado de perder tiempo en ese lugar del que tendrían que haber salido hacía ya largos minutos para finalmente llegar a la calidez y seguridad de la cabaña, sólo caminó para unirse al llegar a su lado nuevamente lo sostuvo de la cintura con una reconfortante protección que contradijo sus palabras.

-Perra-dijo mirándolo con una luminosa sonrisa que provocó igual respuesta en el pálido rostro del menor.

-Idiota-respondió a su acostumbrado juego de palabras sintiendo como su fuerza, a la que sentía debilitarse a cada paso, tomaba un lugar más firme en su pecho, recuperándose, al absorber la seguridad que emanaba desde la actitud protectora de su hermano.

Al mismo tiempo, desde la espesura del verde follaje que susurraba al compás del viento, un par de ojos inyectados en sangre observaban a su presa con la cautela y el sigilo de un peligroso depredador. Como tal, había observado en silencio con un sordo gruñido apenas audible ronroneando en su pecho, a los humanos que caminaban por su bosque. Sus dedos largos, de uñas afiladas se clavaron en el tronco del árbol desde donde acechaba dejando la huella de sus garras cuando el Wendigo contenía sus ansias de sangre a la espera de la oportunidad que todo cazador espera antes de lanzar su mortífero ataque.

Siempre la presa más débil o más joven era la más fácil de atrapar, y esta vez, su objetivo no estaba solo, lo acompañaba otra carne sabrosa que no iba a dejar escapar. Sus finos labios se fruncieron elevándose para dejar ver unos afilados dientes en una mueca espantosa, como si el espantoso ser estuviera sonriendo satisfecho con su próxima cacería. Luengo, se movió con increíble velocidad y sigilo hacia los humanos quienes, ajenos al peligro que se cernía sobre ellos, caminaban por el bosque.

Desde las sombras de un gran árbol en donde se ocultó nuevamente los miró con ferocidad, estaba a sólo pocos pasos de la presa elegida y ese hombre que parecía protegerlo era el único obstáculo que le quedaba para obtener la recompensa a su inteligente y superior capacidad de depredador.

Finalmente, el Wendigo se agazapó satisfecho preparándose para su feroz asalto, ya seguro de que nada ni nadie iba a quitarle su presa, dejó escapar un grave gruñido que retumbó en su pecho, y con los músculos fibrosos de su cuerpo deforme anudándose bajo la pálida piel surcada de cicatrices, la horrible criatura se preparó para ese feroz ataque del que ninguna sus víctimas había escapado.
***********************************************
En fin, sé que quizás no lo merezca dada la demora, pero

¿Unos comentarios para este capítulo intenso? ¿Les gustó el comienzo tan angustiante? ¿Las hizo sonreír la presencia del osito en la vida de los Winchester? ¿Las asustó la presencia del Wendigo?

¿Algo más que les haya gustado? (o quizás que no les haya gustado, aunque esos comentarios me deprimen, sépanlo, jejejej) autista!

¡Hasta la próxima!
((hero))
P/D:Próximo capítulo el martes,hayan aparecido o no mis amigas!! (( lalala ))


avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por patriciamv3 el 24/09/11, 01:39 am

Solo por esto voy a comentar
P/D:Próximo capítulo el martes,hayan aparecido o no mis amigas!!
¿el martes de qué mes y de qué año??? jajajaja Very Happy
Amiga, como notaras estoy mejor, aún en casa con licencia médica pero al menos ya camino derechito Smile
Por otra parte eres bien regalona, te comento en el ff y me retas por no comentarte aqui ((yyy)) y más encima me confundes porque en el ff estas más avanzada y como actualizas tan seguido ((ggg)) ya no me acuerdo de que va y mas encima me confundo con los otros fics triste..
Pero bueno haré mi comentario ADORO A DEAN SIENDO TAN PROTECTOR (deangirl) y si eso va en mayuscula porque lo estoy gritando, es que lo adoro ((tic)) (si sé que es un personaje pero expliquenselo a mi corazoncito) bubu
Y como nunca esta de más y se que te hace muy feliz que te diga que escribes precioso, me encanta como describes todo, las expresiones, los paisajes, los sentimientos Ay!! niña que me hace suspirar tu historia.
Finalmente el infalible ojitos para que ese martes sea el 27 de septiembre de 2011 Very Happy
Besitos!!
avatar
patriciamv3
En la puerta del infierno...

Femenino
Cantidad de envíos : 392
Edad : 43
Localización : Santiago, Chile...pensando en Jensen!!
Fecha de inscripción : 31/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por verobian el 25/09/11, 01:50 pm

Bueno como ya te lo he dicho me encanta todo lo que escribes siento como si los viera solo que los imagino como ahora no como chicos ejem!!! Baba2 . Me encanto yo tambien amo al Dean protector y al Sam con su mirada dulce pidiendo ayuda!!!! estoy ansiosa para saber que pasara!!! Gracias!!! Felíz
avatar
verobian
En su primer caceria...

Femenino
Cantidad de envíos : 48
Edad : 47
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 24/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por sammynanci el 27/09/11, 03:00 pm

¿el martes de qué mes y de qué año??? jajajaja Very Happy

JAJAJAJAJAJA!!! jajajajajja!!Me maté de risa con esto,jajajaj,estuviste genial ((rr)) y con toda la razón además porque las veces que aparecí y desaparecí de acá ((rr)) ya perdí la cuenta pero tenés que entenderme,xd,mientras trabajé apenas tenía tiempo para escribir las contis de Always y ponerlas en f.f y ahí ya sabés que también demoré ((tic)) Además que mientras estabas enfermita yo estaba en plena maratón "ver todas las temporadas antes de que la que sigue" (lo cual hago todos los años,jajajajaj,creo que debería inventarle un nombre a esta maratón Winchesterlocura? MaratónWinchesteriana? ObsesiónSupernatural? ((nuse))
Así que como me ha conmovido tu llegada y como he notado que estás mejor(lo cual me alegra mucho Felíz y quiero que sigas mejorando y camines derechito es por lo que cumplo lo dicho y acá dejo el capi que sigue a pesar de este comentario ((indigna))

Por otra parte eres bien regalona, te comento en el ff y me retas por no comentarte aqui ((yyy)) y más encima me confundes porque en el ff estas más avanzada y como actualizas tan seguido ((ggg)) ya no me acuerdo de que va y mas encima me confundo con los otros fics triste..

No sé que es regalona,jajajaj,pero sonó feo ((wtf))
No te preocupes amiga que no eres la única que se pierde y se confunde,publico en cuatro lugares y como no es al mismo tiempo ni tampoco la misma historia en todos me hago un lío a veces que ni te cuento ((tic)) ¡Y eso que no sabés la cantidad de fics que estoy siguiendo (en inglés más que en castellano) por lo que tuve que anotar nombres,capis,autores,etc porque si no me pierdooooo!!! autista!
Así que como decía antes y para no demorar y seguir con el off topic te agradezco por tus lindas palabras que sabes muy bien que me encantan y me hacen muy feliz y desde ya te digo que no te preocupes ni por el grito ni por explicarle a tu coranzoncito,xd,que te entiendo porque me pasa lo mismo (con Sammy obvio,jajajjaa)
Te quiero amiga,gracias por leer!!1

verobian: Muchas gracias por seguir leyendo y por tus palabras.Espero que te guste como sigue la historia y que hayas solucionado tu duda sobre como publicar en tu grupo J2 de faceboock al que te digo que me gustaría conocer así que si quieres mandarme la dirección te lo agradecería. Besos

Ahora sí chicas,después de aegurarles que el jueves les dejo lo que sigue me retiro esperando que lo disfruten

Supernatural
…Finalmente, el Wendigo se agazapó satisfecho preparándose para su feroz asalto, ya seguro de que nada ni nadie iba a quitarle su presa, dejó escapar un grave gruñido que retumbó en su pecho, y con los músculos fibrosos de su cuerpo deforme anudándose bajo la pálida piel surcada de cicatrices, la horrible criatura se preparó para ese feroz ataque del que ninguna de sus víctimas se había escapado…

Supernatural

Cada paso a través del bosque era un esfuerzo para el menor de los Winchester quien sentía que el peso del osezno en sus brazos aumentaba conforme la distancia recorrida era más larga y, aunque apenas habían recorrido unos veinte metros desde que comenzaran a desandar el camino hacia la cabaña, el chico sentía como cada respiración le resultaba más y más dificultosa. Su corazón golpeaba con fuerza en su pecho dejándolo casi mareado, su pulso resonaba como un latido atronador en sus oídos y, pesar de que todavía tiritaba de frío, podía sentir un extraño calor irradiando desde su interior como una hoguera ardiente. Sentir frío y calor al mismo tiempo tornaba su respiración más pesada y ardua por lo que las cosas a su alrededor entraban en un enfoque y desenfoque constante en cuanto pequeños puntos negros comenzaban a bailar frente a sus ojos por lo que, cuando esto ocurría, trataba de fijar la vista en su hermano quien caminaba atento y silencioso a su lado para encontrar las fuerzas que se le escapaban en la seguridad que le transmitía el saber que Dean siempre lo protegería.

El rubio no era ajeno al creciente malestar del más joven aunque en ese momento parecía completamente concentrado en el bosque que los rodeaba. Atento al menor cambio en el sonido de las hojas, sus ojos avizores peinaban la espesura consciente de que estaban dentro del territorio de caza de un peligroso enemigo por lo que buscaba signos de la presencia del Wendigo en cada rama, árbol o arbusto por donde los dos tuvieran que pasar para llegar al refugio seguro de la cabaña.

Pero, fiel a su corazón, sus instintos protectores no podían dejar de preocuparse por el chico que avanzaba a su lado. Había cuidado a Sam toda su vida, lo conocía como la palma de su mano, horas y horas las había dedicado completamente a él, guiándolo en sus primeros pasos, sosteniéndolo cuando se subió por primera vez a una bicicleta, acompañando su manito cuando el pequeño hacia sus primeros trazos por lo que sabía que el chico estaba soportando estoicamente el peso del cansancio y de las consecuencias de casi perder la vida, y aunque por un lado estaba orgulloso de lo fuerte y obstinado que podía llegar a ser su joven hermano, no podía dejar de sentir como cada paso del castaño era más inconstante y tembloroso a medida que avanzaban hacia su destino.

Mirándolo por el rabillo del ojo notaba que la palidez de su piel aumentaba mientras que unas mejillas enrojecidas contrarrestaban la frialdad que le transmitía a su cuerpo todas las veces que le brindaba una mano firme para sostenerlo sin necesidad de que Sam le pidiera su ayuda. Y cada vez que lo hacía, sus miradas se encontraban brevemente, su lenguaje tácito forjado en los años de soledad en los que su unión crecía al igual que el paso del tiempo, transmitían mensajes de apoyo y confianza mutua-"Estoy aquí, te protegeré"-le decía Dean con la fuerza de su mirada cada vez que la voluntad del chico para avanzar flaqueaba y -"Lo sé, confío en ti"-era la afirmación que le respondía desde el expresivo brillo de su mirada, sumadas a la gratitud y la devoción que le daba el sentir que su hermano mayor siempre iba a ser lo más cercano a un padre y a una madre que tuviera en su vida.

Dean podía percibir como la preocupación por su hermano pequeño se hacía un espacio cada vez más grande en su pecho cerrando su garganta con un nudo que se había obstinado en arraigarse en su interior desde el momento que levantara la carta de su padre del suelo polvoriento de la cabaña y la culpabilidad, el dolor, el miedo, y sobre todo, el haber estado a punto de perderlo hicieran su camino en su cuerpo instalándose con fuerza para quitarle gran parte de su aliento.

Estaba cansado, podía sentirlo, el peso de todo lo ocurrido estaba pasándole factura a su cuerpo y se daba cuenta que cuando se trataba de cuidar a Sam, de protegerlo, no podía pensar con la claridad y la sangre fría que en ese momento necesitaba como el cazador entrenado que era. El chico era su punto débil, lo sabía, pero no iba a renunciar a ser su hermano mayor, su mejor amigo y protector a pesar de que eso le costara la vida.

Sobre todo porque sabía, tanto así como lo sentía, que Sammy era todo su mundo, el que le daba sentido a esa vertiginosa vida.

Sintiendo como esos pensamientos renovaban sus fuerzas con más ahínco mantuvo su ritmo constante pero, a la vez, siguió siendo suave y cuidadoso para con su hermano. Concentrándose en calmar los latidos de corazón luchó para disminuir su ansiedad, ser fuerte por los dos y asegurarse de que todos, incluyendo al osezno que era lo único que, al parecer Sam sostenía con fuerza, pudiesen llegar a salvo a la cabaña.

-"Si parece tembloroso e inseguro como un potrillo recién nacido"-pensó Dean cuando, por quinta vez en pocos metros, puso una mano en el pecho de su hermano para detener lo que parecía una inminente caída-¿Estás bien Sammy?-le preguntó nuevamente con suavidad-¿Quieres que nos detengamos un rato?

-Estoy…bien…-fue la respuesta que recibió, también por quinta vez del obstinado Sam quien, tomando un respiro profundo y concentrándose en la fuerza que recibía desde la mirada de su hermano, agregó-Siga…mos-confirmando su decisión en los nuevos pasos con los que continuó el camino sintiendo siempre cerca la firmeza y el apoyo de los brazos de Dean.

Ninguno de los dos jóvenes esperaba que, justo en ese momento, un rugido grave y profundo surgiera desde el bosque acallando los sonidos de la naturaleza en respuesta al pavor que el sobrenatural grito transmitiera con sus notas, y mucho menos esperaban, que un desenfocado movimiento que apareció desde las sombras los separara con un violento empellón que arrojó a los sorprendidos hermanos a varios metros de distancia.

-¡SAM!

-¡DEAN!

Pudieron gritar los jóvenes cazadores antes de que sus cuerpos recibieran la influencia de la gravedad. Uno, asustado y débil, apenas pudo concentrarse en no soltar a la pequeña criatura que había emitido un llanto temeroso luego del espeluznante rugido por lo que recibió la fuerza del impacto con la base de un árbol que se reunió con su espalda haciendo que su corteza implacable excavara en su piel y lastimara sus costillas quitándole el poco aire que mantenían sus pulmones.

El otro, enojado por su descuido y temeroso por la salud de su hermano, sólo se concentró en caer lo mejor posible para que defender al chico de la amenaza de la malvada criatura fuera lo primero que hiciera después de levantarse del suelo pero, lo que no tuvo en cuenta, fue que la fuerza con la que lo arrojaran hacia un costado hiciera que la bolsa con su arma saliera despedida a unos metros de distancia y lo estrellara con una piedra que dejó su sangrienta huella en el costado de su mejilla cuando rebotara contra ella.

Luchando para alejar los puntos negros que enturbiaban su visión amenazándolo con arrojarlo a una oscuridad en la que habría perdido todo se incorporó de inmediato pasando el revés de su mano por su mejilla arrastrando así la sangre que por ahí caía y, con la firme determinación de proteger a su hermano pasara lo que pasara, llevó su mano al cinturón de sus jeans y respiró aliviado en cuanto sintió en su cintura la culata del arma que por suerte no se había zafado de su lugar a pesar del feroz ataque.

Y en esos caóticos segundos cuando Sam luchaba por alejar la negrura que se desplazaba delante de su visión oyó el distante sonido de la voz de su hermano gritando algo ininteligible para él dado el zumbido que aturdía sus oídos compitiendo con el frenético palpitar de su corazón pero, sin embargo, sus instintos que respondían a la confianza que su hermano le transmitía con la seguridad de que él siempre iba a estar cerca de él para salvarlo, hicieron que se arrojara nuevamente al suelo, después de un arduo esfuerzo para empezar a incorporarse, al distinguir brevemente el destello de algo rojo y llameante que se acercaba veloz con un ululante silbido que recorrió el aire frío del bosque.

Luego el distintivo estallido de una pequeña bola de llamas dejó su marca en el tronco del árbol contra el que Sam había chocado en el violento ataque sin alcanzar al Wendigo que ya estaba en movimiento, fuera de la ruta de acceso de la bengala mucho antes de que esta constituyera una amenaza para él, dejando que el disparo golpeara en el árbol justo en el lugar donde segundos antes había estado su cabeza.

Emitiendo un gruñido aterrador el Wendigo fue sólo un borrón de masa corporal desplazándose a toda velocidad hacia la espesura intentando preveer desde donde podría continuar con su ataque sin que le respondieran con una ferocidad que no esperaba.

Él era el depredador, no la presa, él era el que atacaba, no el que era atacado por lo que la furia creció dentro de su pecho haciendo que su capacidad de acecho se viera nublada por la ira que invadió su pecho. Su mirada inyecta en sangre sólo tenía ojos para aquel que había osado atacarlo y que representaba su último obstáculo para atrapar a su debilitada presa. Si lo quitaba del medio pronto estaría seguro en su refugio con suficiente alimento para su período de letargo y el cuerpo de su agresor lo dejaría como sangrienta prueba de que él era el único que reinaba en ese bosque.

Lo que no sabía era que en su camino se había topado con alguien tan o más temible que él, con un cazador entrenado, con un hombre valiente que no iba a retroceder ante su horrorosa presencia y, que mucho menos, iba a permitirle que le arrebatara lo más preciado que tenía en su vida, su mejor obra, su mejor amigo, su compañero y lo más importante de todo su hermanito, su Sammy, por lo que antes de que pudiera reaccionar para atacar a quien osara enfrentársele vio como este hombre corría a toda prisa junto al más joven que apenas se había movido del lugar donde cayera para inclinarse a su lado sin dejar de vigilar la espesura.

-¡Sammy!-exclamó el rubio en cuanto llegó a su lado-¿Estás herido?-sus ojos preocupados recorrieron brevemente a su hermano mientras que con una mano recorría su espalda en un gesto protector pero a la vez reconfortante tratando no sólo de calmar la respiración agitada del chico sino de encontrar alguna herida que sus ojos no pudieran ver. Frunció el ceño preocupado en cuanto pasó su mano por las costillas y Sam emitiera un leve quejido de dolor-¡Maldición!-exclamó disgustado-¡Parece que te golpeaste duro con el árbol y todo por no soltar a esa bola de pelos! ¡Podrías haber puesto las manos para disminuir el golpe!-concluyó el cazador ya casi exasperado no sólo por la situación de riesgo en la que todavía estaban sino por el silencio preocupante en el que estaba sumido su hermanito que sólo sostenía al pequeño osezno entre sus brazos parpadeando lentamente con sus ojos verdes más brillantes de lo normal, tratando de enfocarse en la voz que le llegaba a los oídos pero a la que no parecía reconocer-¡Sam! ¡Dime algo! ¿Estás conmigo?-exigió Dean con premura ocultando en el tono de su voz la preocupación y el miedo que le atenazaban la garganta y tratando de imprimirle el grave sonido de mando que la voz de su padre siempre transmitía. Sentir el involuntario sobresalto del chico al que sostenía en sus brazos hizo que un breve alivio inundara su pecho pero fue cuando escuchó nuevamente su voz suave que la firme decisión de protegerlo desplazara a un rincón el miedo que sentía al pensar que podría estar a punto de perderlo.

-¿De…Dean? ¿Qué…pa..só?-tartamudeó el menor parpadeando repetidas veces mientras intentaba enfocar la cara preocupada que observaba atentamente sus rasgos-¿El osi…to?-preguntó asustado haciendo que su hermano eleve las cejas en sorpresa y disgusto al verlo tan confuso y que ni siquiera se daba cuenta de que lo tenía entre sus brazos hecho un ovillo oscuro que temblaba y gemía lastimeramente.

-¡Y dale con el osito!-murmuró el rubio elevando la mirada al prístino cielo ajeno a la oscuridad que se desplazaba desde el horizonte en la forma de grandes y amenazadores nubarrones-El osito está bien Sammy, lo tienes alzado en tus brazos ¿No lo sientes?-preguntó cada vez más alarmado-Tenemos que irnos, chico. El Wendigo puede volver a atacar-concluyó con firmeza sin esperar la respuesta de su hermano que bajó la mirada para comprobar lo que el mayor le explicara mientras que Dean lo sostenía con más fuerza para levantarlo del suelo en donde estaba sentado temblando tanto o más que el pequeño animal-Eso es, te tengo-le dijo el joven que, mientras trataba de mantenerlo estable, recorría con la mirada la vegetación de la zona tratando de distinguir la bolsa con el arma que, por fortuna, había guardado en ella antes de dejar la cabaña.

Necesitaba encontrarla rápido para ir por ella y salir de ese maldito lugar pero fue en ese momento cuando en su cabeza resonó la voz de su padre con la primera lección que John Winchester le había inculcado en cuanto comenzó a cazar… "Nunca dejes un trabajo sin terminar, siempre ten un arma a mano y después atiende a los heridos"…por lo que se maldijo internamente por la bolsa perdida y por no haber acertado en el blanco la primera vez que disparó pero, cuando sintió en su cuerpo el peso de su hermanito contra él, cuando percibió su corazón latiendo desbocado y lo vio mirándolo con esa expresión de vulnerabilidad y temor que lo hacía verse como el pequeño de cinco años al que levantaba del suelo para curar su rodilla lastimada y solucionarlo todo con un beso en su frente y una bandita, fue en ese momento cuando deseó que todo pudiera ser así de fácil pero, a la vez, reactivó sus sentidos protectores que se reflejaron en la mirada dura, en la mandíbula tensa, en los músculos en tensión y en el reflejo peligroso que sus ojos verdes dejaron entrever en medio de la mirada de ternura con la que observó al menor.

Cambiaría de lugar con el pequeño sin pensarlo un instante por lo que la enseñanza de su padre cobró otro significado más importante para él y, aunque en ningún momento olvidó el entrenamiento de cazador que había recibido, no se arrepintió que lo primero que vino a su mente en cuanto el Wendigo desapareciera de su vista luego de la explosiva muestra del poder de la bengala de su arma fuera correr junto a su hermano aunque estuviera desarmado.

-Te protegeré Sammy, no te preocupes, todo estará bien-su voz suave pero firme intentó transmitirle una seguridad que también necesitaba sentir él.

Y fue en esos breves minutos cuando los hermanos se reunieron, que la tranquilidad de saberse a salvo, heridos pero vivos, fue tan efímera como las gotas de rocío ante la llegada de la cálida luz de los rayos del sol porque, en el momento en que Dean sostenía el tambaleante peso de su hermano menor y buscaba en maleza la bolsa con su arma, resonó nuevamente en el bosque el rugido espantoso de la malvada criatura que no estaba dispuesta a dejar escapar a su presa y, antes de que los Winchester tuvieran oportunidad de hacer algo, antes de que Sam intentara calmar al pequeño animal que se agitó en sus brazos lanzando un asustado llanto, antes de que Dean pudiera hacer otra cosa además de pararse delante de su hermano en una postura tanto amenazante como protectora y, antes de que el Wendigo que había aparecido a escasos cinco o seis metros de los jóvenes, con los ojos brillantes de furia, el deforme cuerpo tensando los músculos debajo de la agrietada piel pronto a dar su salto mortal, con sus labios retraídos en una mueca horrorosa de enojo que dejaban ver unos afilados dientes de los que goteaba espumosa saliva, los brazos delgados extendiendo hacia delante las garras afiladas presto a desgarrar la suave piel de sus presas pudiera llevar a cabo su mortal ataque, fue cuando otro atronador rugido taladró los tímpanos de los protagonistas del momento de tensión.

Sorprendidos, apenas tuvieron tiempo de girar la cabeza hacia el lugar de donde proviniera el grave rugir porque fue cuando el suelo pareció temblar bajo sus pies y un gigantesco oso surgió desde atrás de un enorme pino para correr el breve espacio que lo separaba del Wendigo lanzándose sobre él con toda la fuerza de su peludo cuerpo.

Si encontrar un oso pardo cazando en el bosque era lo suficientemente mortal para cualquiera, encontrar a una fiera enfurecida defendiendo a su cría era más de lo que un depredador peligroso como el Wendigo podía enfrentar y, cuando recibió el peso del feroz animal en su cuerpo, lo único que pudo hacer antes de que las garras afiladas del oso rasgaran su piel fue emitir un gruñido sordo que fue opacado con los bramidos del furioso animal que, habiéndolo tumbado al suelo, intentaba con todas sus fuerzas darle la mordida mortal en su cuello que acabaría con esa criatura que estaba amenazando a su cría.

Pero el Wendigo también era fuerte, rápido y ya antes se había enfrentado con osos en ese bosque que él había elegido como coto de caza por lo que clavaba sus garras en el cuello del animal mientras intentaba separarlo de su cuerpo para levantarse y obtener la ventaja que quizás le permitiera ganar la batalla con el enardecido animal. Su velocidad y astucia serían las que prevalecerían sobre la fuerza bruta y, aunque las enormes marcas de las zarpas del oso habían dejado su sangrienta huella en los surcos de su pecho, el Wendigo se debatía en pos de su salvación.

En un momento, en medio de la vertiginosa batalla de esa poderosa fuerza de la naturaleza contra el ser sobrenatural, cuando las garras de éste lograron desgarrar una oreja del enorme animal que lo soltó aturdido y dolorido, fue cuando el depredador pudo separarse levantándose veloz presto a acabar con esa fiera que se atreviera a atacarlo.

Lo que no se imaginaba, ni pudo ver en el fragor de la batalla, que el mayor de los Winchester repuesto en unos segundos de la sorpresa que le causara la aparición del temible oso pardo corriera hacia la bolsa que había divisado no sin antes asegurarse de dejar a Sam sentado en el suelo ya que parecía que si no lo sostenía estaba a punto de reunirse con la verde tierra llena de helechos, por lo que no vio como éste sacara el arma para luego volver con ella al lado del menor apuntando hacia los contendientes de la feroz pelea.

Fuera cual fuera el vencedor esta vez no lo iba a tomar desprevenido y ninguno de los dos saldría vivo si se atrevían a atacar a su hermano herido quien, temblando como una hoja al viento, aferraba con dedos trémulos la pierna del mayor parado delante de él.

-De…Dean…no…

-No te asustes Sammy-respondió el rubio preocupado ante el temor evidente que escuchó en su voz e, iba a decirle algo más, cuando vio la oportunidad que esperaba. El Wendigo se desplazó veloz unos metros alejándose un poco del oso, su torso sangriento no parecía preocuparle, mirando con furia hacia el dolorido animal emitió un gruñido espeluznante que repentinamente se transformó en chillido cuando el ulular que recorrió el espacio se estrelló en su pecho abriendo una llameante grieta que comenzó a quemarlo por dentro, retorciéndose de dolor apenas pudo terminar con su grito de agonía cuando la bengala que Dean había lanzado certeramente hacia él terminó con la vida del que había sido el terror de ese bosque.

-¡Y otro más que muerde el polvo! ¡Maldito hijo de perra!-exclamó el mayor de los hermanos bajando el arma humeante que sostenía en sus manos mientras miraba la bola llameante en que se había convertido el ser antinatural pero, en un segundo, su sonrisa satisfecha se tornó en una expresión de preocupación en cuanto el humo se disipó y la enorme masa de pelo y músculos apareciera detrás de los restos del Wendigo para caminar lentamente hacia ellos-No, no, maldición-susurró asustado mientras se movió lentamente para así agacharse junto a su hermano-Sammy, no te muevas de aquí, voy a intentar distraer al oso y que me persiga-la urgencia, el tono alarmado de su voz, esa mano fuerte y cálida en su cara y, más que nada, la intensa preocupación por su seguridad que vislumbrara en esos vibrantes ojos verdes fueron los que catapultaron los sentidos del chico a una intensa sensación haciendo que esa voz que le susurrara, que esa silueta que veía en forma borrosa, que el entorno que se le desdibujaba en medio de los puntos negros que bailoteaban frente a su mirada repentinamente cobraran forma, sonido y sentido.

Sintiendo la adrenalina disparando su sangre en un recorrido frenético por sus venas, su corazón latiendo en empatía con ellas y la intensa sensación de que no quería perder a quien le había dado todo en su corta vida hizo que tomara con fuerza el brazo de Dean que ya estaba presto a levantarse y, con una energía que ninguno de los dos esperaba, exclamara

-¡No, Dean, no!-su tono asustado hizo menos mella en el alma del mayor que la mirada con la que el chico competía con el cachorro de oso que seguía en sus brazos.

-¡Suéltame Sammy, no dejaré que te haga daño!-contestó el rubio en cuanto pudo reponerse del ataque de esa mirada. Si hubiera tenido tiempo de pensarlo hasta habría encontrado graciosa la situación: dos pares de ojos mirándolo con la misma expresión de cachorros indefensos era algo para guardar para la posteridad si hubiera tenido una cámara consigo pero, como el tiempo apremiaba y los segundos avanzaban lentos pero efectivos, sólo atinó a mirar nuevamente hacia el lugar donde esperaba encontrar al oso el que, la última vez que lo viera, se había detenido a olisquear los restos del Wendigo y todavía estaba a varios metros de ellos.

Grande fue su sorpresa cuando una sombra enorme se levantara sobre ellos y su mirada recorriera unos tres metros antes de encontrar las fauces sangrientas del gigantesco oso pardo que se había parado sobre sus patas traseras mirándolos en silencio, olisqueando el aire con sonoros bufidos en busca del pequeño que lo había llevado hasta ese lugar lejano a su morada habitual.

Los osos pardos nunca descendían tan al sur de las montañas y, si esa sorpresiva creciente no hubiera atrapado a su cría, no hubiera caminado hacia esa parte del bosque que era territorio de los osos negros, mucho menores en tamaño que él pero iguales de peligrosos. Además, el oso pardo era un animal de montaña y su cría era lo único que podría hacerle descender de las cumbres boscosas donde habitaba.

Y ahora que finalmente lo había encontrado guiado en primera instancia por su instinto y, luego, por el lastimero gemido que el pequeño lanzara cuando el Wendigo los atacara parecía desconcertado y nervioso ante los humanos que tenía delante. Los suaves gruñidos de su cría parecían calmar al animal que había detenido su avance ya dispuesto a atacar y, de pie enfrente de ellos, mantenía esa postura amenazante aunque sin la ferocidad y la furia con la que atacó al espeluznante ser sobrenatural.

-No..te…muevas, Dean-susurró el chico con una calma que sorprendió a su hermano mayor mucho más que la impresionante vista que se encontrara en cuanto levantó la mirada-Es su…mamá…viene…por él-agregó Sam moviendo muy despacio sus brazos para bajar al pequeño osezno que emitió un leve llanto lastimero mientras lamía sus manos.

-¡Haz callar a la bola de pelos, Sammy!-exclamó el rubio lo más bajo que pudo al escuchar el rugido en respuesta del enorme animal.

-Shh, shhhh…tranquilo, peque…ño-le dijo el castaño mientras pasaba una mano bajo su hocico acariciándolo-Esta…rás…bien-agregó mientras suavemente le daba un pequeño empujón en la cola al osezno que parecía reacio a dejar la calidez de sus brazos-Ve…con…tu mamá-le dijo finalmente en un susurro tembloroso que no pasó desapercibido para el mayor.

-"Ya se está emocionando como una princesa"-pensó el mayor rodando sus ojos al cielo intentando al menos con ese pensamiento encontrar la calma que estaba perdiendo mientras las imágenes de él y su hermanito destrozados bajo las garras de la osa en cuanto recuperara a su cría no dejaban de aparecer en su mente que, como en un torbellino, buscaba frenética una forma de salir con vida de la amenaza que una vez más ponía en peligro sus vidas.

*****************************************************************************
Oh,oh,ahora apareció la mamá osa ((wtf)) ¿Qué pasará? El jueves lo sabrán si insertan (como hizo Patri) estos ojitos ojitos además de sus lindos comentarios,jajajajaja.No quiero ser chantajista pero son el alimento de las musas,ya que esto es sin fines de lucro,jajajaj,de algo hay que vivir ((hero)) Besitos!!!

P/D:Silvanaaaaaaa,te estoy esperandooooooooooooo Pegar jajajajaja
avatar
sammynanci
Hell´s Angel

Femenino
Cantidad de envíos : 822
Edad : 47
Localización : En el C.D.S con mis amigas del alma!!Siempre fiel a Sam!!
Fecha de inscripción : 28/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por verobian el 28/09/11, 11:35 am

Me encanto como siempre!!!! ((yei)) estoy esperando con ansias el capitulo del jueves. no se como agregarte o mostrarte el link del grupo de facebook pero bueno a ver si con esto lo encontras [Editado por la administración] o sino yo figuro como Veronica Biancho con una foto de Jared de perfil!! sino decime como figuras vos y te agrego . besos y gracias por tus hermosas historias!!!!!!! Amor

Hay una regla en el foro que dice:
"No se puede realizar publicidad en este foro, ni en temas ni por vía mensaje Privado, si alguien lo hace se le sancionara quitándole la opción de enviar Mensajes Privados y se elimirán los post en los cuáles la publicidad aparezca. Se suprimirá todo mensaje por el que se contienen vínculos hacia un foro o cosas confidenciales sobre un tercero."
Agreguense una a otra en facebook y después, Vero, agrega a Nanci al grupo.
Lo siento.-
Sldos.-
Ariana (Admin).-
avatar
verobian
En su primer caceria...

Femenino
Cantidad de envíos : 48
Edad : 47
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 24/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ALWAYS (Teenchester pleno de amor de hermanos!!!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.